Ir al contenido principal

Un Día Conocí a una Gota

Hacía mucho tiempo que no leía mi diario. Bueno, no tanto. Creo que quizá no llegará a tres semanas, pero me han pasado demasiadas cosas en ese tiempo. Mi cabeza da vueltas y se marea, ¡imagina lo mareado que estoy yo! ¡Justamente el doble! Creo que me servirá para saber qué hacer aquí tengo toda mi historia. Aquí sigo con mi escritorio a contraluz de la ventana. No quiero ver qué tiempo hace. Ya pasaron muchas gotas por mis ojos y muchos vendavales por mi conciencia. Que sepas, Alma. Que si leo esto, es por ti.

"1 de Septiembre de 2011:Mis profesores me han puesto cinco exámenes  para alegrarme el día, y me he partido de risa hablando con mi compañero Alex. ¡Es un cachondo! Siempre vacilando
Hay una chica nueva en el instituto y está en nuestra clase. Nivel: Diosa. Alguno ya le ha echado el ojo (y me incluyo). ¿Hay que pensar con la cabeza no? xD."

Cómo he cambiado desde entonces... ¿Quién lo diría? Bueno, quizá no tanto

"21 de Septiembre de 2011: I won, buddy! ¡Oh, sí! He empezado de rollo con la chica esta. ¡Puff! Flipando me hallo. Es genial, no sólo físicamente, sino como persona. Si en el fondo no me importaba tanto el físico... Bueno, no me engaño, en realidad sí, pero eso no es ahora lo que me sorprende. Veamos como transcurren las cosas."

¡Dios, Marta! Ya no recordaba esto. Me hace gracia recordarte, a pesar de todo...

"21 de Noviembre de 2011: ¡Queda un mes para que empiece el invierno pero estoy en puro verano para mi! Hace dos meses que estoy con Marta, he dejado de escribir en el diario un tiempo: prefería disfrutar, ¡pero ya no podía más! Creo que me estoy enamorando. Su sonrisa es increíble. Es capaz de cambiar mis ganas de besarla por admiración. ¡Sólo por una sonrisa! Me encanta. Nunca me había gustado alguien de esta forma... Creo que la amo, pero no estoy seguro. Esa palabra es tabú para mi... Demasiado para decirla en vano. Dejaré que pase el tiempo.

Menos mal que no lo dije... Me hubiera arrepentido. Mucho.

"1 de Enero de 2012: Hoy ha llovido mucho y esta semana hay luna nueva, y creo que es por eso por lo que la gente está así de irascible y susceptible; me incluyo. He visto a una chica llorando en el patio. Es la "hippie" de mi clase, Alma. Una gran amiga mía, pero está mal y no quiere contármelo. Lleva sin hablarme tres semanas y no sé por qué. Con Marta estoy genial, en todos los sentidos. Hay altibajos, pero importan más los altos que los bajos =).

Este fue el principio de todo. El maldito llanto de Alma... ¡Dios! ¡Ufff! Relájate... ¿No querrás perderlo todo ahora, no? Sigue leyendo, y luego saca conclusiones. No te precipites, amigo. Un. Dos. Tres... Ya estás relajado...

"28 de Enero de 2012: Este es uno de los días más especiales de mi vida, pero..."

No... No puedo leer esto. Voy a llorar. Paso a la siguiente página.

"19 de Febrero de 2012: Tras el día 28: día que corté con Marta, han pasado muchas cosas. He descubierto que le gusto a Alma, y Marta no quiere ni verme. ¡No la hice nada! ¡La han comido los celos! ¡Maldita Alma! ¡Por su culpa Marta ha cortado conmigo! Sólo quedé con ella porque es mi amiga. Nada más. A mi no me cree... No confía en mi. Dejo de escribir. Voy a llorar. Menos mal que no lo dije... Me hubiera arrepentido. Mucho. 

¿Por qué Alma me dijo que leyese el diario? ¿Quería que llorase solo en mi casa? ¡Uf! Lo haré por ella. Cuando la enseñé mi diario el último día que nos vimos, dijo que me había dejado una cosa al final, pero que no entendería sin releer mi diario. Ya lo he leído. Sólo pone: "Si crees que la luz te da la espalda, date la vuelta". No lo entiendo...

"4 de Mayo de 2012: Vuelvo a escribir, y será la última vez que lo haga, al menos aquí. Marta lleva meses sin hablarme. Me he dado cuenta de que yo tampoco he hecho nada para que eso cambia. Sigo gustándole a Alma, pero aun así quedo con ella, porque me gusta estar con ella, ¡es mi amiga! Pero temo hacerla daño con mis acciones. Me rompe el corazón cada vez que la veo llorar sin motivo. Ya puedo adivinar sus pensamientos sólo viendo su expresión cabizbaja. Conozco ya el significado de todas las gotas saladas que brotan de sus ojos. Me destroza. Sólo puedo abrazarla y sonreírla. Es una persona muy especial en mi vida aunque ella parezca cegada porque la gusto. Dice que soy una luz para sus sombras y que mi presencia es mirar a esa luz a los ojos. Me emociona. Voy a intentar ayudarla, aunque eso suponga salirme de su vida. No dejaré que sufra por mi. No más.

