Ir al contenido principal

Información de última hora

Son las doce de la noche. Un criminal anda suelto. Va en un coche blindado que ha robado a las Fuerzas Especiales, ocasionando al cuerpo de policía cuatro bajas. La gente vive temerosa en sus casas, solamente acogidos por lo que los medios de comunicación les brindan: nadie asegura que no les vaya a a asaltar y matarles como a los policías, pero, al menos, saben por donde va el asesino.

El asesino llega a una gasolinera. Típico escenario americano para dramas de acción. Algún fan de Bruce Willis está disfrutando de las noticias de última hora somo si estuviese viendo la última de Jungla de Cristal. Mientras tanto, el rehén que acaba de capturar el sospechoso (qué nombre tan absurdo "sospechoso" cuando hay testigos y pruebas, por cierto), teme por su vida más que antes. En efecto, es una de esas personas que estaban falazmente seguras viendo por dónde iba el asesino. ¿Qué se le va a hacer? Mala suerte.

El asesino, apodado El Ciego, por sus "cazas" indiscriminadas, tiene a una adolescente de diecisiete años que trabajaba ahí y una preciosa pistola Magnum negra a juego con la oscuridad de la boca en la que estaba metida. Tiene un perfil de asesino poco corriente, desde luego. Va con un abrigo oscuro con capucha que cubre un mono de mecánico. Ponía en su logo "Caracoches S.L.". En la acreditación del uniforme de trabajo de la muchacha ponía "Begoña". El fan de Bruce Willis en este momento pensaba: "Ya sé a qué empresa van a desprestigiar y a quién van a enterrar".

La policía intentaba negociar con él. El Ciego se limitaba a mirar mal esos coches que hacían ruidos estridentes de sirena y a sus ocupantes ya "desocupantes" que habían salido de sus coches, atrincherándose y que le apuntaban con una pistola o un megáfono en el mejor de los casos.

Begoña estaba muerta de miedo. Bueno, sólo "de miedo": aún no estaba muerta. De pronto se desmayó. El asesino, rápidamente cogió el cuerpo inánime, lo depositó en el suelo y, arrodillándose, la apuntó a la cabeza gritando: "¡No os mováis o la mato!". Al fan de Bruce, aunque sólo veía que la chia se había desmayado, se le salían los ojos de la expectación.

De pronto, entre ese mar azul y rojo de la policía, apareció una mujer del gremio con una herida en la cara, como de agresión. Parecía reciente. Le dijo algo al negociador. Pareció  haber una pequeña trifulca entre ésta y él. De pronto la mujer abandonó la línea policíaca y fue hacia El Ciego. Este palideció, pero se vio aliviado al ver que dos miembros del cuerpo de policía la llevaban de nuevo dentro del cordón. El Ciego de pronto se desenmascaró, miró a todos los lados y apuntó a aquella mujer. La Magnum no tenía balas.

El Ciego tiró la pistola, se puso de rodillas con las manos en alto y los policías corrieron hacia él. El friki de la acción apagó la tele y se fue a dormir. La mujer amenazada de muerte hace un segundo, volvió a hablar con el negociador, esta vez más calmadamente. Éste dio una orden y puso al mecánico frente a la mujer.

Ambos se miraban con odio. Más el que ella. Ella parecía estar hierática. Ella misma empezó a leerle sus derechos y le recordó a la gente que había matado. La tensión en sus miradas volvió a nacer. Él con odio, y ella con frialdad. De pronto ella le dio una bofetada y el asesino, como un caballo, relinchó casi soltando las esposas. Le contuvieron. La mujer, levantó de nuevo la mano. El asesino cerró los ojos como un niño cuando sabe que le van a dar un azote en el culo. El hombre se resistía a la posibilidad de recibir otro golpe. Alguien decía de fondo "¡Ya es suficiente!", pero ella siguió con lo que tenía planeado darle, el golpe más fuerte que le iban a dar en su vida: un abrazo.

Le dijo algo al oído y "El Ciego", volvió a ver. Las lágrimas le limpiaron los ojos. El asesino bajó la cabeza y dejó de oír las sirenas que perturbaban su mente criminal. Montó en el coche. Begoña despertó, y la llevaron al hospital. El redactor de informes de la policía al día siguiente escribió el siguiente comunicado:

"[...] La Sra. Rodríguez, alega haber sido abofeteada hasta dejarla inconsciente horas antes [...].

Su exmarido se dirigió a la comisaría empuñando una pistola Magnum 9mm y roba un vehículo blindado atropellando intencionadamente a cuatro policías  causándoles la muerte en el acto. En especial, el cuerpo del Comandante Vidal es arrollado varias veces. Sospecha de intención premeditada [...].

