La carretera (Flor de ciudad I)

Los coches corriendo
y el cielo nublado
me hacen llorar.
No sé por qué.

Me quedo mirando la arretera
como embobado
y se me encharca un párpado.
No sé por qué.

Me angustia no saberlo.
Pero no puedo dejar de mirar
por la terraza.

Quiero llorar
para huir de mi tristeza
pero ella
no quiere salir.

Es demasiado orgullosa
y -pobre- nunca la han besado.

O sí...
Pero como si no.
Como si nunca
me hubiese entristecido la carretera
Como si nunca
me hubiese entristecido una nube gris.

Joder,
quiero llorar
pero no me dejan.
Y están dentro.
De mí.

Tampoco sé quién
y me angustia no saberlo.

Joder...
¿Cuándo veré a alguien paseando
por la carretera?

Imagen de cuetor59 en Pixabay


Comentarios

Aplicación para Android

¿Quieres acceder a mis poemas y relatos en tu móvil? ¡Descárgate la aplicación de AnimaeCordis! Pincha en el símbolo para descargarla:



Saldrá "Vista previa no disponible". No importa, descárgalo y ejecuta el archivo desde tu dispositivo Android, ¡y listo!

Entradas populares de este blog

Monólogo autobiográfico

Amor de tormenta