Galia

El hielo se funde
con la luna marchando
El hielo llora, y llora,
y llena el océano.
Con el cielo enturbiado
con el hombre acechando
la luna no escucha
ni un llanto de océano

El agua era aceite
y cristal de cobalto.
Era belleza de vida.
Era viento cantando.

La tierra era fértil
con sus plantas silbando
entre olores silvestres
y gorriones bailando.
Soles bastos y poderosos
se acercaban cada año
por ver hojas de otoño
hacia el suelo bailando.

Eran flores sedosas
no cárcavas naciendo.
Primavera en verano
no otoño en invierno.

El viento era suave
no piedras de cielo.
Era viento la brisa
no esparto o veneno
El viento explosionaba
sobre copas de árbol
Era fruto de ventiscas;
de las olas flirteando.

El viento era viento
no huracanes de dagas.
El viento era viento
no llanuras segadas.

Miradas de hombres furtivos
son lobos matados por ojos.
Los pinos arden en montañas
donde no se ven añojos.
Los lobos mueren como pinos
los pinos matan como lobos.
Los hombres furtivos viven
y el suelo se queda solo.

Somos cultivos transgénicos
de esos que pierden calidad.
Matando como furtivos a lobos
lunas lloradas por el mar.
El viento rompe las holas
y el hielo se pone a llorar.
Este otoño es eterno
mas no hay hojas que bailen más.

 

Comentarios

Aplicación para Android

¿Quieres acceder a mis poemas y relatos en tu móvil? ¡Descárgate la aplicación de AnimaeCordis! Pincha en el símbolo para descargarla:



Saldrá "Vista previa no disponible". No importa, descárgalo y ejecuta el archivo desde tu dispositivo Android, ¡y listo!

Entradas populares de este blog

Monólogo autobiográfico

Amor de tormenta