Ir al contenido principal

Batalla de luces y puños

 Batalla de luces y puños 
 Batalla surrealista al estilo "shōnen" con final "shōjo"

DRAMATIS PERSONAE 

La VOLUNTAD y sus
OJOS, con sus linternas de pupilas
El AMOR
El ESTÓMAGO
El PUÑO
Un CHICO y
Una CHICA, con linternas de pupilas

NOTA: El género de los personajes es el de la palabra a la que representan.

ESCENA I

Los OJOS de la voluntad tienen agarrado a ESTÓMAGO por la boca. Dentro del estómago, el PUÑO y la VOLUNTAD pelean visceralmente. AMOR está atrapado en los ojos, cuyas pupilas lanzan intermitentemente haces de luz. 

OJOS. – ¡Mírame! ¡Mírame te he dicho!
ESTÓMAGO. – No tengo ojos para mirar
OJOS. – Quítate el puño, o te lagrimeo vivo.
ESTÓMAGO. – ¡No! ¡Lagrimear, no!... Joder, no puedo quitarlo.
PUÑO. – (Desde dentro del estómago, da un golpe a VOLUNTAD.) Esta cae ...
ESTÓMAGO. – ¡Ah! (Grita constriñéndose.)
OJOS. – ¡Ah! (Se agitan llorando.)

PUÑO y VOLUNTAD siguen luchando. VOLUNTAD intenta levantarse del suelo.

VOLUNTAD. – Me encuentro mal ... ¡Amor! ¡¡Amor!! No me quedan fuerzas, ayúdame.
AMOR. – (Desde los ojos.) No te vayas, por favor. ¡Aguanta!
PUÑO. – Esta cae ...

PUÑO le da un cabezazo en el pecho a VOLUNTAD. Le cuesta respirar tras el golpe. PUÑO la coge de los brazos y la pone contra las paredes del ESTÓMAGO.

ESTÓMAGO. – ¡Ah!
OJOS. – ¡Ah! (Suelta de la boca al estómago. Los lacrimales se inundan.)
AMOR. – ¡Ojos, no lloréis! ¡Que me ahogo!
OJOS. – ¡Nada, Amor! ¡Nada! (Sigue llorando mientras AMOR se ahoga en ellos.)
ESTÓMAGO. – Nada puedo hacer por la Voluntad. Sólo puedo sentir, ojos ... Lo siento.
VOLUNTAD. – ¡Ojos! ¡Llovedme! ¡Ahogadme!
OJOS. – ¡No puedo hacer eso! ¡Amor se caerá!
VOLUNTAD. – ¡Hazlo!
PUÑO. – Esta cae ...

PUÑO golpea a VOLUNTAD contra la pared. VOLUNTAD cae desfallecida.

AMOR. – ¡Me ahogo! ¡Me ahogo!
OJOS. – ¡Estómago ábrete, que te expiro!

OJOS vierten sus lágrimas por la boca del estómago. Este se inunda. El cuerpo de VOLUNTAD queda sumergido. AMOR cae sobre PUÑO, que intenta subir a la superficie. PUÑO se ahoga y desaparece.

AMOR. – (Mientras nada.) ¡Voluntad! ¡Voluntad! ¡No te mueras, que me muero! ¡Que he venido de tus ojos! ¡Mírame!

AMOR se sumerge. Coge el cuerpo de VOLUNTAD. Dentro del agua le hace el boca a boca. A medida que le extrae agua al cadáver de VOLUNTAD, el nivel del fluido desciende.

AMOR. – Fulgura, por favor. Por favor, no te desistas. ¡Por favor! Voluntad, me necesitas, y yo también para vivir, pero yo sin ti no puedo. ¡Voluntad, ámame! ¡Ámame!

Le da un puñetazo en el pecho. El cuerpo de VOLUNTAD se parte en dos. AMOR exclama asustado y mira los dos trozos de VOLUNTAD que están esparcidos por el suelo del estómago.

ESTÓMAGO. – Ya no hay puño, ojos. ¿Ojos?

OJOS están con la mirada perdida. Ya no brillan sus pupilas con haz de luz.

