Ir al contenido principal

Cara larga, casi infinita

Cara larga. Hierática. Silencio y espera. Un vagón de metro en silencio gracias al presidio de mis auriculares sobre mí. Decepción. Soledad. Tristeza entre silencio y silencio. Cara larga. Congoja de pecho. No llega a ser angina, pero podría; la arritmia se produce en ambos casos.

Lágrimas buscando una salida. Cara larga. Lágrimas buscando una salida. Cara larga. Congoja de pecho. Cara larga. Lágrima. Una mirada furtiva del alguien sobre la longitud de mi cara. Un dedo limpiando la lágrima escapada. No hay más miradas. Cara larga. Hierática.

Pongo música. Me entristece. Da igual que sea el Réquiem de Mozart en Re menor que Girls Just Wanna Have Fun. Todo sonido me estresa. Me entristece. Me pone la cara aún más larga. Me entristece.

Vuelvo al silencio. Ahora me aburre, pero prefiero eso a divertirme; tengo la cara demasiado larga para eso. Demasiado ruido de metro. Demasiado yo, de mí, dentro. No tengo ni ganas de saludar. No me saluda nadie, pero si lo hiciera, me haría el sueco.

Un señor intenta quitarme el brazo del reposabrazos para poner el suyo. Pienso en matarle y en gritarme al mismo tiempo. Me cambio de sitio. La tristeza se somatiza. Ahora me siento cansado. Justo ahora llega mi parada. Qué pena tener que levantarme. Siempre me he imaginado cómo sería llegar al final del túnel del metro. Desde dentro las vías parecen infinitas.

Salgo a la calle. Hace un calor horrible. Las glándulas sudoríparas gritan sangrando agua. Busco sombras mientras voy a casa, callejeando. Siempre me he preguntado en cuál de estas calles empieza mi barrio. Siempre me han dicho que soy de aquí, pero no sé donde empieza. Desde dentro las calles parecen infinitas.

Dejo de andar. No me apetece más. Hoy mi casa está demasiado lejos. Me siento en un banco. Quiero dormir. Sigo cansado. Me tumbo y pongo mis brazos de almohada. Estoy a la sombra, qué bien. Supongo que cuando me despierte ya habrá pasado el mediodía y el sol me dará de lleno. Me da algo de miedo morir de un golpe de calor, aunque sería una muerte dulce si me pillase dormido. Siempre me he preguntado cómo es eso de morir. Desde dentro la vida parece infinita.

Imagen de geralt en Pixabay

Comentarios

  1. Me ha encantado. Menciones especiales: La angina, el matar al del reposabrazos, el morir de calor. El tono en general, me recuerda al ritmo de las pelis indies que tanto le gustan a Celia.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Popular Posts

Para la gente a la que beses

Hay gente  que necesitas besar  muchas veces  porque el fin de un beso es  siempre  el principio de otro  que aún no ha venido. Hay gente que necesitas besar  muchas veces porque cada beso es siempre como estar en casa y ser querido. Hay gente que la besas y no vuelve (pocas veces). Pero dentro de ti es siempre un recuerdo vívido de haber vivido. Hay gente que la besas y no vuelve muchas veces y duele ver, porque es siempre ver al otro yendo a otros caminos. Hay gente  que la besas, te arrepientes y así siempre, muchas, o una sola vez. Siempre, y aunque no después, besar se quiso. Hay gente que la besas y no vuelve para siempre porque el mismo tiempo es siempre quien os ha llevado  hacia el olvido. Hay gente  que la besas y sí vuelve muchas veces, y despierta algo que es siempre algo que aun dormido era cariño. Hay gente que no besas y sí vuelve muchas veces, y se queda porque es siempre amor, aun siendo otro que el del inicio. Hay gente que la besas y sí vuelve. Pero, a veces. Y lo in

Cacatúa (poema-calambur)

¡Caca tuya, cacatúa…! Cacareas cacas, rea… ¡Cacatúa! ¡Cacarea! Carámbanos vanos, cacatúa, es lo que sale de tu cacareo. Rea de cacas tuyas eres, cacatúa. Rea de tus deseos. Sueñas cacatúa, cacas tuyas. ¡Cacarea! ¡Rea! ¡Cacarea tus deseos! ¡Carámbanos de sueños ¡Vanos anhelos! Cacas tuyas, cacatúa son tus cacareos ¡Cacatúa! ¡Caca túa! ¡Túa! ¡Caca rea son tus sueños! Imagen libre de Wikipedia Sátira poética a la vanidad de

Nuestro Viaje

El viaje de mis sueños un lugar en el que ver la verdad de que el mar es un reflejo del cielo. Una sombra caida de un amanecer desolado que despertando a tu lado parece dar vida. Eres tu la razón de todo mi mundo de que todo junto me llegue al corazón. No es deseo mi intención simplemente es esa mirada sincerca, sencilla y clara la que me llega al corazón. Es solo una simple fase: puede un dia acabar y otra puede empezar mas no morir sin que pase. La vida hace cicatrices mas ellas pueden tener lo esencial  para aprender a saber lo que dices. La clave es disfrutar hacerse sabio, divertirse tontear, de gala vestirse como si fuera el final Pues después no hay más es realmente en la vida la que elige tu ida y lo que te va a quedar Tu puedes hacer de la hiel un brebaje mortal, una cura vital... o hacerla dulce miel. Eres tu, la vida la que da fuerzas para caer y das premio a la merced que levantarse consiga. Tercer Tributo...Tributo a LA VID