Ir al contenido principal

Susurro de hierba


Susurro de hierba
Alegoría escénica de una violación y media a dos menores

DRAMATIS PERSONAE

Un niño y/o niña con apariencia de adulto que cambia de identidad su identidad.
Otro niño y/o niña con apariencia de adulto que no cambia de identidad.
PASTOR, un pedófilo.
CAPITANA DEL DESIERTO, un susurro.
AVIONES, muchos susurros con olor a nubes.

CUADRO ÚNICO (VIOLACIÓN SOBRANTE I)

–     ¿Lo ves? Siempre hay un susurro. 
        ¿Un susurro de qué? 
        De hierba. Y huele a nubes.

De pronto un avión sobrevuela el cielo dejando una estela. Ambos se quedan mirando. 

        ¡Mira! ¡Por ahí va uno! 
        Es cierto… huele a nubes. 
        ¡Va directo hacia el aire! ¿Lo ves? ¡Como un suspiro! ¡Hacia el aire!

Pausa. 

        Pero no entiendo lo de la hierba. 
        (Enfadado.) ¿El qué? 
        La hierba… Lo de que un suspiro huela a nubes, lo entiendo. Pero no sé qué tiene que ver el olor a nubes con la hierba. 
        (Cínico.) Claro que no lo entiendes. 
        (Ofendido.) ¿Un suspiro de hierba? ¿Qué soy, una llama escupiendo con la boca llena? 
        No. Con la boca vacía. Las llamas se comen la hierba. No la escupen.

Se acerca un PASTOR con una vara de hierro fina como un alfiler. Es tan fina que los demás personajes no la ven. Sólo ven arena ceder bajo el peso de algo que las aplasta.

PASTOR. – ¡Buenos medios días! 
        (A su compañero.) Y este, ¿quién es?
PASTOR. – Me llamo Pastor, y soy pastor. 
        ¿Qué coño…? 
        ¡Vaya! ¡Yo soy De Henares! ¡Encantado! 
        ¿Qué? ¡Espera, un según…!
PASTOR. – ¿Por qué preguntas tanto? ¿Qué dudas?
        No sé. No se suelen ver pastores por el desierto, ¿sabe?
DE HENARES. – ¡Mira! (Los tres se quedan mirando una capitana de ramas que cruza el escenario solemnemente) ¡Un susurro! ¡De madera azul! ¡Y huele a tierra!
PASTOR. – (Perversamente.) ¡Madera azul! ¡Cuánto hacía que no veía un susurro de madera azul! (Les mira con lascivia)
DE HENARES. – (Al otro.) ¿Ves? ¡Te lo dije! Te dije que venir al desierto merecía la pena. (Al pastor.) Estábamos discutiendo hace un segundo sobre los susurros de hierba, pero él no los ve.
PASTOR. – Pero si es lo más común del mundo. ¡Esos y los de metal! Mira…

El PASTOR exhala en la cara de DE HENARES como quien saca vaho de una bolsa de papel. La cara de DE HENARES se tiñe gris brillante. Luego grita.

DE HENARES. – ¡Ah!

Se retuerce por el suelo. Se levanta y se queda quieto un instante. Desde su quietud empieza a temblar y se echa a andar hacia el pastor. Se petrifica cuando sus labios están a punto de tocar los del PASTOR. El otro, ojiplático.

EL OTRO. – (Les mira a ambos, asustado.)
PASTOR. – (Le guiña un ojo lascivamente.)
EL OTRO. – (Se espanta.) ¡Pedófilo!
PASTOR. – (Coge aire como un dragón.)
EL OTRO. – (Se petrifica. Le sale una mancha gris en la frente)
PASTOR. – (Plácidamente.) ¡Aaah! ¡Qué bien os huelen las frentes a metal!

El gris de EL OTRO desaparece. El PASTOR anda hacia EL OTRO pasando su varilla invisible a cada paso, dejando tras de sí hoyuelos minúsculos en la arena.

EL OTRO. – (Se deja coger.)
PASTOR. – ¡Auténtica madera azul! (Depravadamente.) ¡Auténtica! ¡Auténtica!

Le abre la camiseta a EL OTRO. Pastor le mira con lascivia. De pronto su pecho estalla en hierba y hebras de madera azul sobre él. El pastor queda ciego del impacto de las hebras en sus metálicas pupilas.

