Ir al contenido principal

Mi Tesis

Un día en clase de religión, dando los tipos de personas según su creencia, en base al sentido de la vida (indiferentes, ateos,...etc) descubrí que, a pesar de que yo creyese que era ateo, no lo era. De hecho yo no sería definible en ninguna categoría.

¿Cómo es esto? No me lo podía explicar. El caso es que tenía una creencia propia, que eso me quitaría de ser ateo, pero, era una creencia demostrable científicamente. Para que pudiese definirme la dije en qué creía, y así pudiese clasificarme.

No creo que hayáis oído hablar sobre la "Teoría de Mapas", es poco conocida, pero, sin embargo, si os sonará este proverbio: "Que una mariposa aletee en un lado de la tierra para que en el otro se forme un huracán". La cosa, va por ahí.

Es tremendamente sencillo. Tan sencillo como que todo está conectado y todo sigue un patrón concreto.

A eso mi profesora, inteligentemente me respondía "Entonces, ¿Existe el destino? o mucho más importante, ¿existe la libertad?"

Yo la respondía que efectivamente, pero no del todo. Si bien es cierto que todo está conectado, la gracia de este asunto es que hay miles de posibilidades para cada suceso.
Nosotros formamos parte de la naturaleza y, aunque la naturaleza es infinita pero no perfecta, es imperfecta por los patrones que va creando, que la van cerrando las posibilidades. Por ejemplo, un organismo sencillo, podrá hacer menos cosas, pero será capaz de sobrevivir a más ambientes porque también necesitará menos. Hay casos de organismos que sobreviven en ácidos corrosivos.

Del mismo modo, todo está conectado, pues si pegas una patada a un balón y este da a la pared, la desgastará mínimamente, y el sedimento del desgaste se lo llevará el viento, con otra función. Obviamente, antes de la patada y después del viento, hay algo detrás.

Volviendo al tema de la libertad, no existe, porque estamos limitados por nosotros mismos. Sí, es cierto que somos capaces de decidir, pensar, actuar en consecuencia, pero eso no significa que seamos libres totalmente, pues todo ello forma parte del patrón.

Mi profesora de religión me preguntó entonces: "¿Si no somos libres, ni podemos pensar por nosotros mismos realmente, qué nos diferencia de cualquier otra especie, animal, por ejemplo?"

Es muy sencillo: la evolución. Un chimpancé no es humano, pero me viene genial para la explicación. Parecerá un tópico lo que viene ahora, pero no lo es. Comprobado está que esa especia animal, es capaz de tomar decisiones a un nivel muy básico, como nosotros, y de incluso sentir emociones primitivas.

Por tanto, saco a conclusión sobre esto, que evolutivamente, al igual que una bacteria acabó siendo un pez y un chimpancé, un ser humano, las emociones y la capacidad lógica son producto de ello. Y para ser más claros, el ser humano llevaría en la tierra, si la vida de la tierra fuera un día, 16 segundos, y hay vida, casi desde el mediodía, es decir, que el avance será mayor con el paso del tiempo y para las especies que vengan después quizá seamos un experimento, como lo son para nosotros otras especies (si cuidamos nuestra existencia y nuestro planeta, claro).

Recordando un punto anterior, me demandó otra pregunta: "Tal como dices, no habría libertad, ¿por qué dices entonces que <<no del todo>>?"

Muy sencillo, porque no cuadra que todo esté escrito y que el tiempo sea infinito por ambos lados (pasado y futuro), ¿verdad? Realmente solo vivimos el presente. La memoria y la lógica son los que hacen que existan el pasado y el futuro. En ese caso el tiempo no existe, pero sí ocurren los sucesos.

-"¿Cómo es esto posible? ¿Si no hubiera tiempo, como puede haber sucesos? ¿Estaríamos parados, no?"

No, eso sería que el tiempo no avanzase, pero al no haber tiempo, todo puede seguir su cauce. Para esto realmente habría que saber el origen de todo, pero, a nivel local (el presente) decimos que tenemos libertad por otra razón muy distinta.

Tal por lo que he dicho, todo está escrito, pero el hecho de que el "tiempo" no tenga fin por que no existe, hace que no exista el destino. Eso significa que, a pesar de no tener libertad real, porque no existe, si quiera en la naturaleza, podamos controlar en mayor o menor medida ese patrón, y no es que se controle, es que, evolutivamente, al tener mayor conciencia de la realidad, podemos hasta predecir ciertas cosas. Eso es ni más ni menos que nos estamos acercando al origen de ese patrón que hace que todo vaya de una manera, como dice el dicho "si algo tiene que pasar, pasará". Simplemente estamos tan cerca de esa franja del "tiempo" que ya no nos parece que siga un patrón, si no que es dominable, pues podemos percibirlo.

