Hoy

Hoy abrazo y doy la mano al dolor
que contamina mi ser
cuando veo que yo mismo no soy yo.

Hoy abrazo y beso la frustración
la que puede hacernos ver
que algo en nosotros que puede ser mejor.

Hoy repulso, aborrezco y odio al amor
mientras odio hago emerger
de toda enfermedad del corazón.

Hoy asesino, y desangro el valor
que debe de perecer
para que el cobarde tome el control.

Hoy mi mente, mi alma, mi corazón
son lo que no puede ser
y si existiese, ¡que muriese Dios!

Hoy, solamente me queda un adiós
por el simple no-creer
en que un mundo puede ser mejor.

Hoy, únicamente me quedo yo
sólo por mi tonto ayer
que no quiere ver que tengo valor.

Hoy, me queda la herida que me aisló
hasta el cero desde el diez
en un examen que no se debió.

Hoy, me queda pedir ayuda, ser yo,
feliz, qué leches... ¡Ser!
¡Fuera tópicas memeces, por Dios!

Menos mal que se que esto sólo debe ser hoy.
Ese es mi único adiós.
Pues para mi es imposible no creer
en el amor, la amistad, o el valor.
Pues odiar todo eso es no ser yo
y eso es lo único que no debe ser.

Comentarios

Aplicación para Android

¿Quieres acceder a mis poemas y relatos en tu móvil? ¡Descárgate la aplicación de AnimaeCordis! Pincha en el símbolo para descargarla:



Saldrá "Vista previa no disponible". No importa, descárgalo y ejecuta el archivo desde tu dispositivo Android, ¡y listo!

Entradas populares de este blog

Monólogo autobiográfico

Amor de tormenta