Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de octubre, 2016

Anhelo (Flor de Ciudad IV)

Cuando en ti pienso
-¡oh, ojos míos! ¡Verdes ojos!-
hastío y dicha se mezclan
y vagan entre mis dedos a su antojo
cuando mi piel con tu piel se mezcla.

Ganas tengo de sentirte nueva,
virgen de alma, risueña.
Atarme con fuerza a tus caderas
que me obliguen a tenerlas.
Asirte por el alma
al besar tu espalda blanca.

Como los juegos infantiles
que con la vida se mezclan.
Como piel con piel entre sombras:
que no se diferencian.

¡Oh, qué beso te daría
si me prometieses tu cadera,
tu risa, tus ojos verdes,
tu eléctrica espalda eterna!


Ciudad para dos (Flor de ciudad III)

Me imagino
desnudo sobre la carretera,
marcándose el contorno de la grava
negra en nuestra piel.

Me imagino
haciéndote el amor
y mientras, ríes
y me coges del pelo
y cierras los ojos
y me disfrutas
y los coches siguen pasando.

Me imagino
quedándome sobre el asfalto
vivenciando sobre tu piel
cómo el brillo de la luna te brilla.
haciéndote el amor otra vez
en la luz de una farola
en una calle desierta
en una sin luces de coche
en una marquesina
en su cartel publicitario donde tirar las pilas.

Me imagino
andando contigo por el arcén
balando contigo sin música
entrándote frío, y luego
abrazando tu cintura
posando mi pecho sobre tu espalda blanca
¡Lunando, como aquella luna!

Me imagino
yendo contigo a desayunar
llegando a las dos de la mañana
saqueando churros y tapas
donde nadie atienda a nadie
donde robásemos
donde nos tumbásemos sobre la barra
donde durmiéramos cabeza con cabeza.

Me imagino
desnudo sobre la carretera,
entero entero.
que no termine de amancer nunca,
¡que me muera …

Que lo haga el aire (Flor de ciudad II)

El aire quiere algo de mí
y yo creo que tambien.

Quiero hincharme como un globo
y echar a volar
sin que nadie me mire
-porque, verme, me verán-

y estallar sobre una nube
y que un niño recoja mi hilo,
y vuele también
y explote,

y que otro recoja su hilo
y que explote también
y que se vacíen las calles
y que no suene nada

sólo el aire
sólo el aire y los pájaros
sólo el aire y los pájaros y las hojas.

y si quiere llover... que llueva
y que nazca mala hierba... que crezca
y que tapen los ladrillos... que se tapen

y si algún rascacielos cae
que se abran los Gorriones
y se vayan las Palomas.


La carretera (Flor de ciudad I)

Los coches corriendo
y el cielo nublado
me hacen llorar.
No sé por qué.

Me quedo mirando la arretera
como embobado
y se me encharca un párpado.
No sé por qué.

Me angustia no saberlo.
Pero no puedo dejar de mirar
por la terraza.

Quiero llorar
para huir de mi tristeza
pero ella
no quiere salir.

Es demasiado orgullosa
y -pobre- nunca la han besado.

O sí...
Pero como si no.
Como si nunca
me hubiese entristecido la carretera
Como si nunca
me hubiese entristecido una nube gris.

Joder,
quiero llorar
pero no me dejan.
Y están dentro.
De mí.

Tampoco sé quién
y me angustia no saberlo.

Joder...
¿Cuándo veré a alguien paseando
por la carretera?



Sonrisa de piedra

Las verdades dicen verdades
tan ciertas
que parecen mentiras.

Pero si algo son las verdades
es lo contrario a las mentiras,
y a diferencia de éstas,
las verdades son, las mentiras serían.

Ante una verdad inesperada
queda esculpido en el alma
un vacío como puñal de hielo
y boca ojiplática,
y si entra con el puñal
la verdad, inoculada,
una sonrisa sequiplácida
rezuma de la cara, tacitácita.

Pero una cara verdadera.
No una falsa.
Una que es, no que fuera.

Entonces la sonrisa mira arriba
y comienza la lluvia pétrea:
rocas verdaderas
golpean la ignorancia
y la sonrisa, flaquea;
de alguna manera
- si no muere quien lleva
la sonrisa a cuestas -
una mano
verdadera emege
del gran montón de piedras.

Sale un cuerpo agonizando
que sonrió de veras.
Y si sale de la tierra
su sonrisa se habrá grabado
en el charco de piedras de tormenta.

Quien sonrió por una verdad
y la perdió de veras
de verás no volverá a por ella.
No, al menos, a por aquella;
no se puede borrar el vacío
de una piedra;
no es que n…

Sevuv ala var (Poema en lenguaje sensorial)

Este poema es un experimento. Está escrito en un idioma de gramática cercana al español, pero las palabras y la morfosintaxis así como el léxico de estas han sido modificados intuitivamente, de forma que, desde mi sensibilidad, expresasen de manera más certera aquello que quería expresar. Las palabras han sido traducidas a un "lenguaje sensorial" inventado y único para este poema. Bajo él, la traducción en español.

REGLAS* FONÉTICAS DE LECTURA: *También puedes leerlo exactamente como te dé la real gana.  - Las "ş" se leen como dos "sh" inglesa.
- Las "x" se leen como una "s" sonora.
- Las "v" se leen como una "v" francesa (más parecida a una "f" española)
- Las "ü" son una "u" francesa (boca con morritos) [NOTA: realmente es una "ü" turca, por si ayuda]

EL POEMA:
Sevuv ala var
Uman.
Li tormo lichass
ala cratia,
l'ala cratia.

Li uni
a li rami.

Ivicta ala blanda,
ivicta ala xa…