Romance de desamor y rabia


Intento entender entonces
pero el nudo en el estómago
se vuelve garra
y se me acaban los versos
a las pocas palabras
pues intentan parar mi pluma
mis enfermizas entrañas.

Pero el golpe de viento
desenfrena mi alma
lanzándola como luces
e inmoladora rabia;
como raudos dolores
que se hacen metáfora.

Cuando fruncen el ceño
las densas bitácoras
-los recuerdos con lastres-
las confusiones se amarran
de estantes de historas
pasadas por agua
que fueron recuerdos
mojados con habla.

Habla que le siguió a los actos
actos acabados en rabia.
Culpa y lírica derramada
en cada dolorosa magia.
Magia llamada poema.
Dolorosa llamada alma.
Confusiones que no liberan
al que las escribe o las lanza.

Son producto de agniciones
o de vivencias, o de savia
negra savia que contamina
los recuerdos del que ama.

Y cuando quiere amar o ha amado
esa savia se dispara
y sin previo aviso impregna
de ceguera, y no se sana.

Pero una cosa enseña:
nunca es libre aquel que ama.
Lastre y sonrisas: bitácoras
de negra savia manchadas
que se atenúan en el estante
sin poder hacer nada.
Como no se elegió el desamor
ni antes el alma enamorada.

Comentarios

Aplicación para Android

¿Quieres acceder a mis poemas y relatos en tu móvil? ¡Descárgate la aplicación de AnimaeCordis! Pincha en el símbolo para descargarla:



Saldrá "Vista previa no disponible". No importa, descárgalo y ejecuta el archivo desde tu dispositivo Android, ¡y listo!

Entradas populares de este blog

Monólogo autobiográfico

Amor de tormenta