Soneto a Andando Muerto

Frenesíes de carne y hueso
cadenas invisibles de dolor ajeno.
Tumbas con almizcle, hedor sereno
Grava mortal de cuerpo espeso.

Freno el tumulto de humo negro
Siento el derecho de vivir muerto
con el abdomen y pecho abiertos
por dagas sangranes y escudos férreos.

Tengo conciencia y hablo a los míos.
Hablo de comer, de matar, de todo.
Hablo del buen vivir en el frío.

Como cabezas. ¡Gran canivalada!
Aún queda un niño vivo en el lodo,
que de zombies es comida preciada.


 

Comentarios

Aplicación para Android

¿Quieres acceder a mis poemas y relatos en tu móvil? ¡Descárgate la aplicación de AnimaeCordis! Pincha en el símbolo para descargarla:



Saldrá "Vista previa no disponible". No importa, descárgalo y ejecuta el archivo desde tu dispositivo Android, ¡y listo!

Entradas populares de este blog

Monólogo autobiográfico

Amor de tormenta