PASTOR. – ¡Maldito! ¡Hierba!
MALDITO. – Yo también sé susurrar, pero no susurro temor. (Le coge la vara de hierro y se la parte. Esta se hace polvo.) ¿Dónde están ahora tus ovejas, Pastor? ¿Qué arena ferruginosa comerán ahora con tanta hierba?
PASTOR. – Tengo tu madera azul…

El PASTOR cae gritando de dolor y se retuerce. Maldito va hacia DE HENARES y le da un beso en la nuca abrazándolo por detrás. El pecho de DE HENARES estalla en hierba.

HENARES. – (Con alegría.) ¡Maldito!
MALDITO. – ¡Maldito soy yo! (Se abrazan extasiados.)
HENARES. – ¿Qué te ha hecho ese hijo de puta?
MALDITO. – Intentar violarme. A ti creo que lo ha conseguido.
HENARES. – ¡Vaya! No me acordaba… fue tan horrible

HENARES se lleva las manos a la cabeza. MALDITO le cierra la camiseta como lo haría una madre y medio padre.

MALDITO. – (Lo abraza y lo besa en el cuello.) Tranquilo.

El PASTOR, aún en cuadrupedia sobre el suelo sin poder levantar la cabeza escupe gris en el suelo, y empieza a volverse de metal la arena bajo sus pies.  

MALDITO. – (Con tono de insulto.) ¡Pastor!
PASTOR. – (Con tono de insulto y de miedo.) ¡Maldito!

HENARES y MALDITO se van alejando poco a poco de la masa gris que va hacia ellos. La masa gris es imparable y los acorrala.

HENARES. – (Coge del cuello a MALDITO.) ¡Toco madera!
MALDITO. –  (Haciéndole lo mismo a HENARES.) ¡Toco madera!

Se aprietan el cuello mutuamente. Sus cuellos se vuelven azules. Caen desplomados sobre la arena que, formando una ola épica, cubre de frente el manto ferruginoso que les acechaba y al PASTOR con él. Pausa dramática. HENARES y MALDIT se dan la vuelta a la vez y hacia el mismo lado exhalando de alivio.

AMBOS. – (Suspiran de alivio.)

Una capitana del desierto cruza el escenario en sentido contrario al que lo hizo al principio la última vez. Se queda parada y balanceándose suavemente sobre el lugar en que estaba la cabeza del PASTOR. El matojo se puebla de hierba hasta parecer una pelota verde. HENARES y MALDITO miran al cielo y suspiran de nuevo.

MALDITO. – ¡Esto sí que es un suspiro de hierba!
HENARES. – Te lo dije
MALDITO. – ¡Y huele a nubes!
HENARES. – Nos habremos muerto y tendremos el cuello azul pero nos hemos llevado a ese hijo de puta con nosotros.
MALDITO. – Y se ha quedado bajo nuestra hierba. De su fina vara ya no queda ni rastro. (HENARES llora súbitamente.)… Siento que te violase. No lo vi venir.
HENARES. – Tranquilo. Eso no puede verse ni olerse. Sólo huele el metal cuando se te come la piel.
MALDITO. – (Le besa en la frente. HENARES sonríes plácido. MALDITO muerde y arranca un trozo de carne gris de la frente de HENARES y se la traga.)
HENARES. – ¡Ah! ¿Qué ha…?

MALDITO le besa en los labios cortamente y le abraza mientras habla.

MALDITO. – Tranquilo, Henares. Yo estoy maldito, pero tú estarás a salvo.
HENARES. – (Soltándose.) ¿Qué?

A MALDITO se le pone la frente negra. A HENARES se le quita.

HENARES. – Esto no tiene sentido… ¡Me violó a mí!
MALDITO. –  No… Lo que pasa es que no te acuerdas. Lo pasaste tan mal viéndome sufrir, que crees que lo sufriste tú. Yo ya no tengo madera azul.
HENARES. – ¿Cómo que no? ¡Mira! (Intenta morderle en la frente.) ¡Ah! ¡Qué duro está!
MALDITO. – Es metal, Henares. Metal maldito.

Llueve hierba y pasan doce aviones por el cielo haciendo entre ellos trenzas acrobáticas. Ambos miran pasmados. HENARES abre la boca y deja caer en ella trozos de hierba. Mastica un rato. Silencio mientras llueve hierba.

