Ir al contenido principal

Hebrón (de Palestina)

Entre tus coágulos inesperados,
Entre tus alambradas que, sin avisar,
reptan por tus paredes y tus calles
emanando un hedor a claustrofobia inevitable;
hedor catalizado por aguas fecales
vertidas por prometidos a una tierra
sobre la paz de tus zocos,

ahí,
el azul y el blanco
se mezclan con verde, rojo y negro
y todos ellos buscan su supremacía
colapsando esa fluidez plástica
que debería caracterizar a los colores
y a las fronteras.

Pero entre tus calles hay sonrisas árabes
astucia comercial que intimida
que admira,
calurosa generosidad y bienvenida.
Vida que se quiere normal.

Una atmósfera de música y gritos apelativos
frente al silencio de tu lado fantasma
en el que solo recuerdos palestinos descansan;
una atmósfera viva
con fronteras que cortan,
o peor, que habitan
las calles;
una atmósfera de paz
que convive e ignora conveniente y humanamente
la guerra que le acecha
como una serpiente azul
reptando sobre aguas blancas
-aunque nunca transparentes-
bajo una noche clara
y una estrella
que ilumina a esa sibilina ignorancia.

نت جميلة جدا يا خليل...

أنت جميلة جدا يا فلسطين...

Un muro dividiendo una calle en Hebrón. Separando Palestina de la Serpiente.
 de ©Shathu Entayla

Comentarios

Popular Posts

Nuestro Viaje

El viaje de mis sueños
un lugar en el que ver
la verdad de que el mar es
un reflejo del cielo.

Una sombra caida
de un amanecer desolado
que despertando a tu lado
parece dar vida.

Eres tu la razón
de todo mi mundo
de que todo junto
me llegue al corazón.

No es deseo mi intención
simplemente es esa mirada
sincerca, sencilla y clara
la que me llega al corazón.

Es solo una simple fase:
puede un dia acabar
y otra puede empezar
mas no morir sin que pase.

La vida hace cicatrices
mas ellas pueden tener
lo esencial  para aprender
a saber lo que dices.

La clave es disfrutar
hacerse sabio, divertirse
tontear, de gala vestirse
como si fuera el final

Pues después no hay más
es realmente en la vida
la que elige tu ida
y lo que te va a quedar

Tu puedes hacer de la hiel
un brebaje mortal,
una cura vital...
o hacerla dulce miel.

Eres tu, la vida
la que da fuerzas para caer
y das premio a la merced
que levantarse consiga.

Tercer Tributo...Tributo a LA VIDA

Regalo de El Invisible (El Sonido de la Euforia)

Es increíble
como aquel sonido
extrañamente ha ido
de forma inaudible.

Es el campamento
de vivencias nuevas,
de viejas estelas,
de sueños perfectos.

Ha sido un lugar
perfecto para sentir
extraño para vivir
y difícil de olvidar.

Todos recordaremos.
Aquellos buenos momentos
estarán en el campamento;
mientras, seguiremos.

Ese sonido será el legado
y es lo que debes recordar:
que siempre disfrutarás
cual sea tu pasado.

Aquel sonido inaudible
siempre irá bien
ahora, descubre quién
es tu amigo invisible.


Este poema es un regalo de Amigo Invisible en el Campamento de Cine en Extremadura de 2010. Es Un claro ejemplo de lo que vivíMOS interiormente en ese campamento.

El Destinatario del Regalo, que tiene este poema en mano es...Ana Alvalat.

Este poema, también está dedicado a todos los que sufrieron El Tapón y los que estuvieron en el campamento...

La Luz de la Muerte

Estaba asustado,
estaba acorralado
al lado de mi amiga.
En el vacío me veía
de este acantilado.

Los matones la cogieron
y estos caer me vieron.
(Ella también lo vió)
Entonces usé mi don:
iluminado salté del agujero.

Un haz de luz me cubría.
En el aire me mantenía
viendo la expectación
del osado matón
que sostenía a mi amiga.

Rápidamente la cogí
y muy lejos me fui
con ella iba corriendo
por el nefasto sendo
que me llevaría al fin.

De frente les encontramos.
La dije "Atrás, vamos".
El acantilado del río
adornado por un navío
nos tenía atrapados.

No teníamos qué hacer
"Iluminarme no podré.
Perderé mi vida
aunque la suya siga.
Lo haré la salvaré".

La agarré de la mano
y caímos en picado.
La dí un fuerte abrazo
la cogí de los brazos.
Mi vida ha terminado.

Antes de perecer
hacia arriba la lancé
y conseguí frenar
su gran caïda mortal.
Pero, no la veré...

El Segundo Tributo: Al SACRIFICIO
(inspirado en la canción de Muse "Bliss")