Entradas

Mostrando entradas de agosto, 2016

Sé (amo que seas)

Imagen
Puedo imaginarte dando un beso.
Meterte en mi cama al día siguiente.
Cuéntame ahora cómo amaste anoche
por un instante, a alguien más que a mí
sin haber dejado de sentir
que hay un hueco de mí en tus adentros.

Puedo imaginarte ahora en pie,
sonriendo como espuma de mar,
contándome que alguien más podría
haberte visto sin ropa nadar.
Algo que yo no he visto todavía.

Y aunque no hayas hecho nada de eso
puedes quitarte lo bailao.
Viajar, cantar, tontear,
ponerme los cuernos.
Puedes sentirte libre.
Puedes ser feliz sin mí.

Yo seguiré amándote porque eres libre.
No te quiero para mí.
No eres para mí.
Nunca lo serás, ni lo has sido.
No eres a mí, ni por mí, ni de mí;
si eres algo, que sea conmigo.

Puedo imaginarte besándome
tras contarme tu noche loca
y luego, ilusionada, abarazarme.
Puedo hasta imaginarme diciéndote
de corazón
"Estoy muy orgulloso de ti
de que lo hayas pasado tan bien"
Y justo después decirme tú
de corazón
"Te he echado muchísimo de menos.
Tenía mil cosas que co…

Cara larga, casi infinita

Imagen
Cara larga. Hierática. Silencio y espera. Un vagón de metro en silencio gracias al presidio de mis auriculares sobre mí. Decepción. Soledad. Tristeza entre silencio y silencio. Cara larga. Congoja de pecho. No llega a ser angina, pero podría; la arritmia se produce en ambos casos.

Lágrimas buscando una salida. Cara larga. Lágrimas buscando una salida. Cara larga. Congoja de pecho. Cara larga. Lágrima. Una mirada furtiva del alguien sobre la longitud de mi cara. Un dedo limpiando la lágrima escapada. No hay más miradas. Cara larga. Hierática.

Pongo música. Me entristece. Da igual que sea el Réquiem de Mozart en Re menor que Girls Just Wanna Have Fun. Todo sonido me estresa. Me entristece. Me pone la cara aún más larga. Me entristece.

Vuelvo al silencio. Ahora me aburre, pero prefiero eso a divertirme; tengo la cara demasiado larga para eso. Demasiado ruido de metro. Demasiado yo, de mí, dentro. No tengo ni ganas de saludar. No me saluda nadie, pero si lo hiciera, me haría el sueco.

Un …

Aplicación para Android

¿Quieres acceder a mis poemas y relatos en tu móvil? ¡Descárgate la aplicación de AnimaeCordis! Pincha en el símbolo para descargarla:



Saldrá "Vista previa no disponible". No importa, descárgalo y ejecuta el archivo desde tu dispositivo Android, ¡y listo!