Ir al contenido principal

As de espadas

Miré a la puerta de mi armario que parecía moverse sinuosamente. En él escribí: “Y tú, ¿qué eliges cuando tienes que hacerlo? ¿Lo necesario, lo bueno, lo correcto, lo bello, lo apetecible,…?”. Era una frase que escuché en una película y pretendía que me hiciese plantearme qué me pongo abriese el armario. Me parecía guay, sin más. Curiosamente cuando acepté jugar a ese juego de cartas no me percaté de qué era lo que escogía. No escogía lo necesario. Ni lo bello. No sabía si era lo bueno ni lo correcto, pero era apetecible en aquel momento. Sin embargo ahora mi visión del armario era una superficie de agua viva. Si la visión normalmente estuviese pintada en una cuadrícula perfecta de líneas verticales y horizontales, para mi todas ellas se habían vuelto curvas, oscilantes, parásitas. La vista no me permitía ver, sólo prever. No tardé en caerme al suelo con el tres de espadas en la mano. Me dijo el crupier que si alguna carta acababa en el suelo, perdía el juego. Y perdí. Perdí los ojos.

 Cuando quise darme cuenta estaba gritando de dolor. Elegí gritar. Porque era necesario. El aire frío entraba por mis orificios oculares y el cerebro, literalmente se me secaba. Me entró un dolor de cabeza horrible, parecido al de la resaca, pero cien veces más intenso. Mientras, lloraba sangre. Unos brazos vigorosos me pusieron totalmente de pie. La voz del crupier me susurró que ofreciese las manos, junto con el naipe. Yo las puse. Porque era lo correcto.

En ellas me puso unos ojos. Era evidente por el bulto del cristalino y por la textura gelatinosa. Sonó un silbido metálico y un resbalón de barrido. Era yo cayendo de nuevo al suelo. Sobre las manos, aún extendidas, me puso pies. No me di cuenta de que me los había cortado hasta que caí de espaldas al suelo por con mis tobillos sangrantes. Me di con la cabeza en el suelo. Aquello que me susurró me cortó luego las manos. Dejé de sentir el tres de espadas.

No podía moverme y la sangre me fluía a borbotones, y mi calor corporal con ella. El dolor de cabeza parecía amainar. Unos pasos que sonaban a parqué viejo se alejaron. Luego regresaron los pasos y un grito de mujer que me pareció reconocer. Recuerdo que de pronto sentí un fuerte olor a sexo. La voz que me puso los ojos en las manos me puso ahora un clítoris en la boca. Lamí inconscientemente. Me asusté de mí mismo. Reconocí el sabor.

– ¡Suéltame! –gritó una voz femenina.
– Hoy no –replicó la voz.

Yo volví a lamer. Volví a asustarme. Me excité.

– Tú eliges, bella. O él o tú.

Sonó un silbido metálico. Ya no tenía pene. Lo sentí. Dejé de lamer y grité sin elegirlo. El calor de mi grito caliente excitó a la mujer. De pronto noté sobre mi lengua abierta una humedad peculiarmente hormonada proveniente de su sexo. Ella gritaba. Yo lloraba.

– ¿Os gusta?
– ¡Carl! Lo siento. De veras. No puedo evitarlo, y no lo entiendo…
– Tranquila, Alina. A mí también me pasa…
– Con que os gusta, ¿eh? ¡Os gusta el sexo y la sangre juntos!

Al poco tiempo dejé de sentir dolor. Había perdido mucho calor corporal.

– ¿Alina? ¿Dónde estás?
– ¡Sigo encima de ti!
– No te siento…
– ¡Lámela, Carl! ¡Lámela!

No pude hacerlo.

– ¡Para! ¡Para! –gritó ella.
– ¡Alina! ¿Qué hace?
– Hago tu trabajo, Carl.
– ¡Ah! ¡Para! – ¡Alina!
– Deliciosa está tu mujer, Carl.
– ¡Hijo de puta!
– ¡Honrosamente! ¡Ella me enseñó a lamer!

Durante unos instantes sólo se le escuchaba a Alina sollozar. Yo no sentía nada más que mi cuerpo agitarse violentamente.

