El eco de lo que arredra o La rima libre


Necesito
desesperadamente
construir
un poema
libre.

Un poema
sobre mí, de mí.
Es decir,
un poema de vida.

Un poema. Un poema.
Otro más
que añadir a los ojos
y quitar de la boca del estómago.

(Pausa intensa. Ingreso en Oniria.)

Yo, viajante:
Telegrama:
“¡mamamama!”.

Mágicamente
telúricas,
astilladas,
asqueadas,
hastiadas
pisadas.

Hasta aquí
Quizá pueda
Dar pasos
Hostias por camino
Inocuo.

¡Cuore!
¡Oremos
oscuros salmos
mostros de alma 
manchada y sagrada!

Dádivas
Bastaron.
Honores.
Es esperpento
todo eco.
(Eco, eco, eco,…)
Comiendo rimas
Masticadas
asticadas,
asticadas.
Asiendo el tiempo
poderoso
sobre la libertad,
admitidamente
en tenida atada.

                (Pausa. Pensamiento volando.)

¿Libertad tenida atada,
comiendo rimas masticadas?

(Pausa. Pensamiento decidiendo.)

No puedo rimar.
Quiero un poema libre
Y rimar no es  libre, ni justo.

Rimar es perfecto, cierto.
Pero no quiero. Quiero
hacer eco hueco
De mis angustias. Mustia
poesía viva y diva
de pasarela. Lela
que se caiga y caiga
cada vez que pisa. Misa
de perdición. Dicción
sagrada que pierde el cura. Usura
a un usurero. Espero
diva, cura, eco. Fleco
de usura para un alma malva
que se desahoga. ¡Para!
               
(Pausa.)

¡Para! ¡Para! ¡Eco! ¡Eco!
Que reverberas, ciegas
Mi cerebro ebrio.

(Pausa.)

¡Para he dicho! ¡Nicho
De ecos malos, caros
Para el alma calma!

¡Para! ¡Para! ¡Eco! ¡Eco!
No más. No sigas. Migas
haces de mi alma. ¡Para!
Que mi alma muere. Quiere
Vivir calmada. Atada
la tienes, eco hueco,
en tu vacío. Abrigo
quitas con tu sonido. Ido
estoy en tu laberinto. Extinto.
Mi juicio, perdido. Nimio.
¡Para! ¡Para, eco hueco!

Deja que escriba un poema
Libre. Libre. Libre.
¡Libre!

(Pausa.)

Sin ruidos de eco.
Para, eco.
No rimes intraverso
Que me confundes
Que no te entiendo
y no me entiendes.
Pues yo soy
lo que dices
eco. Eco. ¡Eco!

¡Para! ¡¿Me oyes?!

                (Pausa intensa y conclusiva.)

Quizá prefiera rimar. Rimar.
Rimar sin eco. Rimar sin eco.
Rimar. Sin eco.

Rayograma de Man Ray

Comentarios

Aplicación para Android

¿Quieres acceder a mis poemas y relatos en tu móvil? ¡Descárgate la aplicación de AnimaeCordis! Pincha en el símbolo para descargarla:



Saldrá "Vista previa no disponible". No importa, descárgalo y ejecuta el archivo desde tu dispositivo Android, ¡y listo!

Entradas populares de este blog

Monólogo autobiográfico

Amor de tormenta