Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de marzo, 2014

Galia

El hielo se funde con la luna marchando El hielo llora, y llora, y llena el océano. Con el cielo enturbiado con el hombre acechando la luna no escucha ni un llanto de océano
El agua era aceite y cristal de cobalto. Era belleza de vida. Era viento cantando.
La tierra era fértil con sus plantas silbando entre olores silvestres y gorriones bailando. Soles bastos y poderosos se acercaban cada año por ver hojas de otoño hacia el suelo bailando.
Eran flores sedosas no cárcavas naciendo. Primavera en verano no otoño en invierno.
El viento era suave no piedras de cielo. Era viento la brisa no esparto o veneno El viento explosionaba sobre copas de árbol Era fruto de ventiscas; de las olas flirteando.
El viento era viento no huracanes de dagas. El viento era viento no llanuras segadas.
Miradas de hombres furtivos son lobos matados por ojos. Los pinos arden en montañas donde no se ven añojos. Los lobos mueren como pinos los pinos matan como lobos. Los hombres furtivos viven y el suelo se queda…

Noche

Mi piel de mar y arena.
Tu piel de cielo y oscuridad.
Desde mi playa y tu horizonte
nos vemos siempre al mirar.
Y veo una estrella ahorcada
por mil besos de cristal
que una vez fueron arena,
y fueron a parar al mar.

Mi arena se prendió fuego
al ver el frío al navegar
y decidí brillar en besos
en el cuello de la oscuridad.
Con los ojos de la playa
vi una mirada horizontal
que me quemaba en ceniza.
Y rompí a fulgurar.

Llegó la noche, para ambos
y el cielo abrazó al mar
Cubriéndolo y protegiéndolo
hasta que volviese a solear.
Y el paisaje tras un paisaje
es sólo mezcla en oscuridad.
Y cuando ven que se miran
y ven la noche pasar
la oscuridad susurra entre olas:
"la constelación es mi mar".