Ir al contenido principal

La Chica de Opañel

Qué sutiles ocurrencias tiene la vida de vez en cuando, ¿verdad?

Iba caminando hacia el metro de Opañel hace unos días. Me encontraba en una acera con un bulevar de césped y árboles en el medio. Andaba muy deprisa. Suelo andar rápido, pero lo hacía aún más, pues el destino que me esperaba era bastante importante para mi. 

A unos metros llevaba coincidiendo con el camino de una chica. Era rubia con una coleta larga, llevaba a la espalda una mochila azul, vestía una chaqueta fucsia y un llevaba un abrigo blanco agarrado por debajo de su cintura con las manos entrelazadas. 

Me estaba acercando a poco hacia ella, que aceleraba. Cuando la alcancé, al llegar a un bulevar, había una familia con un montón de niños, que la frenaron. Ella optó por cambiarse al otro lado del bulevar. 

Imaginé que se cambió de lado porque la amedrenté o creyó que la iba a robar. Yo seguí mi camino. La veía a través del los arbustos que nos separaban. Quise, por una extraña rezón, demostrarla que no la quería hacer daño. Fui más rápido inconscientemente.

La adelanté antes de terminar el bulevar. Me cambié a su lado, situándome delante de ella a varios metros. Seguí de frente, hasta el semáforo que finalizaba la porción de naturaleza que había en medio de la acera.

Crucé, corriendo, antes de que me alcanzara al esperar el semáforo. Incluso me lo salté. Pronto continué a paso normal -aunque aún rápido- por la acera. 

Cuando regresé a mi pensamiento anterior. giré la cabeza. Ella seguía allí. Ahora parecía que era ella la que me estaba persiguiendo. Aceleré. No por por miedo, sino por mantenerme delante de ella, aunque ella seguía yendo despacio.

Crucé, giré y volví a girar. Llegué a otro semáforo tras el cual estaba la boca de metro. ¿Ironía? Ella había cruzado y la tenía tras de mi, en la misma acera. 

Crucé, por última vez, corriendo y entré sin mirar atrás en el metro. Llegué a la estación. Allí me quedé esperando a que viniese el tren. Sólo iba hasta Laguna. ¡Menos mal, pues era donde yo iba! Seguía inexplicable y no maduramente emocionado por lo que acababa de vivir. Pensé, siendo acorde con mis emociones: "No llegará hasta aquí, sería demasiada coincidencia. pero sería increíble que me equivocase".

Llegó el tren, y ella no apareció. Me subí, y miré por la ventana desde el otro lado. Suelo mirar a mi andén cuando me subo al tren para ver a la gente pasar. De hecho, si alguien va a perder el tren, suelo poner las manos en la puerta para que salte el sistema de seguridad y pasen los rezagados. Este no fue el caso.

La puerta se cerró. El tren empezó a acelerar. Absorto me quedé cuando volví a ver a esa chica, que estaba entrando en el andén, perdiendo el tren que acababa de coger. Pensé "si no la hubiese adelantado, ahora estaríamos en la misma estación, esperando al mismo tren".

Estaba emocionado y perplejo. Estoy muy atento a estos extraños y pequeños detalles. Pero esto no acababa aquí.

El tren se paró en la estación de antes de llegar a Laguna. Algunos pasajeros empezaron a bajar, pues el tren no se movía. Casi les imito, pero por otras razones. Me quedé pisando el escalón que me separaba de ver de nuevo a esa chica o seguir mi camino una estación más. Las emociones espontáneas invadían mi cordura y estaba empezando a sentir miedo, a lo desconocido y a no conocerlo nunca. La coincidencia y la locura llegaron a su fin. Decidí quedarme.

Algo me arrepentí, incluso, pues hubiera sido increíble que la coincidencia hubiese continuado, pero forzarla le hubiera quitado la magia. Además, ¿y si se bajó en una estación antes de la mía en el siguiente tren?