Mi profesora, admitiendo que eran buenas conclusiones y sin capacidad de respuesta, se fue con una sonrisa, pero yo seguí sin saber si era ateo, o que narices era.

En fin, volveré a mi casa a hacer una vida normal, por una vez...

Comentarios

Popular Posts

Deseo

Creo que solo te he visto hoy
pero ya te he reconocido
en derramarme por tus ojos.
Te conozco de vivirte antes
con luciérnagas en la garganta.
De funambular acariciando
tu piel con vello de arrozales.
De coserme la lengua con hilo blanco
y que salga todo entre las orejas.

¡Que se partan las puertas y el tiempo!
¡Quiero desearte negra, sucia y dulce!
¡Bañarme en la esfera de un reloj parado!

¡Que se me resquebraja el pecho
y no se parte!
¡Que ver un gorrión sobre tu risa
que ver un lobo sobre tus ansias
que ver tus ojos de aguja en mi cara
o tu cabeza en mi regazo
solivianta la quebrazón de mi pecho!
¡Que no me hables! ¡Que me enajeno!
¡Que es mucha miel en iris, voz y boca!
¡Que se me convierte el pecho
en potable vaso en polvo
de cuyos detellos escapan las luciérnagas!

Te deseo. Me hago feliz pensándote.
Me siento absurdamente vivo.
No me sacia y aun me basta eso.
¡Ay cuando deseo
cómo se me entiernan y encandilan
los ojos del cuerpo!
¡Cómo haces mirar insidioso
en la codicia del afe…

Mis migajas de pan

JORGE.– Dame migas de pan, Amparo AMPARO.– No me quedan. JORGE.– Pero vi cómo le dabas a Jaime, y a Javier, y a Josué. (Pausa.) ¿No me das migajas porque me llamo Jorge? AMPARO.– No. No te doy pan porque eres Jorge. JORGE.– Pero puedo ser otra persona, si quieres. ¿Así me darías migas de pan, por lo menos? AMPARO.– No puedes no ser Jorge. Aunque no te llames Jorge. Eres y serás Jorge, hagas lo que hagas. Si te haces artista y te pones nombre artístico seguirás siendo Jorge. Si te cambias de sexo, serás Jorge con otro nombre. Si te haces monje budista y nadie te llama Jorge allí, seguirás siendo Jorge. Nada cambia quién eres JORGE.– Pero puedo ser otra persona, si quieres. AMPARO.– No puedes. JORGE.– ¿Por qué no? AMPARO.– Porque no quieres… JORGE.– ¡Sí que quiero! AMPARO.–…y yo no te negaría el pan si fueses otro. Pero yo necesito negarte el pan, Jorge. JORGE.– Llámame Elis. AMPARO.– Serás Elis, pero sigues oliendo a Jorge. Te amaba, pero a mí no me engañas. No puedes ponerte máscaras…

Entre Sorora y el miedo (distopía posfeminista)

Entre Sorora y el miedo distopía posfeminista
Dramatis personae:
ADUANERA de Sorora TRANSEXUAL HOMBRE 1 HOMBRE 2 ENCAPUCHADE
HOMBRE BESADO Coro de las personas en la COLA Voz del MEGÁFONO
CUADRO ÚNICO
Entrada en el país de Sorora. Varias colas en la aduana cercana a una zona residencial de fuera de Sorara. En una de las colas una ADUANERA que se parece mucho a Andrea Dworkin. Llega une persone TRANSEXUAL. En la zona residencial cercana a la aduana, maleantes e inocentes urden sus planes. Algunos ponen tenderetes con comida asada y la venden a los que tienen esperanza de entrar en Sorora. Otros trafican con drogas. A veces se oyen gritos desde los edificios. ADUANERA. – Papeles. TRANSEXUAL. – (los da) ADUANERA. – Mujer transexual. Menos mal que me lo ha dicho, porque si no, no te hubiese reconocido. Perdona el misgendering. Vale… Lesbiana. Sin violaciones. Vale. Tienes algún privilegio, pero es aceptable. Sin mucho dinero. Pasa. Aun así, es mi deber recordarte que nuestro propósito no es d…