Ir al contenido principal

Relato Obvio

No voy a decir obviedades, es absurdo y no sirven para nada. Quizá mi propia opinión sea obvia, pero es algo que comparte todo el mundo, puesto que las cosas sólo son obvias para quien las dice, ¿obvio, no?

Lo bonito es que quien las escucha, las lee, las siente, no cree que eso sea obvio, porque nadie sabe el porqué. "¿Por qué?" Las dos palabras más poderosas de la oratoria. Las que piden una razón. Una vía de escape de la obviedad. Son las palabras que pueden construir o destruir, al instante o en mucho tiempo, todas las cosas a la vez. Es la ejecutora de nuestro pensamientos, problemas, obsesiones, actitudes,... Puede haber un problema, pero sin esa pregunta, no se verá. Alguien muy sabio dijo que la formulación del problema es más importante que la solución.

Pero el porqué tiene un precio. A veces efímero y sin importancia, y otras decisivo e imparable. Esas dos palabras son el enclave final de una sentencia. Las que dictan una cosa o lo contrario.

Sin embargo, seamos sinceros, ¿quién no ha querido nunca no saber un porqué, porque no le hacía falta, o porque no quería sufrir? O, ¿quién no ha pensado tanto en algo que ha perdido la noción del problema?
El porqué es también un acertijo, irresoluble, por tanto, vano (ya empiezo con obviedades).

Sólo la gente que utiliza más las palabras, "perdón", "lo siento", "de acuerdo", "te admiro", "te quiero", "te amo",... puede ser feliz. Sólo esa gente sabe lo que es sentir y vivir.

Es cierto, ninguna de esas palabras es más fuerte que el porqué, puesto que puede con TODAS, pero la diferencia es que las palabras que se quedan en la memoria son esas, y no el porqué.

Vive y deja vivir. Plantéate las cosas en su justa medida. Disfruta de tus momentos mágicos, que hay muchos. Y procura utilizar más palabras que puedas recordar el resto de tu vida. No merece la pena recordar porqué un pensamiento te arrebató lo que querías, cuando PENSABAS tenerlo. No merece la pena pensar sin sentir y no merece la pena vivir sin amar. Improvisa, no dejes que la obviedad marque tu vida. La improvisación se improvisa y la obviedad se planifica.

Sé feliz, es lo único que puedes ser. Si no lo eres es porque no te lo crees. No te preguntes porqué, simplemente, hazte feliz. Aunque la niebla sea densa, siempre se disipa. Siempre.

Comentarios

Popular Posts

Para la gente a la que beses

Hay gente  que necesitas besar  muchas veces  porque el fin de un beso es  siempre  el principio de otro  que aún no ha venido. Hay gente que necesitas besar  muchas veces porque cada beso es siempre como estar en casa y ser querido. Hay gente que la besas y no vuelve (pocas veces). Pero dentro de ti es siempre un recuerdo vívido de haber vivido. Hay gente que la besas y no vuelve muchas veces y duele ver, porque es siempre ver al otro yendo a otros caminos. Hay gente  que la besas, te arrepientes y así siempre, muchas, o una sola vez. Siempre, y aunque no después, besar se quiso. Hay gente que la besas y no vuelve para siempre porque el mismo tiempo es siempre quien os ha llevado  hacia el olvido. Hay gente  que la besas y sí vuelve muchas veces, y despierta algo que es siempre algo que aun dormido era cariño. Hay gente que no besas y sí vuelve muchas veces, y se queda porque es siempre amor, aun siendo otro que el del inicio. Hay gente que la besas y sí vuelve. Pero, a veces. Y lo in

Valiente

Lo soy porque doy  significados raros a mis besos, porque amo raro y abrazo raro pero bello. Y algo ves en mí que te libera. Algo de esa extrañeza. Y te asombra tu comodidad, la facilidad, y mi franqueza. Y por eso me dices valiente. Me llamas valiente. Me lo llamas con ojos valerosos y me miras contagiada de esa valentía y con ganas de cambiar su propia vida. Me lo llamas con ojos hambrientos de lo que se supone que yo sé y no sabes; de lo que se supone que yo tengo y deseases. Me lo llamas con ojos fulgurantes por una chispa que doy para que tu alma te abrase y me quedo impregnado en tu piel y en toda nueva mente a la que saltes y en todas las demás pieles que toques y en todos los corazones que ames y es porque vuelvo tu alma un fénix y al renacer se hace brillante. Pero también me lo llamas con ojos vidriosos cuando esa valentía se extingue y anhelas anhelarla de nuevo. Pero ya tienes un secreto: te han surgido peros porque descubres que ser libre en verdad, te da miedo. Aún me lo

Cacatúa (poema-calambur)

¡Caca tuya, cacatúa…! Cacareas cacas, rea… ¡Cacatúa! ¡Cacarea! Carámbanos vanos, cacatúa, es lo que sale de tu cacareo. Rea de cacas tuyas eres, cacatúa. Rea de tus deseos. Sueñas cacatúa, cacas tuyas. ¡Cacarea! ¡Rea! ¡Cacarea tus deseos! ¡Carámbanos de sueños ¡Vanos anhelos! Cacas tuyas, cacatúa son tus cacareos ¡Cacatúa! ¡Caca túa! ¡Túa! ¡Caca rea son tus sueños! Imagen libre de Wikipedia Sátira poética a la vanidad de