Ir al contenido principal

Cara larga, casi infinita

Cara larga. Hierática. Silencio y espera. Un vagón de metro en silencio gracias al presidio de mis auriculares sobre mí. Decepción. Soledad. Tristeza entre silencio y silencio. Cara larga. Congoja de pecho. No llega a ser angina, pero podría; la arritmia se produce en ambos casos.

Lágrimas buscando una salida. Cara larga. Lágrimas buscando una salida. Cara larga. Congoja de pecho. Cara larga. Lágrima. Una mirada furtiva del alguien sobre la longitud de mi cara. Un dedo limpiando la lágrima escapada. No hay más miradas. Cara larga. Hierática.

Pongo música. Me entristece. Da igual que sea el Réquiem de Mozart en Re menor que Girls Just Wanna Have Fun. Todo sonido me estresa. Me entristece. Me pone la cara aún más larga. Me entristece.

Vuelvo al silencio. Ahora me aburre, pero prefiero eso a divertirme; tengo la cara demasiado larga para eso. Demasiado ruido de metro. Demasiado yo, de mí, dentro. No tengo ni ganas de saludar. No me saluda nadie, pero si lo hiciera, me haría el sueco.

Un señor intenta quitarme el brazo del reposabrazos para poner el suyo. Pienso en matarle y en gritarme al mismo tiempo. Me cambio de sitio. La tristeza se somatiza. Ahora me siento cansado. Justo ahora llega mi parada. Qué pena tener que levantarme. Siempre me he imaginado cómo sería llegar al final del túnel del metro. Desde dentro las vías parecen infinitas.

Salgo a la calle. Hace un calor horrible. Las glándulas sudoríparas gritan sangrando agua. Busco sombras mientras voy a casa, callejeando. Siempre me he preguntado en cuál de estas calles empieza mi barrio. Siempre me han dicho que soy de aquí, pero no sé donde empieza. Desde dentro las calles parecen infinitas.

Dejo de andar. No me apetece más. Hoy mi casa está demasiado lejos. Me siento en un banco. Quiero dormir. Sigo cansado. Me tumbo y pongo mis brazos de almohada. Estoy a la sombra, qué bien. Supongo que cuando me despierte ya habrá pasado el mediodía y el sol me dará de lleno. Me da algo de miedo morir de un golpe de calor, aunque sería una muerte dulce si me pillase dormido. Siempre me he preguntado cómo es eso de morir. Desde dentro la vida parece infinita.

Imagen de geralt en Pixabay

Comentarios

  1. Me ha encantado. Menciones especiales: La angina, el matar al del reposabrazos, el morir de calor. El tono en general, me recuerda al ritmo de las pelis indies que tanto le gustan a Celia.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Popular Posts

Deseo

Creo que solo te he visto hoy
pero ya te he reconocido
en derramarme por tus ojos.
Te conozco de vivirte antes
con luciérnagas en la garganta.
De funambular acariciando
tu piel con vello de arrozales.
De coserme la lengua con hilo blanco
y que salga todo entre las orejas.

¡Que se partan las puertas y el tiempo!
¡Quiero desearte negra, sucia y dulce!
¡Bañarme en la esfera de un reloj parado!

¡Que se me resquebraja el pecho
y no se parte!
¡Que ver un gorrión sobre tu risa
que ver un lobo sobre tus ansias
que ver tus ojos de aguja en mi cara
o tu cabeza en mi regazo
solivianta la quebrazón de mi pecho!
¡Que no me hables! ¡Que me enajeno!
¡Que es mucha miel en iris, voz y boca!
¡Que se me convierte el pecho
en potable vaso en polvo
de cuyos detellos escapan las luciérnagas!

Te deseo. Me hago feliz pensándote.
Me siento absurdamente vivo.
No me sacia y aun me basta eso.
¡Ay cuando deseo
cómo se me entiernan y encandilan
los ojos del cuerpo!
¡Cómo haces mirar insidioso
en la codicia del afe…

Monólogo autobiográfico

Muebles geométricos llenos de vetas de madera, libros, una cama, libros, un ordenador, un cuadro aún no colgado, una pared blanca pintada con cosas ininteligibles, glosolálicas; un peluche guardián con forma de mapache con una estrella colgada al cuello, una orquídea sana, pero sin flores y un chico de pelo largo estudiando a la par inglés y su falta de vida.

YO. Si me hubieses visto hace solo veinte años. Tenía el pelo corto. Me hacían bullying y no hablaba. Llamaba la atención pero no hablaba. Lloraba pero no hablaba. Un par de luces en forma de padres comprensivos y un señor mayor que me acompañó hasta su muerte (mi madre le cuidaba por las mañanas). Siempre pienso en ir a ponerle flores, le quise mucho, pero al final me acuerdo de ir a verle a su tumba dos meses después. Digo "para el año siguiente". Y así, llevo sin ir dos años.

De pronto, una de esas luces brilló más: la curiosidad. De ahí vino el arte y mi identidad. Luego, como vórtice de Hitchcock, ansiedad en forma …

Dl'gl'vuuta (Poema en lenguaje sensorial

Este poema es un experimento. Está escrito en un idioma de gramática cercana al español, pero las palabras y la morfosintaxis así como el léxico de estas han sido modificados intuitivamente, de forma que, desde mi sensibilidad, expresasen de manera más certera aquello que quería expresar. Las palabras han sido traducidas a un "lenguaje sensorial" inventado y único para este poema. Bajo él, la traducción en español.

REGLAS* FONÉTICAS DE LECTURA: *También puedes leerlo exactamente como te dé la real gana.  - "Dl" y "Gl" se leen como "del" y "guel". A no ser que vayan seguidas de vocal, en cuyo caso se lee como consonante líquida. Se leen tal y como se escriben.
- Las vocales duplicadas como "uu", "yy", "ee",... se pronuncian más largas.
-LAs consonantes duplicadas como "bb", "tt",... se pronuncian más fuertes.
- Las "ś" se leen como una "sh" inglesa (proviene de la ś p…