Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de abril, 2012

Ángel de la Guarda

Ángel.
Te escribe un simple mortal desde una basta tierra en loca tempestad.
Eres el Ángel caído del cielo que yo deseaba ver. Eres mi Ángel de la guarda.
"Érase un cielo negro hace mucho tiempo. Cuando no había nada más, nada más que tierra y mar
Esa llanura negra era muy espesa y el océano, oscuro era un límite, un muro.
Yo, su único habitante caminaba incesante por mi alma, la tierra inerte entre el arduo mar, mi mente.
La pleamar rebosó, sin previo aviso, a un son rápido, recio e irascible que ahogó a un pez solo, sensible.
A punto de morir roto en un sinvivir Se vio la primera estrella. Arribó la estrella en tierra.
La pleamar sucumbió. La estrella regresó. El habitante inconsciente escuchó estas palabras:
<< El mar del que provienes no es mas que una carga. La tierra de donde vienes. Es tu única arma.
Soy la estrella de tu cielo y la que te salva. Soy tu nuevo consuelo tu Ángel de la Guarda.
Cada vez que me preguntes verás una montaña que te alejará del mar y te acercará a tu alma.
No tendrás respuesta pe…

Relato Obvio

No voy a decir obviedades, es absurdo y no sirven para nada. Quizá mi propia opinión sea obvia, pero es algo que comparte todo el mundo, puesto que las cosas sólo son obvias para quien las dice, ¿obvio, no?

Lo bonito es que quien las escucha, las lee, las siente, no cree que eso sea obvio, porque nadie sabe el porqué. "¿Por qué?" Las dos palabras más poderosas de la oratoria. Las que piden una razón. Una vía de escape de la obviedad. Son las palabras que pueden construir o destruir, al instante o en mucho tiempo, todas las cosas a la vez. Es la ejecutora de nuestro pensamientos, problemas, obsesiones, actitudes,... Puede haber un problema, pero sin esa pregunta, no se verá. Alguien muy sabio dijo que la formulación del problema es más importante que la solución.

Pero el porqué tiene un precio. A veces efímero y sin importancia, y otras decisivo e imparable. Esas dos palabras son el enclave final de una sentencia. Las que dictan una cosa o lo contrario.

Sin embargo, seamos si…

Diez Segundos

Aún lo veo.
Aún lo siento.
Cada palabra era ignorada.
Cada palabra era ignorada.

Mientras, poco a poco
las caricias brotaban
y brotaban.
Se quedaban.

Poco a poco
mis oídos sólo oían
unos dedos
acariciándome la mejilla

Poco a poco
me quería
la quería
mas no creía
lo que hacía

Tras terminar una tortura
vino una muerte.
Tras terminar de hablar
nubló mi mente.
Me besó.

Inocente y neófito
me bloqueé.
Inocente y neófito
me negué.

Me negué a creerlo.
Me negué a aceptarlo.
Se empeñó en creerme
Se empeñó en aceptarme

La seguí
Bailamos.
La tuve a mi lado
Al lado
Ante mi.
Toda una noche.
Una noche
De diez segundos.

Se fue..
Inocente e incrédulo
me bloqueé.
Inocente e incrédulo
me marché.

Recordando su beso:
Palpando mis labios
para recordarlo.
Llorando sin motivo
e inmortalizarlo.

Mágico. Único
Irrepetible. Insostenible.
Latente. Inconfundible.
Memorable. Inaudible
Sí, calificable
pero inexpresable.

La eternidad efímera
de mi vida en verso
Sucumbió en tu beso.

Verso a verso.
Voy aprendiendo
a re…

Learning to love

Teach me love.
Please.
Came to me
and show me all you see (Teach me love)

Teach me life
Please.
Come now here
stay beside to me (Teach me life)

Learn to love
once more
the time will past slow
once more
there won't be any word
once more
once more

Learn to love
and go
the heart becomes strong
and go
exploding like a bomb
and go
and go

Learn to love
the mind is blind
It can go on
shining once again.

Learn to love
the mind is fine
but any heart
will go to die

Teach me love.
Please.
Came to me
and show me all you see (Teach me love)

Teach me life
Please.
Come now here
stay beside to me (Teach me life)

Look at me
and say me what you see
at every word that we have spoken

Look at me
and say what we feel
at every caress that you make me

Look at me
and say me what you want
at every moment we could know.

Look at me
and say me what you know
and teach me how I should to love

Teach me love.
Please.
Came to me
and show me all you see (Teach me love)

Teach me life
Please.
Come now here
stay bes…

El Reflejo de Mi Muerte

Me desperté al fin, y empecé a imaginarme como sería la vida fuera de aquel antro lúgubre y solitario en el que me encontraba, quería salir, pero no hallaba la manera de hacerlo, además, en un sitio tan oscuro no se ve nada, tendré que empezar por encontrar la puerta, supongo.

Más tarde no encontré una puerta sino un espejo, además, un tanto extraño, era tan malo y frágil que parecía de vidrio. "¿Qué es este “espejo”, si se le puede llamar así?" Entonces, bajo una tenue luz pude verme en el espejo…No es posible…No hay nada, ¿qué ha pasado aquí? Tengo que recordar.

(Son ya las tres de la tarde, debería irme a casa ya) - Bueno compañeros, me voy a casa ya, hasta mañana. - "Hasta mañana A…d"-contestó un hombre

Parecía estar en un almacén planeando algo con mis supuestos compañeros, pero, ¿cómo me ha llamado ese hombre? No logro recordar nada…
Apareció entonces un hombre trajeado, con corbata, gafas de sol y un sombrero de copa que no me permitía verle la cara, vi entonce…

El Silencio

¡SH! Oye el silencio. Hay cosas en él que ni te atreverías a oír, ni podrías, pero haciéndolo, puedes sentirlo. Un eco frágil pero invulnerable. Una sombra del sonido. Una sombra, burlona pero libre. Libre. Libre.

Una sombra de la que todo el mundo habla pero nadie ha visto, ni oído, sólo sentido. Capaz de recrear momentos tensos y tiernos. Necesaria, más incluso, que el propio sonido en ciertos momentos. No me gustaría ser sordo, ni mucho menos. Ni maldigo ni me burlo de los que lo sean. Simplemente, quiero hacer ver que, entre el bullicioso y estresante o sencillo y bello mundo del sonido, hay silencio.

El silencio es el amo del sonido, que le entrega el mandato para sonar cuanto quiera, pero puede imponer su poder en cada instante deseado. Pasa desapercibido, ignorado, distante.

La oscuridad del sonido, luce entre los ambientes. No es que no suene nada cuando no lo percibimos con nuestros oídos, sino que nuestros oídos, imperfectos, no son capaces de escucharlo.

Sólo los verdaderam…

Perseida

En el nombre de los astros
pido al firmamento
poner tu nombre a una estrella.

La Perseida del Ocaso:
Estrella de viento
desde un cielo de cometas.

Al atardecer, tu manto
cubre el sentimiento.
La noche que nos despierta.

Al amanecer, el llanto
no acude, no miento.
El día nos aposenta.

En un limbo que es en vano
hay dudas, lo siento
pero no hay ninguna cierta.

Lo sé, pues hay una mano
sin un escarmiento
que se muestra siempre abierta

que nos muestra sin aciago
que el amor es lento
y esa estrella no está muerta.