Anhelo (Flor de Ciudad IV)

Cuando en ti pienso
-¡oh, ojos míos! ¡Verdes ojos!-
hastío y dicha se mezclan
y vagan entre mis dedos a su antojo
cuando mi piel con tu piel se mezcla.

Ganas tengo de sentirte nueva,
virgen de alma, risueña.
Atarme con fuerza a tus caderas
que me obliguen a tenerlas.
Asirte por el alma
al besar tu espalda blanca.

Como los juegos infantiles
que con la vida se mezclan.
Como piel con piel entre sombras:
que no se diferencian.

¡Oh, qué beso te daría
si me prometieses tu cadera,
tu risa, tus ojos verdes,
tu eléctrica espalda eterna!

En base a una imagen de Nikasucha en Pixabay

Comentarios

Aplicación para Android

¿Quieres acceder a mis poemas y relatos en tu móvil? ¡Descárgate la aplicación de AnimaeCordis! Pincha en el símbolo para descargarla:



Saldrá "Vista previa no disponible". No importa, descárgalo y ejecuta el archivo desde tu dispositivo Android, ¡y listo!

Entradas populares de este blog

Monólogo autobiográfico

Deseo