ESTÓMAGO. – ¡Ojos!
OJOS. – ¡Sí! Perdona, ¿qué pasa?
ESTÓMAGO. – Que sigo teniendo a Amor y a Voluntad dentro.
OJOS. – ¿Quién es Amor?
ESTÓMAGO. – ¡Oh! ¡Mierda!

AMOR se viste con las piernas de VOLUNTAD.

OJOS. – ¿Espera, quién has dicho?

AMOR se viste enteramente de VOLUNTAD. Las pupilas brillan de nuevo fulgurando con euforia.

OJOS. – ¡Amor! (Con voz de VOLUNTAD.) ¡Mírame! ¡Yo amo!


En el estómago aparece de nuevo PUÑO. Se acerca terroríficamente a VOLUNTAD.

VOLUNTAD de AMOR. – ¡Mierda! ¿Tiene que aparecer otra vez...?
ESTÓMAGO. – El puño siempre vuelve con el Amor. Necesita de voluntad para ser vencido. Te venció una vez. ¡Ahora conoces a tu enemigo! ¡Ahora eres Voluntad de Amor! ¿Quieres vencerle?
VOLUNTAD de AMOR. – (Aterrorizada.) No...
ESTÓMAGO y OJOS. – ¡¿Qué?!
VOLUNTAD de AMOR. – Tengo miedo...

PUÑO se hace más fuerte.

ESTÓMAGO. – ¡Voluntad, cuidado!
VOLUNTAD de AMOR. – Tengo mucho miedo ...

PUÑO corre violentamente hacia VOLUNTAD.

ESTÓMAGO . – ¡Ojos! ¡Mirad tu voluntad de amor! ¡Miradla, que la perdéis!

OJOS miran a VOLUNTAD. Cuando PUÑO va a asestarle el golpe de gr cia el haz de luz se interpone entre VOLUNTAD y él. El haz atrapa a PUÑO y se deshace su armazón. MIEDO sale disparado en dirección contraria.

VOLUNTAD. – ¡Miedo!
MIEDO. – ¿Por qué ya no me temes?

AMOR baja por una cuerda que sigue el haz de luz. Habla mientras baja.

AMOR. – Amor para vivir o temor para morir. ¿Qué crees que prefiere?
VOLUNTAD. – Mi voluntad es la del amor que llevo dentro. (Coge del hombro a AMOR que ya ha bajado.) El que me hace renacer cada vez que me vences. Sin él no puedo resurgir. ¡Y tú sin Puño, tampoco!
MIEDO. – (Con miedo.) ¡Mierda!

El haz de luz apunta hacia MIEDO. Este se queda flotando en el aire gritando de dolor.

AMOR. – Te amo
VOLUNTAD. – con toda mi voluntad.
OJOS. – Mis ojos
AMOR y VOLUNTAD. – te hacen fulgurar.
TODOS (menos MIEDO) . – ¡Mira nuestra voluntad amar!

MIEDO estalla en chispas moradas y desaparece.

VOLUNTAD. – Amor... Es hora de volver a los ojos.
AMOR. – Sí... Cuídame desde aquí , ¿vale?
VOLUNTAD. – Descuida.

AMOR sube por el haz. De luz. Oscuro.

ESCENA II

Un CHICO aparece en la escena, que está totalmente diáfana. Sólo se lo ve a él. Llora con los ojos cerrados. Entre la sombra fulguran dos haces de luz. Son los ojos de una CHICA que está hablando con el que llora.

CHICA. – (Fríamente.) Yo te quiero. Eres tú quien no lo tiene claro.
CHICO. – (La mira sin abrir los ojos.) ¡Estoy muy confuso! ¡Tengo miedo de mirarte y que mis ojos no brillen!
CHICA. – ¿Quieres que brillen como los míos?
CHICO. – Con todas mis vísceras (Se coge del estómago.) 
CHICA. – (Le da un bofetón.) ¡Pues abre los ojos!

Silencio incómodo. El CHICO se ha dado la vuelta del golpe. Da la espalda al público. Se ve delante de él un brillo. CHICA la mira e ilumina con sus ojos fulgurantes y lo abraza. Llora y la luz se desvía y se potencia con la refracción de las lágrimas, propagándose el brillo de los ojos del CHICO en todas direcciones.

CHICA. – Estoy contigo. En tus ojos ... No tengas más miedo.
CHICO. – No... No lo tengo más.

