Ir al contenido principal

Efecto Doppler

La ciudad es un universo:
toda partícula tarda millones de años en moverse.
A veces voy a verte (a ti y a ti y a ti)
y tardo más en llegar a ti
que en despedirme.

A veces las partículas se concentran
pero otras,
como en el universo cuando te alejas,
todo está lejos.
Un abrazo no llega en siglos,
a veces las distancias disuelven los lazos
y la exulansis desata la soledad.

Quiero un botón de parar
de reiniciar
de regresar al punto en que se tuercen las cosas.
(En el que se torcieron todas.)
A veces daría lo que me queda de vida
por arreglar todo lo que no pude
aunque mi vida entera resultasen 18 años
serían 18 años perfectos.
Yo, que nunca me arrepentí,
hoy, de todo me arrepiento.

Así me vuelvo viejo.
Siento que la muerte me acaricia la cabeza
como una de las lloronas
que puso sobre el muerto divino
la manta sagrada.
¿Qué importaría que hubiese o no
un espíritu santo
si no sintiese ya las caricias
ni esas lágrimas,
ni el tacto de esa manta?

Cuando voy a un aeropuerto siento esperanza
siento los aeropuertos como botones de reset:
algo nuevo traen con ellos
y me hacen ilusión esas formas de nubes
y cristales de hielo
que sobrevuelan la muerte del avión
que sería la tierra.

La muerte del avión es la tierra
por eso vuela alto.
Si flaquea, se desvanece y se estrella.

Me siento abandonado de la vida.
Nadie me pregunta qué tal de corazón,
con ganas de atravesarme,
con ganas de sentirme sintiendo.
La gente pregunta "qué tal", por saberlo,
quieren la información de cómo estás
pero no quieren saber cómo estás,
porque para saberlo hay que sentirlo.
Quiero impactar. No comunicarme
con alguien. Hoy no sé hacerlo.

Y hoy la gente se mueve ligera
y yo me estoy cayendo.
Si veo a alguien caerse le levanto,
¿pero a mí quién me recoge?
¿quién me repara el alma?
¿quién me hace un niño?
¿quién me unta su compasión?
¿quién, aparte de la fría distancia
y las prisas
y los trayectos inhumanos de la ciudad?
¿quién aparte de este universo infinito
y este silencio que parece eterno
y que ignoramos, oculto entre el ruido?
¿quién puede sacarme del pecho
y de los ojos (¡sobretodo de los ojos!),
percibir la vida como una tragedia
sentir el peso de las hojas del destino
y su tinta convertiéndose en mi sangre?

Y si hubiese alguien,
¿cuántos trasbordos tendría que hacer?
¿O cuánto le costarían cada uno de sus pasos?
¿Le quedarían fuerzas
o la fricción de la vida
dejaría su poso inextinguible
de frialdad no pretendida?
¿Quién es capaz
de extremar a alguien
hasta el equilibrio?

Nadie.
Y me da vergüenza pedir algo
que nadie
puede darme
(de ahí la exulansis).

Antes esta hoja estaba en blanco
y parecía, en su vacío, contener esto:
contenerme a mí. Entero.
A veces querría volverme
la tinta de mis poemas
y que fuesen mis poemas
los que, usándome, escribieran.
Así, la responsabilidad de vivir
serían ellos quienes las tuvieran,
y yo, como soldado creído muerto,
libre como un náufrago viviera,
y que hasta la muerte viniese a la orilla.
El mar... Dios mío, mar, ¿quién te tuviera...?


 de ©Shathu Entayla

Comentarios

Popular Posts

Para la gente a la que beses

Hay gente  que necesitas besar  muchas veces  porque el fin de un beso es  siempre  el principio de otro  que aún no ha venido. Hay gente que necesitas besar  muchas veces porque cada beso es siempre como estar en casa y ser querido. Hay gente que la besas y no vuelve (pocas veces). Pero dentro de ti es siempre un recuerdo vívido de haber vivido. Hay gente que la besas y no vuelve muchas veces y duele ver, porque es siempre ver al otro yendo a otros caminos. Hay gente  que la besas, te arrepientes y así siempre, muchas, o una sola vez. Siempre, y aunque no después, besar se quiso. Hay gente que la besas y no vuelve para siempre porque el mismo tiempo es siempre quien os ha llevado  hacia el olvido. Hay gente  que la besas y sí vuelve muchas veces, y despierta algo que es siempre algo que aun dormido era cariño. Hay gente que no besas y sí vuelve muchas veces, y se queda porque es siempre amor, aun siendo otro que el del inicio. Hay gente que la besas y sí vuelve. Pero, a veces. Y lo in

Valiente

Lo soy porque doy  significados raros a mis besos, porque amo raro y abrazo raro pero bello. Y algo ves en mí que te libera. Algo de esa extrañeza. Y te asombra tu comodidad, la facilidad, y mi franqueza. Y por eso me dices valiente. Me llamas valiente. Me lo llamas con ojos valerosos y me miras contagiada de esa valentía y con ganas de cambiar su propia vida. Me lo llamas con ojos hambrientos de lo que se supone que yo sé y no sabes; de lo que se supone que yo tengo y deseases. Me lo llamas con ojos fulgurantes por una chispa que doy para que tu alma te abrase y me quedo impregnado en tu piel y en toda nueva mente a la que saltes y en todas las demás pieles que toques y en todos los corazones que ames y es porque vuelvo tu alma un fénix y al renacer se hace brillante. Pero también me lo llamas con ojos vidriosos cuando esa valentía se extingue y anhelas anhelarla de nuevo. Pero ya tienes un secreto: te han surgido peros porque descubres que ser libre en verdad, te da miedo. Aún me lo

Cacatúa (poema-calambur)

¡Caca tuya, cacatúa…! Cacareas cacas, rea… ¡Cacatúa! ¡Cacarea! Carámbanos vanos, cacatúa, es lo que sale de tu cacareo. Rea de cacas tuyas eres, cacatúa. Rea de tus deseos. Sueñas cacatúa, cacas tuyas. ¡Cacarea! ¡Rea! ¡Cacarea tus deseos! ¡Carámbanos de sueños ¡Vanos anhelos! Cacas tuyas, cacatúa son tus cacareos ¡Cacatúa! ¡Caca túa! ¡Túa! ¡Caca rea son tus sueños! Imagen libre de Wikipedia Sátira poética a la vanidad de