Ángel de la Guarda

Ángel.
Te escribe un simple mortal
desde una basta tierra
en loca tempestad.

Eres el Ángel caído
del cielo que yo deseaba ver.
Eres mi Ángel de la guarda.

"Érase un cielo negro
hace mucho tiempo.
Cuando no había nada más,
nada más que tierra y mar

Esa llanura negra
era muy espesa
y el océano, oscuro
era un límite, un muro.

Yo, su único habitante
caminaba incesante
por mi alma, la tierra inerte
entre el arduo mar, mi mente.

La pleamar rebosó,
sin previo aviso, a un son
rápido, recio e irascible
que ahogó a un pez solo, sensible.

A punto de morir
roto en un sinvivir
Se vio la primera estrella.
Arribó la estrella en tierra.

La pleamar sucumbió.
La estrella regresó.
El habitante inconsciente
escuchó estas palabras:

<< El mar del que provienes
no es mas que una carga.
La tierra de donde vienes.
Es tu única arma.

Soy la estrella de tu cielo
y la que te salva.
Soy tu nuevo consuelo
tu Ángel de la Guarda.

Cada vez que me preguntes
verás una montaña
que te alejará del mar
y te acercará a tu alma.

No tendrás respuesta
pero verás hazañas
Se alzará una escalera
desde la montaña.

Cuando no preguntes
y veas la esperanza
serás un estrella.
Ten templanza.

Cuando llegues al cielo
que te aguarda
yo seré tu guía:
tu Ángel de la guarda >>"

8º Tributo... al ALMA sobre la MENTE
(Dedicado a alguien Sol@ en su Luna: "Gracias")

Comentarios

Aplicación para Android

¿Quieres acceder a mis poemas y relatos en tu móvil? ¡Descárgate la aplicación de AnimaeCordis! Pincha en el símbolo para descargarla:



Saldrá "Vista previa no disponible". No importa, descárgalo y ejecuta el archivo desde tu dispositivo Android, ¡y listo!

Entradas populares de este blog

Monólogo autobiográfico

Amor de tormenta