– Y bien, ¿quién prefieres que muera, Alina?

Se oyó un forcejeo y Alina dejó de sollozar.

– ¡Vaya! Tu mujer era una as, Carl. Nadie antes había conseguido quitarme la katana.

Alina eligió lo bueno.

– Y bien. ¿Qué hago contigo? ¿Espero a que te mueras o te corto la cabeza con un serrucho? Lo segundo es más rápido, y aunque parezca desagradable, es menos doloroso.

Yo elegí lo bello.

Mi verdugo prefirió lo apetecible.

"Lee Miller (neck)" de Man Ray

Comentarios

Popular Posts

La Brújula del Viajero

Creí haber perdido
tu sonrisa en el camino.
La tuve que buscar
sumido en mi pesar.
Ese fue mi destino.

Al principio no sabía
que sin ella seguía
empecé a preguntarme
y más tarde asustarme
¡¿Su fin llegaría?!

Era, solo una sonrisa
una simple premisa
de antes del viaje
más brújula en el paraje
y su expresión, misa.

Me veía perdido
sin ojos y sin oidos:
colega de "Soledad"
hijo de "Temeridad"
pasto del "Frío".

Esto se hacía largo
y mero, sin embargo
repase la situación
y obtuve la razón
me di cuenta de algo...

Me la había dejado
en mi mesa, al lado
de muchos papeles
y decían "No te la lleves
la perderás, y en vano"

Así que, decidí seguir
sin la sonrisa partir,
siguiendo mi camino,
disfrutando el camino
con ganas de vivir.

Llegué a la altitud.
Me faltaba aptitud
"Necesito ayuda.
Algo que acuda.
Un rayo de luz".

Perseveré y llegué
en la roca me senté...
"No siento nada.
¿Cada pie y pisada
para qué las tomé?"

Nada me llenaba.
Algo …

El Loco y el Banquero

Es muy interesante
ver como tienes delante
cosas buenas y malas.
¿Qué mejor imaginabas,
reanimar o matarte?

Pongamos una historia:
Cojamos la memoria
de un corrupto banquero
rico y no falto de dinero
rebosante de euforia.

Este falso banquero
repito con mucho dinero
roba a todos su clientes
chantajeando sus mentes
sin crear mal aguëro.

Entonces un día
(quién lo imaginaría)
un "loco" lo asalta y ata,
lo apuñala y lo mata.
Bonita historia yo diría.

Vuelvo a preguntar:
¿Qué me ibas a contestar
si no hubieras leido esto?
Leyendo este sabio texto,
¿a qué personaje culpar?

Era de imaginar
¿Es difícil contestar?
Unos dirán el banquero
otros el loco, sin dinero
Pero vamos a analizar...

Saliendo del tema
y llegando al poema
¿Quién tendría la maldad
y quién la bondad?
Es un profundo dilema.

Ahora a la vida real
¿No crees según la sociedad,
lo que nos enseñan y amamos
nunca nadie tengamos
la misma realidad?

¿Es decir: todo está mal o bien?
¿Todo lo que vemos bien está bien?
¿Todo lo que…

Nuestro Viaje

El viaje de mis sueños
un lugar en el que ver
la verdad de que el mar es
un reflejo del cielo.

Una sombra caida
de un amanecer desolado
que despertando a tu lado
parece dar vida.

Eres tu la razón
de todo mi mundo
de que todo junto
me llegue al corazón.

No es deseo mi intención
simplemente es esa mirada
sincerca, sencilla y clara
la que me llega al corazón.

Es solo una simple fase:
puede un dia acabar
y otra puede empezar
mas no morir sin que pase.

La vida hace cicatrices
mas ellas pueden tener
lo esencial  para aprender
a saber lo que dices.

La clave es disfrutar
hacerse sabio, divertirse
tontear, de gala vestirse
como si fuera el final

Pues después no hay más
es realmente en la vida
la que elige tu ida
y lo que te va a quedar

Tu puedes hacer de la hiel
un brebaje mortal,
una cura vital...
o hacerla dulce miel.

Eres tu, la vida
la que da fuerzas para caer
y das premio a la merced
que levantarse consiga.

Tercer Tributo...Tributo a LA VIDA