Ir al contenido principal

El Muñeco de Trapo

Había pasado  todo tipo de trampas, máquinas que me pisaban y que me llevaban de una cinta a otra, pero eso me iba construyendo día tras día que pasaba, junto con muchos compañeros míos.
Pasó un tiempo, y al ver que mis amigos seguían cintas distintas a la mía, lo tuve claro; tenía un sueño: ser el mejor muñeco de trapo del mundo. ¡Sí, ese era mi sueño! Pero de pronto, caí en una cesta llena de muñecos como yo, e iban cayendo más sobre mí.

Estuve oculto un tiempo, hasta que unas perversas manos nos desparramaron a todos por una mesa enorme. Y un montón de manos, también enormes, nos cogían. Estaban tirando a mis amigos a un contenedor gigante. En él ponía “Basura”. Imagino que será la empresa que nos distribuye. A los que quedamos, sin embargo, nos llevaron a un sitio en el que nos encerraban en una especie de envoltorio transparente que se ajustaba a nuestra forma. Tuve miedo…

El viaje fue aterrador, me sentí muy solo, pero al fin llegué. Abrieron una puerta enorme, me sacaron de donde estaba y me pusieron en lo que parecía ser una estantería gigante con un  montón de juguetes como yo. 

Entonces un niño me vio. Sonreía y me gustaba. Me miraba. Luego pasó a mirar a los otros juguetes. Así niño tras niño. A muchos de mis amigos se los llevaron; habían cumplido su sueño. 

Finalmente, como era mi destino, acabé en manos de un niño, bajito de ojos y pelo castaño con un vaquero y una chaqueta de chándal. Parecía que tenía 8 años. Llegamos a un sitio enorme, sin metal, ni agujas, ni nada de lo que había visto antes. Entonces me sacó de mi prisión, me cogió y empezó a reír. Me cogía de los brazos, me hacía volar, me convertía en acróbata, hasta el punto de que, años después, una niña muy grande le regañaba por no estar haciendo algo a lo que llamaban “deberes”.

Tiempo después, vino alguien nuevo a aquel sitio donde llevaba tantos años. Era algo con una especie de cuerda con pelos que se movía. Como si tuviese vida propia. Tenía un hocico largo, y una boca enorme por la que sacaba la lengua. Sus ojos de colores distintos miraban a mi dueño. No sabía lo que era, pero sé que no era un niño, pues ellos no andan a cuatro piernas, ni tienen las uñas tan puntiagudas.

Entonces el niño, que ya no parecía un niño, empezó a jugar siempre con el cuadrúpedo. A mí me dejó de lado. Hasta que un día ese monstruo saca-lenguas me cogió y me mordió el cuerpo entero. ¡Podría haberme devorado! Mi dueño y el monstruo empezaron a zarandearme y a lanzarme. Ya no era nada para aquel niño que ya no era un niño. Me desgarraron la tela.

Pasaron años, y el monstruo saca-lenguas, se quedó un día sin moverse en el suelo. Se lo llevaron y no le volví a ver nunca más. Cuando mi dueño y la niña grande volvieron de no sé dónde. Él no sonreía. Entonces me cogió y me abrazó. Me empezó a caer un líquido extraño de los ojos que oscurecía mi tela y la ablandaba. Después de haber empapado toda mi tela dijo: “estoy atrapado”. “¡Pues anda que yo!” le contesté. Luego me di cuenta de que no me escuchaba.

Más de tres décadas después hacía más de dos que no veía a mi dueño, hasta ese día. La niña grande, tenía la cara arrugadísima y vino a mí muy despacio. Me cogió y me sacó de aquel sitio, donde había estado tantos años. No entendía ese interés.

Acabé en una habitación blanca. Entonces vi al niño que ya no era niño, que ya era un niño grande, rodeado de una niña grande sin la cara arrugada, y dos niños que sí eran niños. Mi dueño y la niña grande llevaban un aro cada un dedo de una mano. Yo estaba entre los brazos de mi dueño, de nuevo. Esta vez no hablaba. Tenía un pijama a rayas extraño, con un número de cinco cifras en un lado. Mi dueño estaba lleno de cicatrices, como los deshilaches que tengo yo.

