El Astronauta (III) - "La Carta"

Empezamos a leer lo que ponía en aquel pequeño papel:

<<Hola, lector. Espero que del mundo que tú vengas todo sea feliz. Si estás leyendo esto es porque tienes un alma. Las almas son pequeños cometas que dan una oportunidad a quien tenga algo que vivir. Cuando encuentras tu destino, tu alma gemela, el destino vuelve a su cauce, teniendo vida.>>

Ves lo que te decía -dijo Lucía de repente-.
Me limité a mirarla a los ojos mientras seguía leyéndome.

<<No se quién eres, ni qué pretendes, ni qué haces aquí. Ni siquiera sé si esto lo leerá alguien algún día. Sólo quiero que no te equivoques como hemos hecho nosotros a lo largo de la historia. Siempre hemos querido mejorar desde distintos puntos de vista y hemos acabado luchando y peleándonos entre nosotros, por conseguir un ideal, una forma de vida. Esto era una arma de doble filo, puesto que era capaz de mover hasta una montaña, pero también fue capaz de destruir un planeta. A esto lo llamamos "amor". Un poder capaz de mover cualquier cosa y capaz de destruirla. Sólo te pido, seas quien seas, que no uses esa arma para otra cosa que no sea amar. No sé si sabrás qué es eso. Ni si quiera en mi época y en mi avanzada edad, queda mucho de esto, ni yo tampoco sé explicarlo... Quizá algún día sepas lo que esto significa. A lo mejor tienes más suerte que yo. Yo amé a una mujer, amé a mi familia, a mis amigos, pero nunca supe emplearlo para parar la Guerra del Fin. Ese cometa que llevas a cuestas, no es solo una cuenta pendiente, es el residuo de esa guerra, que se les dio a los supervivientes. Aprende a vivir sin tapujos. Vive por vivir. No vivas por lo que pueda ser el día de mañana, ni por tu pasado. Vive, ese es tu destino. No lo cambies nunca.

Fdo.: Zerenio>>

Comentarios

Aplicación para Android

¿Quieres acceder a mis poemas y relatos en tu móvil? ¡Descárgate la aplicación de AnimaeCordis! Pincha en el símbolo para descargarla:



Saldrá "Vista previa no disponible". No importa, descárgalo y ejecuta el archivo desde tu dispositivo Android, ¡y listo!

Entradas populares de este blog

Monólogo autobiográfico

Amor de tormenta