La voz de la luz cálida

El frío congela mis ojos
y no puedo ver más
allá de lo que veo.

La luz irradia vida.
Calienta mi alma
y me susurra con tu voz.
Me dice:
"Te perdono",
"Te quiero",
"Te recuerdo".

Pero mis ojos no pueden salir.
Una prisión de hielo
me separa de ti.
Y desde ese hielo grito:
"Perdóname",
"Te quiero",
"Te recuerdo".
Aunque se oye tan tenue
que ni el hielo vibra.

Aun así, tú sabes escuchar.
Y sonríes
a mi lado
esperando a que la luz
que calienta mi alma
te abrace,
te bese.
Me descongele.

Y camino contigo
hacia donde el frío se aleja;
donde no puede llegar.
Donde mis ojos se mueven
y pueden ver más allá
del hielo.
Donde te quiero sin frío
que lo impida.
Donde escucho susurrar tu voz:
cada fotón de luz
que me da calor en esta tierra.

Comentarios

  1. Me asombra y me encanta tu precoz sensibilidad. Algunos de tus versos no me importaría que fueran míos. Bravo, y sigue así.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Aplicación para Android

¿Quieres acceder a mis poemas y relatos en tu móvil? ¡Descárgate la aplicación de AnimaeCordis! Pincha en el símbolo para descargarla:



Saldrá "Vista previa no disponible". No importa, descárgalo y ejecuta el archivo desde tu dispositivo Android, ¡y listo!

Entradas populares de este blog

Monólogo autobiográfico

Deseo