MALDITO. – ¿Qué haces? (Le escupe la hierba en la cara.) ¡Ah!

HENARES se precipita a coger un montón de hierba caída y restregársela por la frente frotando muy fuerte. Las hebras de hierba que le pone se manchan de metal. Rápidamente coge las hebras y las entierra bajo la arena. La frente de MALDITO es ahora gris clara.

MALDITO. – ¿Qué has hecho? ¿Qué haces? ¿Qué haces, Henares?
HENARES. – Tranquilo, tranquilo… Solo te susurraba hierba con olor a nubes.
TRANQUILO MALDITO. – …

"Portrait of a Space" de Lee Miller

Comentarios

Popular Posts

Deseo

Creo que solo te he visto hoy
pero ya te he reconocido
en derramarme por tus ojos.
Te conozco de vivirte antes
con luciérnagas en la garganta.
De funambular acariciando
tu piel con vello de arrozales.
De coserme la lengua con hilo blanco
y que salga todo entre las orejas.

¡Que se partan las puertas y el tiempo!
¡Quiero desearte negra, sucia y dulce!
¡Bañarme en la esfera de un reloj parado!

¡Que se me resquebraja el pecho
y no se parte!
¡Que ver un gorrión sobre tu risa
que ver un lobo sobre tus ansias
que ver tus ojos de aguja en mi cara
o tu cabeza en mi regazo
solivianta la quebrazón de mi pecho!
¡Que no me hables! ¡Que me enajeno!
¡Que es mucha miel en iris, voz y boca!
¡Que se me convierte el pecho
en potable vaso en polvo
de cuyos detellos escapan las luciérnagas!

Te deseo. Me hago feliz pensándote.
Me siento absurdamente vivo.
No me sacia y aun me basta eso.
¡Ay cuando deseo
cómo se me entiernan y encandilan
los ojos del cuerpo!
¡Cómo haces mirar insidioso
en la codicia del afe…

Mis migajas de pan

JORGE.– Dame migas de pan, Amparo AMPARO.– No me quedan. JORGE.– Pero vi cómo le dabas a Jaime, y a Javier, y a Josué. (Pausa.) ¿No me das migajas porque me llamo Jorge? AMPARO.– No. No te doy pan porque eres Jorge. JORGE.– Pero puedo ser otra persona, si quieres. ¿Así me darías migas de pan, por lo menos? AMPARO.– No puedes no ser Jorge. Aunque no te llames Jorge. Eres y serás Jorge, hagas lo que hagas. Si te haces artista y te pones nombre artístico seguirás siendo Jorge. Si te cambias de sexo, serás Jorge con otro nombre. Si te haces monje budista y nadie te llama Jorge allí, seguirás siendo Jorge. Nada cambia quién eres JORGE.– Pero puedo ser otra persona, si quieres. AMPARO.– No puedes. JORGE.– ¿Por qué no? AMPARO.– Porque no quieres… JORGE.– ¡Sí que quiero! AMPARO.–…y yo no te negaría el pan si fueses otro. Pero yo necesito negarte el pan, Jorge. JORGE.– Llámame Elis. AMPARO.– Serás Elis, pero sigues oliendo a Jorge. Te amaba, pero a mí no me engañas. No puedes ponerte máscaras…

Monólogo autobiográfico

Muebles geométricos llenos de vetas de madera, libros, una cama, libros, un ordenador, un cuadro aún no colgado, una pared blanca pintada con cosas ininteligibles, glosolálicas; un peluche guardián con forma de mapache con una estrella colgada al cuello, una orquídea sana, pero sin flores y un chico de pelo largo estudiando a la par inglés y su falta de vida.

YO. Si me hubieses visto hace solo veinte años. Tenía el pelo corto. Me hacían bullying y no hablaba. Llamaba la atención pero no hablaba. Lloraba pero no hablaba. Un par de luces en forma de padres comprensivos y un señor mayor que me acompañó hasta su muerte (mi madre le cuidaba por las mañanas). Siempre pienso en ir a ponerle flores, le quise mucho, pero al final me acuerdo de ir a verle a su tumba dos meses después. Digo "para el año siguiente". Y así, llevo sin ir dos años.

De pronto, una de esas luces brilló más: la curiosidad. De ahí vino el arte y mi identidad. Luego, como vórtice de Hitchcock, ansiedad en forma …