Ir al contenido principal

La Receta de la Alquimia

Muchas veces has creído
que penurias has vivido
y no te equivocabas
si realmente pensabas
que así ello ha sido.

Podrás dormir, despertar,
podrás pegar, encajar
podrás amar o sufrir
podrás morir, malvivir
ser feliz u odiar.

Pero nunca olvides
que todo lo que TÚ vives
ocurre por una razón.
No siempre será devoción
si simplemente lo pides.

En Siguiente instancia
no te quedes en Babia.
Estate siempre alerta
de mantener lo que te atormenta
a la posible distancia.

Tú procura disfrutar
y jamás olvidar
que no siempre puedes hacer
pero siempre puedes vencer
a lo que te hace llorar.

Aprovecha todo el calor
y de tu gente el amor.
Tírales tus escombros,
apóyate en su hombro
y haz colonia tu hedor.

Utiliza tus miradas
bellamente felicitadas.
Usa tus bellos ojos
como el mejor despojo
de la peor estocada.

Suaviza, alisa,
(y esto va a misa)
no olvides emplear
y recuerda no olvidar
el valor de una sonrisa.

Comentarios

  1. Oooh! que bonitoo

    Muchas cosas que contiene el poema son muy ciertas y nunca dabes olvidarlas (procura disfrutar, puedes vencer a lo que te hace llorar, sonrie, aunque debes estar alerta) esto es muy útil y con ello puedes llegar a sobrevivir en este mundo

    ResponderEliminar
  2. Si te gusta ese, te recomiendo el Ganador del mes de Mayo-Junio.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Popular Posts

Deseo

Creo que solo te he visto hoy
pero ya te he reconocido
en derramarme por tus ojos.
Te conozco de vivirte antes
con luciérnagas en la garganta.
De funambular acariciando
tu piel con vello de arrozales.
De coserme la lengua con hilo blanco
y que salga todo entre las orejas.

¡Que se partan las puertas y el tiempo!
¡Quiero desearte negra, sucia y dulce!
¡Bañarme en la esfera de un reloj parado!

¡Que se me resquebraja el pecho
y no se parte!
¡Que ver un gorrión sobre tu risa
que ver un lobo sobre tus ansias
que ver tus ojos de aguja en mi cara
o tu cabeza en mi regazo
solivianta la quebrazón de mi pecho!
¡Que no me hables! ¡Que me enajeno!
¡Que es mucha miel en iris, voz y boca!
¡Que se me convierte el pecho
en potable vaso en polvo
de cuyos detellos escapan las luciérnagas!

Te deseo. Me hago feliz pensándote.
Me siento absurdamente vivo.
No me sacia y aun me basta eso.
¡Ay cuando deseo
cómo se me entiernan y encandilan
los ojos del cuerpo!
¡Cómo haces mirar insidioso
en la codicia del afe…

Mis migajas de pan

JORGE.– Dame migas de pan, Amparo AMPARO.– No me quedan. JORGE.– Pero vi cómo le dabas a Jaime, y a Javier, y a Josué. (Pausa.) ¿No me das migajas porque me llamo Jorge? AMPARO.– No. No te doy pan porque eres Jorge. JORGE.– Pero puedo ser otra persona, si quieres. ¿Así me darías migas de pan, por lo menos? AMPARO.– No puedes no ser Jorge. Aunque no te llames Jorge. Eres y serás Jorge, hagas lo que hagas. Si te haces artista y te pones nombre artístico seguirás siendo Jorge. Si te cambias de sexo, serás Jorge con otro nombre. Si te haces monje budista y nadie te llama Jorge allí, seguirás siendo Jorge. Nada cambia quién eres JORGE.– Pero puedo ser otra persona, si quieres. AMPARO.– No puedes. JORGE.– ¿Por qué no? AMPARO.– Porque no quieres… JORGE.– ¡Sí que quiero! AMPARO.–…y yo no te negaría el pan si fueses otro. Pero yo necesito negarte el pan, Jorge. JORGE.– Llámame Elis. AMPARO.– Serás Elis, pero sigues oliendo a Jorge. Te amaba, pero a mí no me engañas. No puedes ponerte máscaras…

He sentido

Te miro porque siento alivio al mirarte. Siento que ya no respiras arena. He sentido tus músculos desmenuzarse sobre mi pecho y pararse el motor de tu cabeza.
He sentido tu angustia, tus relámpagos repentinos, tus mansedumbres forzadas, tus vomitares de alma; he visto la calma, la osadía, el hartazgo y la apatía; lo he visto todo en tu debilidad más profunda en tu vulnerabilidad más líquida.
Querer es dar cuenta que la respiración de otro te recuerda a la tuya. Y viceversa. Lo he sentido porque te he querido.


de ©Shathu Entayla