Ir al contenido principal

Romance de desamor y rabia


Intento entender entonces
pero el nudo en el estómago
se vuelve garra
y se me acaban los versos
a las pocas palabras
pues intentan parar mi pluma
mis enfermizas entrañas.

Pero el golpe de viento
desenfrena mi alma
lanzándola como luces
e inmoladora rabia;
como raudos dolores
que se hacen metáfora.

Cuando fruncen el ceño
las densas bitácoras
-los recuerdos con lastres-
las confusiones se amarran
de estantes de historas
pasadas por agua
que fueron recuerdos
mojados con habla.

Habla que le siguió a los actos
actos acabados en rabia.
Culpa y lírica derramada
en cada dolorosa magia.
Magia llamada poema.
Dolorosa llamada alma.
Confusiones que no liberan
al que las escribe o las lanza.

Son producto de agniciones
o de vivencias, o de savia
negra savia que contamina
los recuerdos del que ama.

Y cuando quiere amar o ha amado
esa savia se dispara
y sin previo aviso impregna
de ceguera, y no se sana.

Pero una cosa enseña:
nunca es libre aquel que ama.
Lastre y sonrisas: bitácoras
de negra savia manchadas
que se atenúan en el estante
sin poder hacer nada.
Como no se elegió el desamor
ni antes el alma enamorada.

Comentarios

Popular Posts

Mis migajas de pan

JORGE.– Dame migas de pan, Amparo AMPARO.– No me quedan. JORGE.– Pero vi cómo le dabas a Jaime, y a Javier, y a Josué. (Pausa.) ¿No me das migajas porque me llamo Jorge? AMPARO.– No. No te doy pan porque eres Jorge. JORGE.– Pero puedo ser otra persona, si quieres. ¿Así me darías migas de pan, por lo menos? AMPARO.– No puedes no ser Jorge. Aunque no te llames Jorge. Eres y serás Jorge, hagas lo que hagas. Si te haces artista y te pones nombre artístico seguirás siendo Jorge. Si te cambias de sexo, serás Jorge con otro nombre. Si te haces monje budista y nadie te llama Jorge allí, seguirás siendo Jorge. Nada cambia quién eres JORGE.– Pero puedo ser otra persona, si quieres. AMPARO.– No puedes. JORGE.– ¿Por qué no? AMPARO.– Porque no quieres… JORGE.– ¡Sí que quiero! AMPARO.–…y yo no te negaría el pan si fueses otro. Pero yo necesito negarte el pan, Jorge. JORGE.– Llámame Elis. AMPARO.– Serás Elis, pero sigues oliendo a Jorge. Te amaba, pero a mí no me engañas. No puedes ponerte máscaras…

Ovillejo del poliamor

¿Qué es si no es competición?
Compersión.
Pues compartir sin dolor
es amor,
¡y este la más vitalicia
si es Karicia!

No son fáciles delicias
amar y serlo a mil vías
pero dí, ¿tú no querrías
compersión, amor, karicias?

de ©Shathu Entayla
Dedicado a mis actuales parejas cuyos nombres juntos forman la palabra Karicia

Entre Sorora y el miedo (distopía posfeminista)

Entre Sorora y el miedo distopía posfeminista
Dramatis personae:
ADUANERA de Sorora TRANSEXUAL HOMBRE 1 HOMBRE 2 ENCAPUCHADE
HOMBRE BESADO Coro de las personas en la COLA Voz del MEGÁFONO
CUADRO ÚNICO
Entrada en el país de Sorora. Varias colas en la aduana cercana a una zona residencial de fuera de Sorara. En una de las colas una ADUANERA que se parece mucho a Andrea Dworkin. Llega une persone TRANSEXUAL. En la zona residencial cercana a la aduana, maleantes e inocentes urden sus planes. Algunos ponen tenderetes con comida asada y la venden a los que tienen esperanza de entrar en Sorora. Otros trafican con drogas. A veces se oyen gritos desde los edificios. ADUANERA. – Papeles. TRANSEXUAL. – (los da) ADUANERA. – Mujer transexual. Menos mal que me lo ha dicho, porque si no, no te hubiese reconocido. Perdona el misgendering. Vale… Lesbiana. Sin violaciones. Vale. Tienes algún privilegio, pero es aceptable. Sin mucho dinero. Pasa. Aun así, es mi deber recordarte que nuestro propósito no es d…