Halcón de halcones

Un halcón milenario sobre mi mirada se posa.
Volando pronto pronto se anquilosa
entre nubes calmas, nubes rosas.

- ¡Arriba el atardecer, Perico!
Y todo el cielo es rojo y rosa.
- ¡Arriba el halcón de la Espinosa!
El monte en que las miradas se tocan.

Y van los halcones volando
soltando miradas de losa
sobre los atentos miradores
sobre los que caen sus sombras.

Y pronto el cielo es más rojo y rosa
con uves negras poblando el aire
con plumas de mariposa.

Un halcón milenario sobre mi mirada se adorna.
Girando, amando, el brillo le rebosa
extendiendo sus rayos en las nubes rojas
por encima de las miradas de la Espinosa.

Foto de annieannie en Pixabay

Comentarios

Aplicación para Android

¿Quieres acceder a mis poemas y relatos en tu móvil? ¡Descárgate la aplicación de AnimaeCordis! Pincha en el símbolo para descargarla:



Saldrá "Vista previa no disponible". No importa, descárgalo y ejecuta el archivo desde tu dispositivo Android, ¡y listo!

Entradas populares de este blog

Monólogo autobiográfico

Deseo