Ir al contenido principal

مرأةٌ جميلةٌ من القرافة

La bella mujer de Al'qarafa (La ciudad de los muertos)


Ella tenía ojos tiernos,
cara demacrada por el tiempo,
y aún belleza:
perdida y muy visible.
En sus gestos una juventud envidiable
una voz megafónica
casi terrorífica por su fuerza.

Nos invita a un té dulce. Conversamos rodeados de arena y lápidas.
No entendemos el idioma
así que la entendemos a ella:

cuanto más la miras
más joven es:
menos arrugas
y más claros sus ojos
menos escorbuto
y más profunda su sonrisa;

gestos de complicidad masculina:
(choca la mano,
coge mentones,
mano en rodilla...).

Largas conversaciones sin lingua franca
sobre matrimonio y familia,
sobre salud que falta,
sobre cosas que no se sabré nunca,
y cuando dice "!الحمدالله"
para decir que ya está sana
y se besa tres veces
y levanta la mano al cielo
y sonriendo a un Dios que no entiendo
agradece su dicha
no puedo evitar callar y emocionarme
y que el té sepa más dulce.

¡Si es que era joven!
¡Vieja, pero joven!
¡Demacrada, pero joven!
¡Entre muertos, pero joven!
¡Arrugadamente joven!
Y no me quito de la cabeza

esos ojos tiernos sin nombre.

Esa bella mujer

 de ©Shathu Entayla

Comentarios

Popular Posts

Hebrón (de Palestina)

Entre tus coágulos inesperados, Entre tus alambradas que, sin avisar, reptan por tus paredes y tus calles emanando un hedor a claustrofobia inevitable; hedor catalizado por aguas fecales vertidas por prometidos a una tierra sobre la paz de tus zocos,
ahí, el azul y el blanco se mezclan con verde, rojo y negro y todos ellos buscan su supremacía colapsando esa fluidez plástica que debería caracterizar a los colores y a las fronteras.
Pero entre tus calles hay sonrisas árabes astucia comercial que intimida que admira, calurosa generosidad y bienvenida. Vida que se quiere normal.
Una atmósfera de música y gritos apelativos frente al silencio de tu lado fantasma en el que solo recuerdos palestinos descansan; una atmósfera viva con fronteras que cortan, o peor, que habitan las calles; una atmósfera de paz que convive e ignora conveniente y humanamente la guerra que le acecha como una serpiente azul reptando sobre aguas blancas -aunque nunca transparentes- bajo una noche clara y una est…

El Mar Rojo

Aguas de todas partes contienes. Cuatro naciones te pueblan con distintas banderas y morales. Entre la rojez propia de la guerra tu rojez es literaria y unifica; tus corales y medusas sin tentáculos, tus espinas traicionares en la arena,  tus playas levantando las faldas del Sinaí y por el otro lado amurallando Arabia todo tú  eres paz. Una paz inhóspita. Despoblada. Agresiva.
Estás rodeado de desierto. Y tu desierto solo lo habitan comercios cerrados, pueblos pequeños y turistas cegados por la estrella de un rey. Tus aguas son verdes, moradas y azules desde la orilla. Supongo que al mezclar esos colores el alma se enrojece y de ahí tu nombre… o porque quemas con el desierto que te sitia o porque tus atardeceres sinaíes son rojos o porque las montañas que te cercan son granas (¡vaya a saber Moisés!) lo cierto es que llevas en tus golfos el rojo en sus dos caras: el del amor y el de la guerra; y en tu desierto, ambos se juntan (¡الحمد لله)
y se vuelven agua y arena.

Ovillejo del poliamor

¿Qué es si no es competición?
Compersión.
Pues compartir sin dolor
es amor,
¡y este la más vitalicia
si es Karicia!

No son fáciles delicias
amar y serlo a mil vías
pero dí, ¿tú no querrías
compersión, amor, karicias?

de ©Shathu Entayla
Dedicado a mis actuales parejas cuyos nombres juntos forman la palabra Karicia