¡Mírame!

Abro los ojos.
Veo un hombre beige
de piel de grito
y ceño fruncido.
Habla enajenado
y enajena niños.

Mil desgracias he contado
contando mis miradas furtivas
en un mundo como el mío.

Abro los ojos.
Veo mi mirada huyendo
de la desgracia
de nuevo.

Veo perros humanos
con correa de plomo y antimonio
hecha de sueños y esperanzas
que se rompieron
cayendo a ritmo de reggaetón
a la ignorancia.
 
Mil desgracias he contado
contando mis miradas furtivas
en un mundo como el mío.

Cada vez que huyen mis miradas
de la desgracia
más carne queda blanca
para encontrar
niños enajenados,
correas sueltas.

Quedan máscaras
que miran huidizas a las desgracias
porque no las merecen.

Mas algo fulgura entre ojos
que no huyen
al cruzarse.
Algo fulguran
y no son desgracias.

¡Mírame...! ¡Tú, que no huyes!

"Tears" de Man Ray.


Comentarios

Aplicación para Android

¿Quieres acceder a mis poemas y relatos en tu móvil? ¡Descárgate la aplicación de AnimaeCordis! Pincha en el símbolo para descargarla:



Saldrá "Vista previa no disponible". No importa, descárgalo y ejecuta el archivo desde tu dispositivo Android, ¡y listo!

Entradas populares de este blog

Monólogo autobiográfico

Deseo