"Les yeux avides" de Man Ray

Comentarios

  1. Hay partes que no cuentan mucho más allá que desarrollar la idea que ya has contado. Pero está mu guay.

    ResponderEliminar
  2. Es adrede. Especialmente la parte del final. La última escena, aunque cuenta exactamente lo mismo que lo anterior, lo pogo en una perspectiva humana. No es meramente explicativa. Es hacer un "zoom out" respecto de la primera escena. O eso pretendía...

    PD: ¿Es ahí donde dices que desarrollo más la idea sin contar nada más, no?

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Popular Posts

Deseo

Creo que solo te he visto hoy
pero ya te he reconocido
en derramarme por tus ojos.
Te conozco de vivirte antes
con luciérnagas en la garganta.
De funambular acariciando
tu piel con vello de arrozales.
De coserme la lengua con hilo blanco
y que salga todo entre las orejas.

¡Que se partan las puertas y el tiempo!
¡Quiero desearte negra, sucia y dulce!
¡Bañarme en la esfera de un reloj parado!

¡Que se me resquebraja el pecho
y no se parte!
¡Que ver un gorrión sobre tu risa
que ver un lobo sobre tus ansias
que ver tus ojos de aguja en mi cara
o tu cabeza en mi regazo
solivianta la quebrazón de mi pecho!
¡Que no me hables! ¡Que me enajeno!
¡Que es mucha miel en iris, voz y boca!
¡Que se me convierte el pecho
en potable vaso en polvo
de cuyos detellos escapan las luciérnagas!

Te deseo. Me hago feliz pensándote.
Me siento absurdamente vivo.
No me sacia y aun me basta eso.
¡Ay cuando deseo
cómo se me entiernan y encandilan
los ojos del cuerpo!
¡Cómo haces mirar insidioso
en la codicia del afe…

Mis migajas de pan

JORGE.– Dame migas de pan, Amparo AMPARO.– No me quedan. JORGE.– Pero vi cómo le dabas a Jaime, y a Javier, y a Josué. (Pausa.) ¿No me das migajas porque me llamo Jorge? AMPARO.– No. No te doy pan porque eres Jorge. JORGE.– Pero puedo ser otra persona, si quieres. ¿Así me darías migas de pan, por lo menos? AMPARO.– No puedes no ser Jorge. Aunque no te llames Jorge. Eres y serás Jorge, hagas lo que hagas. Si te haces artista y te pones nombre artístico seguirás siendo Jorge. Si te cambias de sexo, serás Jorge con otro nombre. Si te haces monje budista y nadie te llama Jorge allí, seguirás siendo Jorge. Nada cambia quién eres JORGE.– Pero puedo ser otra persona, si quieres. AMPARO.– No puedes. JORGE.– ¿Por qué no? AMPARO.– Porque no quieres… JORGE.– ¡Sí que quiero! AMPARO.–…y yo no te negaría el pan si fueses otro. Pero yo necesito negarte el pan, Jorge. JORGE.– Llámame Elis. AMPARO.– Serás Elis, pero sigues oliendo a Jorge. Te amaba, pero a mí no me engañas. No puedes ponerte máscaras…

Monólogo autobiográfico

Muebles geométricos llenos de vetas de madera, libros, una cama, libros, un ordenador, un cuadro aún no colgado, una pared blanca pintada con cosas ininteligibles, glosolálicas; un peluche guardián con forma de mapache con una estrella colgada al cuello, una orquídea sana, pero sin flores y un chico de pelo largo estudiando a la par inglés y su falta de vida.

YO. Si me hubieses visto hace solo veinte años. Tenía el pelo corto. Me hacían bullying y no hablaba. Llamaba la atención pero no hablaba. Lloraba pero no hablaba. Un par de luces en forma de padres comprensivos y un señor mayor que me acompañó hasta su muerte (mi madre le cuidaba por las mañanas). Siempre pienso en ir a ponerle flores, le quise mucho, pero al final me acuerdo de ir a verle a su tumba dos meses después. Digo "para el año siguiente". Y así, llevo sin ir dos años.

De pronto, una de esas luces brilló más: la curiosidad. De ahí vino el arte y mi identidad. Luego, como vórtice de Hitchcock, ansiedad en forma …