Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de diciembre, 2019

Al final de las nubes

Las nubes son los portales
a otros universos nuevos.
El vuelo pertenece a los anales
de los saltos. Uno grande
alcanza una nube, sales
abrigan sus alas metálicas;
las ventanas, mil panales
de mil abejas humanas.
Y ninguna se fascina.
Y yo veo rayos, y a Zeus
saludando. Y se obstina
mi vista en besar relámpagos.
Volando todo se difumina.
Solo existo yo y la niebla,
que puede, y no me extermina.
Y sigo volando... Vuelo...
Imagino que al pasar
la turbulencia, cualquier
cosa podría saltar
a lo real. Sin aviso.
Y veo a la tierra hablar
y los cráteres lunares
danzar muy lejos. Danzar
lanzando serpientes blancas.
Algunas que brillan más
miman y cubren mi cara.
Cara que se amaina ya.
Pues a mi alrededor, nadie
reacciona. Nadie se da
cuenta de que vuela, ¡dios!
¡Mírate! ¡Puedes volar
aunque no sientas el aire!
Y al final me puede más
el ronquido, y ese hartazgo,
y el cansancio, que volar.
Y me duermo. Y así, pierdo
mis ojos niños. Volar
ya solo es viajar. El tren
me fascinaba antes. Ya
no más. Antes todo era...
Si algún día al espac…