Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de enero, 2014

Nunca. Te quiero

Nunca...
Nunca antes así...
Nunca te había echado así de menos
Entre sollozos sordos,
y risas sin sonrisas
cada palmo de piel,
cada gramo de sal
en mis lágrimas,
añora todo de ti:
te añora a ti.
Entre ojos cabizbajos.
Entre gritos inaudibles
de los que no se conoce
su verdadero significado.
No quiero decir lo que siento
aunque quizá ya lo esté diciendo.
Nunca creí
que sería así
tener un sueño...
Que tener esperanza de cumplirlo
te hiciese temer perderlo.
Te quiero
y estoy muriendo
por quererte aquí, conmigo
por amarte entre recuerdos.

Te conocí en Madrid

Te conocí en Madrid
donde siempre viví.
Te besé justo allí
antes de verte ir
en el avión, lejos de mí.

Te conocí en Madrid
pero en Vigo ter reconocí
y allí fue donde conocí
a los verdaderos mil
besos con los que en tí
me escondí.

Te conocí en Madrid
¡Y volviste a venir!
Y nos fuimos al Jardín
del Moro. Y por ahí,
donde nadie nos dijo de ir.
Pero volviste a partir...

Te conocí en Madrid.
Más de una vez te ví
venir y luego partir
pero se que si vuelves a venir
ya nunca te volverás a ir.

(Y eso me hace feliz)

Marina da mar, y nada

Ventana Opaca

Acabé de cenar y entré en mi habitación, como todas las tardes, y como todas las noches, sabiendo que erapoco probable que volviese al salón donde había cenado y donde estaban mis padres. Encendí la luz de la lámpara de mi habitación, la del escritorio. Luego le di a otro. La pantalla se iluminó frente a mí, contrastando con las sombras que había en mi habitación a estas horas de la noche, precisamente, por las luces que yo mismo había encendido. Después levanté el visillo y subí la cortina, como siempre, para no sentirme encerrado, aunque me estuviese engañando a mí mismo. Por la ventana veía todo difuso pues, dentro de mi habitación, había demasiada luz y esta cubría mi visión más allá de ella. Yo seguí a lo mío, escribiendo en el ordenador ychateando en las redes sociales. Pero me di cuenta de que algo no iba bien. Miré a la ventana y vi mi propio reflejo. La luz, a oscuras, convertía el cristal en espejo, parcialmente. Apagué las luces y miré por la ventana al ver qué fallaba. Ve…

Sobre Mi Briografía

No Importa

No hace mucho tiempo estaba allí con mis hijos, Anouk y Oliver, sentado en el salón. Y ellos siempre me hacían preguntas.
-- Papá, ¿dónde está mamá? –me preguntaba Anouk con interés-. -- No sé, imagino que estará en nuestra habitación –contesté-. -- Y por qué estaba llorando. Estaba muy triste, papi –me dijo Oliver algo decaído-. -- Cosas suyas, ya se le pasará. -- ¿Y por qué no vas a decirle algo? –preguntó Oliver-. -- Luego iré a hablar con ella. -- Pero, ¿por qué no vas ahora? Si vas ahora mamá estará mejor antes –propuso Anouk como obviamente-. Entonces apareció Freddy, nuestro perro, que de pronto se puso en el reposabrazos del sillón, mirando a donde se había ido la madre mis hijos. Luego nos miró a nosotros. Llevaba así un buen rato. -- ¿Veis a Freddy? -- Sí –contestaron al unísono-. -- ¿Sabéis de donde salió Freddy? -- No –dijeron del mismo modo-. -- Freddy era un cachorro cuando nació. Su padre era Elvis. Hubo algo extraño entre una perrita y él y dejó embarazada a la perrita. Nos die…