El gong

Suena un gong
y el agua recibe su eco en forma de ondas.
Los pájaros vuelan
exitados hacia las nubes blancas
que se apartan con el viento.

Hasta que se forma un claro en el cielo.

Suena un gong
y el agua recibe su eco en forma de ondas.
Los pájaros, muertos
y no hay, no hay nubes blancas
que se muevan con el tiempo.

Hasta la tormenta arreciando de nuevo.

Suena un gong
y el agua recibe su eco en forma de ondas.
Los pájaros, ocultos
en su nido y con las nubes negras
que truenan sobre el suelo.

Y el hombre
que toca el gong
tiene el gong ya en el suelo,
y ningún eco de gong
retorna al cielo.

Hasta que vuelvan las nubes blancas
si quieren, de nuevo.

Sin el gong.
Sin el eco.
Sin pájaros muertos.


Comentarios

Aplicación para Android

¿Quieres acceder a mis poemas y relatos en tu móvil? ¡Descárgate la aplicación de AnimaeCordis! Pincha en el símbolo para descargarla:



Saldrá "Vista previa no disponible". No importa, descárgalo y ejecuta el archivo desde tu dispositivo Android, ¡y listo!

Entradas populares de este blog

Monólogo autobiográfico

Deseo