Entradas

Cara larga, casi infinita

Imagen
Cara larga. Hierática. Silencio y espera. Un vagón de metro en silencio gracias al presidio de mis auriculares sobre mí. Decepción. Soledad. Tristeza entre silencio y silencio. Cara larga. Congoja de pecho. No llega a ser angina, pero podría; la arritmia se produce en ambos casos.

Lágrimas buscando una salida. Cara larga. Lágrimas buscando una salida. Cara larga. Congoja de pecho. Cara larga. Lágrima. Una mirada furtiva del alguien sobre la longitud de mi cara. Un dedo limpiando la lágrima escapada. No hay más miradas. Cara larga. Hierática.

Pongo música. Me entristece. Da igual que sea el Réquiem de Mozart en Re menor que Girls Just Wanna Have Fun. Todo sonido me estresa. Me entristece. Me pone la cara aún más larga. Me entristece.

Vuelvo al silencio. Ahora me aburre, pero prefiero eso a divertirme; tengo la cara demasiado larga para eso. Demasiado ruido de metro. Demasiado yo, de mí, dentro. No tengo ni ganas de saludar. No me saluda nadie, pero si lo hiciera, me haría el sueco.

Un …

Monólogo autobiográfico

Imagen
Muebles geométricos llenos de vetas de madera, libros, una cama, libros, un ordenador, un cuadro aún no colgado, una pared blanca pintada con cosas ininteligibles, glosolálicas; un peluche guardián con forma de mapache con una estrella colgada al cuello, una orquídea sana, pero sin flores y un chico de pelo largo estudiando a la par inglés y su falta de vida.

YO. Si me hubieses visto hace solo veinte años. Tenía el pelo corto. Me hacían bullying y no hablaba. Llamaba la atención pero no hablaba. Lloraba pero no hablaba. Un par de luces en forma de padres comprensivos y un señor mayor que me acompañó hasta su muerte (mi madre le cuidaba por las mañanas). Siempre pienso en ir a ponerle flores, le quise mucho, pero al final me acuerdo de ir a verle a su tumba dos meses después. Digo "para el año siguiente". Y así, llevo sin ir dos años.

De pronto, una de esas luces brilló más: la curiosidad. De ahí vino el arte y mi identidad. Luego, como vórtice de Hitchcock, ansiedad en forma …

El planeta X

Imagen
Hoy me tocaba ser un planeta. Errante entre patrones cambiantes de baldosas farolas personas tiendas personas tiendas personas farolas.
Las farolas pasan desapercibidas. Es normal, pues ellas nunca erran, sólo irradian. No tienen hambre ni angustia pero gracias a ellas vemos por las noches.
Y el resto, personas tiendas personas tiendas planetas erramos sin rumbo aparente entre baldosas baldosines niños coches de policía telediarios prostitutas, artes y oficios, y políticos y personas que miran.
Genios que morirán y serán abono de la tierra de Einstein o de Kafka.
Ya han muerto miles miles y miles de personas capaces de hacer una teoría del todo o de devolver la sensibilidad perdida a la humanidad.
Una chica de 16 años irá a Marte y no volverá jamás.
Ella lo ha decidido así: eutanasia mundialmente honrada y consentida con sentido.
¿Y los demás? Aquellos que no somos soles (aún) farolas (aún) y que irradiamos, ¿por qué irradiamos sobre la vida dando vueltas loopings saltos fintas clúmidos rácricos oltárimos y sinióstoros sin decidir como morir viviendo…

La malla metálica

Imagen

Dormir. Vivir. Dormir.

Imagen
Hoy mis pasos te recuerdan. Cada paso es distinto al anterior pero se parecen mucho. Lo que los hace distintos es el hecho de que me desplazan. Nos desplazamos.
Una lanza se eleva de la tierra y nos atraviesa el pecho a los dos. Como simples brochetas Es un aguijón de la tierra, de la vida.
Siento que te duermes en esa muerte y yo, debajo, te abrazo en cucharilla. No morimos allí. De hecho, no hemos muerto nunca.
Te llevo en mis pasos. En hojas que se paran en mi vista y que se mueven como el amar de tus ojos, como el bailar de la muerte del final, y de la suerte.
Quiero tu bien. Que estés bien. Duerme. Despierta pronto pero duerme. Que la muerte los sueños y las pesadillas son senderos largos pero son solo un tercio de toda la vida.
Vive. Anda conmigo. Sobre mis pies no te caerás mientras andes.
Anda conmigo. Pero descansa primero. Hay que coger suministros del corazón para viajar
Te llevo en mis pasos. Te elijo hasta que la muerte la vida o la suerte nos separe.