Llegué a Laguna. Seguía emocionado, pues me parecía extrañísimo lo que me acababa de ocurrir. Luego llegué a una conclusión lógica, pero que había pasado por alto. Esta chica de Opañel, iba andando por mi camino hacia el metro, que no estaba muy lejos de mi casa. Esto me hizo emocionarme un rato más pues descubrí que esa chica vive en mi barrio.

Boca del metro de Opañel en Madrid
de ©Shathu Entayla

Comentarios

Popular Posts

Deseo

Creo que solo te he visto hoy
pero ya te he reconocido
en derramarme por tus ojos.
Te conozco de vivirte antes
con luciérnagas en la garganta.
De funambular acariciando
tu piel con vello de arrozales.
De coserme la lengua con hilo blanco
y que salga todo entre las orejas.

¡Que se partan las puertas y el tiempo!
¡Quiero desearte negra, sucia y dulce!
¡Bañarme en la esfera de un reloj parado!

¡Que se me resquebraja el pecho
y no se parte!
¡Que ver un gorrión sobre tu risa
que ver un lobo sobre tus ansias
que ver tus ojos de aguja en mi cara
o tu cabeza en mi regazo
solivianta la quebrazón de mi pecho!
¡Que no me hables! ¡Que me enajeno!
¡Que es mucha miel en iris, voz y boca!
¡Que se me convierte el pecho
en potable vaso en polvo
de cuyos detellos escapan las luciérnagas!

Te deseo. Me hago feliz pensándote.
Me siento absurdamente vivo.
No me sacia y aun me basta eso.
¡Ay cuando deseo
cómo se me entiernan y encandilan
los ojos del cuerpo!
¡Cómo haces mirar insidioso
en la codicia del afe…

Mis migajas de pan

JORGE.– Dame migas de pan, Amparo AMPARO.– No me quedan. JORGE.– Pero vi cómo le dabas a Jaime, y a Javier, y a Josué. (Pausa.) ¿No me das migajas porque me llamo Jorge? AMPARO.– No. No te doy pan porque eres Jorge. JORGE.– Pero puedo ser otra persona, si quieres. ¿Así me darías migas de pan, por lo menos? AMPARO.– No puedes no ser Jorge. Aunque no te llames Jorge. Eres y serás Jorge, hagas lo que hagas. Si te haces artista y te pones nombre artístico seguirás siendo Jorge. Si te cambias de sexo, serás Jorge con otro nombre. Si te haces monje budista y nadie te llama Jorge allí, seguirás siendo Jorge. Nada cambia quién eres JORGE.– Pero puedo ser otra persona, si quieres. AMPARO.– No puedes. JORGE.– ¿Por qué no? AMPARO.– Porque no quieres… JORGE.– ¡Sí que quiero! AMPARO.–…y yo no te negaría el pan si fueses otro. Pero yo necesito negarte el pan, Jorge. JORGE.– Llámame Elis. AMPARO.– Serás Elis, pero sigues oliendo a Jorge. Te amaba, pero a mí no me engañas. No puedes ponerte máscaras…

Monólogo autobiográfico

Muebles geométricos llenos de vetas de madera, libros, una cama, libros, un ordenador, un cuadro aún no colgado, una pared blanca pintada con cosas ininteligibles, glosolálicas; un peluche guardián con forma de mapache con una estrella colgada al cuello, una orquídea sana, pero sin flores y un chico de pelo largo estudiando a la par inglés y su falta de vida.

YO. Si me hubieses visto hace solo veinte años. Tenía el pelo corto. Me hacían bullying y no hablaba. Llamaba la atención pero no hablaba. Lloraba pero no hablaba. Un par de luces en forma de padres comprensivos y un señor mayor que me acompañó hasta su muerte (mi madre le cuidaba por las mañanas). Siempre pienso en ir a ponerle flores, le quise mucho, pero al final me acuerdo de ir a verle a su tumba dos meses después. Digo "para el año siguiente". Y así, llevo sin ir dos años.

De pronto, una de esas luces brilló más: la curiosidad. De ahí vino el arte y mi identidad. Luego, como vórtice de Hitchcock, ansiedad en forma …