Ir al contenido principal

Entradas

Matar a la mirada

Lo peor del rechazo, de que no me mires con mis ojos no es tu rechazo, no. Es el miedo a dejar de existir.
El vértigo repentino a vivir cada segundo. Sentir los brazos amorales del destino.
Una mirada ciega que lo ve todo frente a tu sana y parcial mirada.
Y aun siendo parcial y concreta sentirme anulado ante tus ojos que destruyen mis ideales, que me obliga a ver los grises. Ideales que desde que te miro así me constituyen. Ideales que soy y que al destruirlos me destruyes.
Las miradas cambian con los ideales pero no en un instante y en este instante en que te miro no me da tiempo a enamorar tu mirada y no puedo evitar enamorarme.
Mañana será otra mirada. Pero hoy no es mañana.
Por eso escribo porque si mi vida fuese este instante moriría; porque si decidiera no inocularme la vida en forma de arrebato de poesía y no matar a mi mirada moriría.
No escribo porque esté enamorado. No. No escribo a quien me enamora. No. Estoy matando mi mirada con este poema. Est…
Entradas recientes

Esta noche el frío es bonito, vida

En el eco promiscuo de las calles de Madrid;
entre la gran acústica de las paredes de Lavapiés
que antes del alba altavocean todo susurro;
entre ese eco artístico
que sabe medir bien sus texturas
sus silencios
sus voces
estoy yo.
Y triste contemplo la vida.
Y ella siempre me responde dulce por las noches.
Pero me entran ganas de llorar…
Cuando me arropas,
vida.
Y tú sólo sabes consolarme con ese eco. 
Una atmósfera color azul mostaza.
Un empedrado de taconazos de agujas.
La cola de sirena de una ambulancia.
Un aire que orea vítores lejanos.
A veces, con eso, lloro.
Pero, vida… Vida mía.
Tú que me das este regalo que despierta el alma.

también
me pusiste triste.
Sé consecuente con tus decisiones
al igual que yo
lo soy
de vivirte cada segundo.
Deja que esté triste y solo.
No me hagas llorar con la belleza, por favor.
Estoy bien perdido en el tiempo,
en esta escalera de piedra.
Por favor, no me hagas...
No...
Por favor, mi vida
no me hagas llorar más.
No pue…

Apología a la vida o apología al suicidio

No sé qué pensar de la vida.

La necesito
pero rara vez siento que sea
importante.

Creo que por eso se suicidan los suicidas;
porque hay que mirar y admirar
a la cara
a la vida
para poder quitársela

Y eso es
importante.
 de ©Shathu Entayla

Posesión tóxica

Hoy he decidido no sonreír.
¡Que me pregunte quien quiera!
Yo diré que estoy bien
aunque lean en mis ojos la desgracia.
Esa desgracia que ven, ¡es mía! ¡Mía!

 de ©Shathu Entayla

Petición tácita

Cuando me come la ansiedad
la moral se me ensucia

dejo de tener fuerzas para asirla

me siento
peligroso
culpable
deseando un abrazo inesperado

porque si lo pido
ya no vale

porque si lo pido
se para el tiempo

y quiero lo contrario

que el tiempo corra frenético

que parezca que no vaya a pararse
nunca.



 de ©Shathu Entayla

Lo humano

Puedo amar la violencia el amor la vida el machismo el feminismo el estupro el sexo consentido (y sin sentido) las drogas la pobreza el fascismo a mi madre la muerte inevitable de mis allegados mi propia muerte el odio el arte la religión y la ciencia las chabolas la empatía la indiferencia
por ello sé qué tengo que elegir y aunque puedo amar a varias cosas de estas si amo algunas inevitablemente tengo que odiar a otras. 
Lo humano es eso. Elegir.  Y la humanidad es elegir conociendo a fondo todas las opciones. 
Por eso casi nadie es así de humano.  Pero todos, casi. 
Nos quedamos acariciando los dientes cruentos del animal que llevamos dentro mientras desatamos las matanzas. 
La humanidad no es animal. Los humanos sí.  La humanidad no es humana. 
Los verdaderos humanos nacerán con chips y programas perfectos. 
Y la lucha estará servida.  ¿Queremos la humanidad verdadera o la auténtica?  ¿No es acaso este el gran problema de la humanidad?  ¿La incapacidad de existir?  ¿La incapacidad de que nos pertenezca?


 de ©Sh…

Jauría

El mundo se pelea por el hueso de la verdad
como perros
enfermos de falta de afecto
maltratados;
acusando al otro
de asesino
cuando lo que deberían acusarse mutuamente
es de soledad.


 de ©Shathu Entayla