Dl'gl'vuuta (Poema en lenguaje sensorial

Imagen
Este poema es un experimento. Está escrito en un idioma de gramática cercana al español, pero las palabras y la morfosintaxis así como el léxico de estas han sido modificados intuitivamente, de forma que, desde mi sensibilidad, expresasen de manera más certera aquello que quería expresar. Las palabras han sido traducidas a un "lenguaje sensorial" inventado y único para este poema. Bajo él, la traducción en español.

REGLAS* FONÉTICAS DE LECTURA: *También puedes leerlo exactamente como te dé la real gana.  - "Dl" y "Gl" se leen como "del" y "guel". A no ser que vayan seguidas de vocal, en cuyo caso se lee como consonante líquida. Se leen tal y como se escriben.
- Las vocales duplicadas como "uu", "yy", "ee",... se pronuncian más largas.
-LAs consonantes duplicadas como "bb", "tt",... se pronuncian más fuertes.
- Las "ś" se leen como una "sh" inglesa (proviene de la ś p…

Amor de tormenta

Imagen
Entre los pelos agudos
en alfombras de frío hormigón
emergen ganas de amar sin mesura.

Pero ganas dormidas
en concreto húmedo.
Como espuma estancada
como un niño durmiendo
como el descenso de una piedra de río
por la falda telúrica de la montaña
como una canica sobre la arena;

Amor estanco,
pero con potencial y función
de expandirse si es espuma
de llorar como grito de bestia si es un niño
de rebotar y volar si es piedra
de estallar la arena si es canica,

Este mi amor, inerte a ratos
lo es por la tristeza
aire, sueño, monte y tierra
que engarza la potencia
de su voluntad.

Ya verás cuando estalle
cómo el brillo arrecia.
Cada vez que me enamoras
lo siento más cerca de despertar
y a la vez de ti y de mi, más cerca.

No dejaré que la tristeza me venza.
A cambio espérame a que vuelva.

El amor arrecia
y en vez de chispear
deja un manto de niebla
suspendido en el aire.

Gotas que cayeron juntas a la tierra
y no llegaron a ella
para poder respirar antes
para que tú las respirases.

En vez de…

Vidación vehemente al amor

Imagen
Es delicioso, terso, perfume de violeta, suave, jovial el deseo. Es divertido.
Degustar emociones y pensamientos por la piel y los ojos y que se digieran por todo el sistema psíquico: de la Corona a la Raíz; de aureola de paraíso a carne de pecado.
Todo la mar de humano.
Un abrazo o dedo huidizo hacia los suricatos curiosos que esconden las piernas. Un beso apasionado a una emoción de endredón que pulse el corazón a vuelapluma pero que dé somnolencia y ternura.
Amistad amor necesidad de sentirse vivo; de irradiar más que las farolas de las calles juntas.
Fluidez del alma por la piel hasta una entraña.
Obligación de divertirse sobre la cuerda floja que ata y tensa, por un lado, la vida y, por otro, la huida del peligro. Y obligados nos pongamos a vivir.
Y al caer de un extremo al otro de la cuerda –cayendo, sí, en horizontal–, si es la vida el destino, el sexo, el amor y la vida misma no tienen distinto.
Lo único distinto sería el funámbulo que cayó de un extremo a otro; que escuchó l…

Aplicación para Android

¿Quieres acceder a mis poemas y relatos en tu móvil? ¡Descárgate la aplicación de AnimaeCordis! Pincha en el símbolo para descargarla:



Saldrá "Vista previa no disponible". No importa, descárgalo y ejecuta el archivo desde tu dispositivo Android, ¡y listo!