La Sra. Rodríguez, mencionable miembro de la jefatura de las Fuerzas Especiales, se encuentra, por otro lado con heridas leves en el 38% de su cuerpo y graves en el 3%. Caso a expensas de juicio. Pruebas concluyentes. Begoña, la herida en el secuestro, ha sido dada de alta esta mañana, sana y salva. Recibirá ayuda psicológica [...].

Consejería de Policía"

¿Habéis visto qué tonterías me hacen escribir? ¡Qué banalidad de protocolo de informes con todo lo que ha pasado, coño! Y encima he encontrado al friki de mi padre en la cama con todo lo que había pasado y he visto. ¡De veras odio que me haga eso!

Ahora van a encerrar a El Ciego. Estoy seguro que ha aprendido una gran lección. Va a tirarse mucho tiempo entre rejas cuando pierda el juicio, pero lleva sonriendo todo el día. ¡Todavía hay gente que pregunta por qué sonríe! Yo me pongo a trabajar. Vaya panda de ciegos...

Comentarios

Popular Posts

Deseo

Creo que solo te he visto hoy
pero ya te he reconocido
en derramarme por tus ojos.
Te conozco de vivirte antes
con luciérnagas en la garganta.
De funambular acariciando
tu piel con vello de arrozales.
De coserme la lengua con hilo blanco
y que salga todo entre las orejas.

¡Que se partan las puertas y el tiempo!
¡Quiero desearte negra, sucia y dulce!
¡Bañarme en la esfera de un reloj parado!

¡Que se me resquebraja el pecho
y no se parte!
¡Que ver un gorrión sobre tu risa
que ver un lobo sobre tus ansias
que ver tus ojos de aguja en mi cara
o tu cabeza en mi regazo
solivianta la quebrazón de mi pecho!
¡Que no me hables! ¡Que me enajeno!
¡Que es mucha miel en iris, voz y boca!
¡Que se me convierte el pecho
en potable vaso en polvo
de cuyos detellos escapan las luciérnagas!

Te deseo. Me hago feliz pensándote.
Me siento absurdamente vivo.
No me sacia y aun me basta eso.
¡Ay cuando deseo
cómo se me entiernan y encandilan
los ojos del cuerpo!
¡Cómo haces mirar insidioso
en la codicia del afe…

Mis migajas de pan

JORGE.– Dame migas de pan, Amparo AMPARO.– No me quedan. JORGE.– Pero vi cómo le dabas a Jaime, y a Javier, y a Josué. (Pausa.) ¿No me das migajas porque me llamo Jorge? AMPARO.– No. No te doy pan porque eres Jorge. JORGE.– Pero puedo ser otra persona, si quieres. ¿Así me darías migas de pan, por lo menos? AMPARO.– No puedes no ser Jorge. Aunque no te llames Jorge. Eres y serás Jorge, hagas lo que hagas. Si te haces artista y te pones nombre artístico seguirás siendo Jorge. Si te cambias de sexo, serás Jorge con otro nombre. Si te haces monje budista y nadie te llama Jorge allí, seguirás siendo Jorge. Nada cambia quién eres JORGE.– Pero puedo ser otra persona, si quieres. AMPARO.– No puedes. JORGE.– ¿Por qué no? AMPARO.– Porque no quieres… JORGE.– ¡Sí que quiero! AMPARO.–…y yo no te negaría el pan si fueses otro. Pero yo necesito negarte el pan, Jorge. JORGE.– Llámame Elis. AMPARO.– Serás Elis, pero sigues oliendo a Jorge. Te amaba, pero a mí no me engañas. No puedes ponerte máscaras…

Monólogo autobiográfico

Muebles geométricos llenos de vetas de madera, libros, una cama, libros, un ordenador, un cuadro aún no colgado, una pared blanca pintada con cosas ininteligibles, glosolálicas; un peluche guardián con forma de mapache con una estrella colgada al cuello, una orquídea sana, pero sin flores y un chico de pelo largo estudiando a la par inglés y su falta de vida.

YO. Si me hubieses visto hace solo veinte años. Tenía el pelo corto. Me hacían bullying y no hablaba. Llamaba la atención pero no hablaba. Lloraba pero no hablaba. Un par de luces en forma de padres comprensivos y un señor mayor que me acompañó hasta su muerte (mi madre le cuidaba por las mañanas). Siempre pienso en ir a ponerle flores, le quise mucho, pero al final me acuerdo de ir a verle a su tumba dos meses después. Digo "para el año siguiente". Y así, llevo sin ir dos años.

De pronto, una de esas luces brilló más: la curiosidad. De ahí vino el arte y mi identidad. Luego, como vórtice de Hitchcock, ansiedad en forma …