Tu Voz

Tu voz me acaricia
cuando tus manos no pueden.
Y ahí estás, mirando algo inerte;
algo que debería ser yo,
pero no es más que luz
y ventanas graficosas
que me miran. Y me ves.
Y yo
a través de otro algo inerte
que no es más que luz
y ventanas graficosas
que te miran. Te veo.
Y tú
acariciándome con la voz,
en vez de con tus manos
que no pueden acariciar
a algo inerte, que no soy yo
y no pueden consolarme.
Pero tu voz sí puede.


Comentarios

Aplicación para Android

¿Quieres acceder a mis poemas y relatos en tu móvil? ¡Descárgate la aplicación de AnimaeCordis! Pincha en el símbolo para descargarla:



Saldrá "Vista previa no disponible". No importa, descárgalo y ejecuta el archivo desde tu dispositivo Android, ¡y listo!

Entradas populares de este blog

Monólogo autobiográfico

Amor de tormenta