De pronto, todos empezaron a dejar caer por su cara ese líquido húmedo y extraño que me ablandaba la tela. Entonces una niña que sí era niña me cogió y pude ver que todo el mundo miraba a una línea roja en una pantalla. Sonó un pitido.

Deduje que ahora esa niña era mi nuevo dueño. Pasaron años de nuevo, pero no tantos. Nunca jugamos juntos. Un día vi a la niña grande del aro en el dedo. Me cogió, me dibujó una línea roja con un lápiz. Esta vez no sonó ningún pitido. Luego me prendió fuego. 

Dejé de estar atrapado.

Comentarios

Popular Posts

Para la gente a la que beses

Hay gente  que necesitas besar  muchas veces  porque el fin de un beso es  siempre  el principio de otro  que aún no ha venido. Hay gente que necesitas besar  muchas veces porque cada beso es siempre como estar en casa y ser querido. Hay gente que la besas y no vuelve (pocas veces). Pero dentro de ti es siempre un recuerdo vívido de haber vivido. Hay gente que la besas y no vuelve muchas veces y duele ver, porque es siempre ver al otro yendo a otros caminos. Hay gente  que la besas, te arrepientes y así siempre, muchas, o una sola vez. Siempre, y aunque no después, besar se quiso. Hay gente que la besas y no vuelve para siempre porque el mismo tiempo es siempre quien os ha llevado  hacia el olvido. Hay gente  que la besas y sí vuelve muchas veces, y despierta algo que es siempre algo que aun dormido era cariño. Hay gente que no besas y sí vuelve muchas veces, y se queda porque es siempre amor, aun siendo otro que el del inicio. Hay gente que la besas y sí vuelve. Pero, a veces. Y lo in

Nuestro Viaje

El viaje de mis sueños un lugar en el que ver la verdad de que el mar es un reflejo del cielo. Una sombra caida de un amanecer desolado que despertando a tu lado parece dar vida. Eres tu la razón de todo mi mundo de que todo junto me llegue al corazón. No es deseo mi intención simplemente es esa mirada sincerca, sencilla y clara la que me llega al corazón. Es solo una simple fase: puede un dia acabar y otra puede empezar mas no morir sin que pase. La vida hace cicatrices mas ellas pueden tener lo esencial  para aprender a saber lo que dices. La clave es disfrutar hacerse sabio, divertirse tontear, de gala vestirse como si fuera el final Pues después no hay más es realmente en la vida la que elige tu ida y lo que te va a quedar Tu puedes hacer de la hiel un brebaje mortal, una cura vital... o hacerla dulce miel. Eres tu, la vida la que da fuerzas para caer y das premio a la merced que levantarse consiga. Tercer Tributo...Tributo a LA VID

Valiente

Lo soy porque doy  significados raros a mis besos, porque amo raro y abrazo raro pero bello. Y algo ves en mí que te libera. Algo de esa extrañeza. Y te asombra tu comodidad, la facilidad, y mi franqueza. Y por eso me dices valiente. Me llamas valiente. Me lo llamas con ojos valerosos y me miras contagiada de esa valentía y con ganas de cambiar su propia vida. Me lo llamas con ojos hambrientos de lo que se supone que yo sé y no sabes; de lo que se supone que yo tengo y deseases. Me lo llamas con ojos fulgurantes por una chispa que doy para que tu alma te abrase y me quedo impregnado en tu piel y en toda nueva mente a la que saltes y en todas las demás pieles que toques y en todos los corazones que ames y es porque vuelvo tu alma un fénix y al renacer se hace brillante. Pero también me lo llamas con ojos vidriosos cuando esa valentía se extingue y anhelas anhelarla de nuevo. Pero ya tienes un secreto: te han surgido peros porque descubres que ser libre en verdad, te da miedo. Aún me lo