Planeando, quizá, algún milagro


Hoy es 25 de diciembre, no sé de qué año.
Como siempre veo a gente sin hogar, pobre, sin familia. En este día –aunque no más especialmente que en cualquier otro- la familia, la unión y los amigos, importan poco. Todo el mundo tira por sus intereses y su supervivencia.
Es normal, ¿quién sueña si no puede soñar más que en sobrevivir?
Ese mundo en el que vivo está mal. No sé si existirá un Dios o varios, como me dicen, pero estoy seguro de que, exista o no, los que estamos aquí abajo tenemos que hacer algo.
Dicen los pesimistas que los de abajo no pueden subir. Es como una especie de “ley de la gravedad”; todo cae.
Pues yo ya he tocado fondo y pienso subir, así que este va a ser mi primer regalo aunque me lo dé a mí mismo.

Fdo: Jesús de Nazaret

Comentarios

Aplicación para Android

¿Quieres acceder a mis poemas y relatos en tu móvil? ¡Descárgate la aplicación de AnimaeCordis! Pincha en el símbolo para descargarla:



Saldrá "Vista previa no disponible". No importa, descárgalo y ejecuta el archivo desde tu dispositivo Android, ¡y listo!

Entradas populares de este blog

Monólogo autobiográfico

Amor de tormenta