Dios... No debería haber leído esto... ¿Qué? Ha empezado a llover. Pero hay luz del sol qué extraño. Oigo pequeñas gotas golpear el cristal de mi habitación. Voy a bajar la persiana. ¡Qué fastidio estar a contraluz!

...

Ya lo entiendo todo. ¡Qué tonto soy! Eso te pasa por no confiar en ti, capullo... Escribiré una vez más en este diario. Esta vez sí será la última pues después de esto, no volveré a ser su propietario.

"25 de Mayo de 2012: "Si crees que la luz te da la espalda, date la vuelta" Me he dado la vuelta, Alma. Me he dado la vuelta, aunque sea sólo para bajar la persiana. Sé que esta no era tu intención, pero hoy me he dado cuenta de quién era la luz y quién la sombra. Yo fui tu luz, pero te diste la vuelta antes que yo. Siento que hayan sido tus lágrimas las que me hayan dicho todo eso. Tengo conversaciones enteras en mi cabeza de lágrimas y sonrisas que nunca había sabido traducir hasta hoy. Me engañé mil veces, incluso con Marta. Hoy lo sé. ¡Cómo me conoces ya!

Te regalo con esto mi diario, cuya última entrada es en forma de carta. Pero, ¿qué carta empieza sin una mención al destinatario? Voy a hacerla ahora mismo. Si quieres, puedes volver a leerla después.

Querida Alma, Te amo.".

Comentarios

  1. Oh God !
    Me ha encantado ! La he leído ya tres veces y me sigue encantando..
    Y además, me la aplico ^^
    Sigue así ángel !

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Popular Posts

Deseo

Creo que solo te he visto hoy
pero ya te he reconocido
en derramarme por tus ojos.
Te conozco de vivirte antes
con luciérnagas en la garganta.
De funambular acariciando
tu piel con vello de arrozales.
De coserme la lengua con hilo blanco
y que salga todo entre las orejas.

¡Que se partan las puertas y el tiempo!
¡Quiero desearte negra, sucia y dulce!
¡Bañarme en la esfera de un reloj parado!

¡Que se me resquebraja el pecho
y no se parte!
¡Que ver un gorrión sobre tu risa
que ver un lobo sobre tus ansias
que ver tus ojos de aguja en mi cara
o tu cabeza en mi regazo
solivianta la quebrazón de mi pecho!
¡Que no me hables! ¡Que me enajeno!
¡Que es mucha miel en iris, voz y boca!
¡Que se me convierte el pecho
en potable vaso en polvo
de cuyos detellos escapan las luciérnagas!

Te deseo. Me hago feliz pensándote.
Me siento absurdamente vivo.
No me sacia y aun me basta eso.
¡Ay cuando deseo
cómo se me entiernan y encandilan
los ojos del cuerpo!
¡Cómo haces mirar insidioso
en la codicia del afe…

Mis migajas de pan

JORGE.– Dame migas de pan, Amparo AMPARO.– No me quedan. JORGE.– Pero vi cómo le dabas a Jaime, y a Javier, y a Josué. (Pausa.) ¿No me das migajas porque me llamo Jorge? AMPARO.– No. No te doy pan porque eres Jorge. JORGE.– Pero puedo ser otra persona, si quieres. ¿Así me darías migas de pan, por lo menos? AMPARO.– No puedes no ser Jorge. Aunque no te llames Jorge. Eres y serás Jorge, hagas lo que hagas. Si te haces artista y te pones nombre artístico seguirás siendo Jorge. Si te cambias de sexo, serás Jorge con otro nombre. Si te haces monje budista y nadie te llama Jorge allí, seguirás siendo Jorge. Nada cambia quién eres JORGE.– Pero puedo ser otra persona, si quieres. AMPARO.– No puedes. JORGE.– ¿Por qué no? AMPARO.– Porque no quieres… JORGE.– ¡Sí que quiero! AMPARO.–…y yo no te negaría el pan si fueses otro. Pero yo necesito negarte el pan, Jorge. JORGE.– Llámame Elis. AMPARO.– Serás Elis, pero sigues oliendo a Jorge. Te amaba, pero a mí no me engañas. No puedes ponerte máscaras…

Monólogo autobiográfico

Muebles geométricos llenos de vetas de madera, libros, una cama, libros, un ordenador, un cuadro aún no colgado, una pared blanca pintada con cosas ininteligibles, glosolálicas; un peluche guardián con forma de mapache con una estrella colgada al cuello, una orquídea sana, pero sin flores y un chico de pelo largo estudiando a la par inglés y su falta de vida.

YO. Si me hubieses visto hace solo veinte años. Tenía el pelo corto. Me hacían bullying y no hablaba. Llamaba la atención pero no hablaba. Lloraba pero no hablaba. Un par de luces en forma de padres comprensivos y un señor mayor que me acompañó hasta su muerte (mi madre le cuidaba por las mañanas). Siempre pienso en ir a ponerle flores, le quise mucho, pero al final me acuerdo de ir a verle a su tumba dos meses después. Digo "para el año siguiente". Y así, llevo sin ir dos años.

De pronto, una de esas luces brilló más: la curiosidad. De ahí vino el arte y mi identidad. Luego, como vórtice de Hitchcock, ansiedad en forma …