Ir al contenido principal

Hacia la Oscuridad



Estaba en una cárcel oscura y tenebrosa, sólo amparado por un haz de luz en la luna llena. Me despierto sorprendido al ver que la puerta está abierta, y no hay nadie vigilando. Salgo sigilosamente, confiado.

Sin saberlo, alguien me persigue. No tardo en darme cuenta de su presencia. No saben realmente dónde estoy, eso me alivia. Por la espalda oigo a un guardia. No dice nada. Al darme la vuelta veo que me está señalando. El único ruido en el pasillo es el de mi mente silenciosa. 

Corro hacia el final del pasillo. Me encuentro con un foso cilíndrico. Me escondo en el los pasillos circundantes al foso, con esperanza de que no mirasen a los lados. No funciona. al verme, me cogen y me arrojan por él. En la caída voy chocando con las paredes. Sobrevivo. Me despierto de nuevo por el haz de luna que daba al fondo del foso. Mi confianza del principio se ha desvanecido. Veo otro pasillo y me vuelvo a esconder. Entro de nuevo en la oscuridad. 

Sin darme tiempo a relajarme, ya estoy oyendo de nuevo pasos. ¡Me persiguen otra vez! Esta vez oigo más pasos. Cada vez más pasos. ¡Son cientos! De entre las sombras de la luna sale una horda de soldados que  me ven, vienen andando hacia mi, sin prisa: saben que no tengo escapatoria. Desesperadamente intento huir hacia el otro lado, pero hay otra horda esperándome. Estoy perdido. Alguien me dispara un dardo. Pierdo al conciencia.

Aparezco de nuevo en un pasillo inmenso. Desde los cristales entra la luz, pero el eclipse de luna amenaza con dejarme a oscuras. Huele a putrefacción y jugos gástricos. De pronto oigo cabezas quebrarse junto con unos pasos pesados y fuertes. Esos pasos se acercan hacia mi, no se desde dónde. Me entra pánico. Intento correr. Veo de lo que estoy huyendo, es un monstruo enorme. No me fijo en él y por acto reflejo salgo huyendo. Le pierdo de vista. Algo más tranquilo estoy, pero entre tanta carrera aún no he encontrado una sola puerta, ni siquiera cerrada. El haz de luna cada vez da menos luz. La mitad del haz ahora es oscuridad.

De pronto los cristales empiezan a romperse uno por uno. Vuelvo a huir pero cada vez me entra más el pánico: algo me dice que no estoy huyendo. Los cristales se siguen rompiendo. Sin darme tiempo a pensar las manos gigantes del monstruo me tienen cogido de la cabeza. Me rompe el cuello y la hace estallar al son que se rompe el último cristal del pasillo y desaparece el último haz de luz del plenilunio.

Comentarios

Popular Posts

Para la gente a la que beses

Hay gente  que necesitas besar  muchas veces  porque el fin de un beso es  siempre  el principio de otro  que aún no ha venido. Hay gente que necesitas besar  muchas veces porque cada beso es siempre como estar en casa y ser querido. Hay gente que la besas y no vuelve (pocas veces). Pero dentro de ti es siempre un recuerdo vívido de haber vivido. Hay gente que la besas y no vuelve muchas veces y duele ver, porque es siempre ver al otro yendo a otros caminos. Hay gente  que la besas, te arrepientes y así siempre, muchas, o una sola vez. Siempre, y aunque no después, besar se quiso. Hay gente que la besas y no vuelve para siempre porque el mismo tiempo es siempre quien os ha llevado  hacia el olvido. Hay gente  que la besas y sí vuelve muchas veces, y despierta algo que es siempre algo que aun dormido era cariño. Hay gente que no besas y sí vuelve muchas veces, y se queda porque es siempre amor, aun siendo otro que el del inicio. Hay gente que la besas y sí vuelve. Pero, a veces. Y lo in

Valiente

Lo soy porque doy  significados raros a mis besos, porque amo raro y abrazo raro pero bello. Y algo ves en mí que te libera. Algo de esa extrañeza. Y te asombra tu comodidad, la facilidad, y mi franqueza. Y por eso me dices valiente. Me llamas valiente. Me lo llamas con ojos valerosos y me miras contagiada de esa valentía y con ganas de cambiar su propia vida. Me lo llamas con ojos hambrientos de lo que se supone que yo sé y no sabes; de lo que se supone que yo tengo y deseases. Me lo llamas con ojos fulgurantes por una chispa que doy para que tu alma te abrase y me quedo impregnado en tu piel y en toda nueva mente a la que saltes y en todas las demás pieles que toques y en todos los corazones que ames y es porque vuelvo tu alma un fénix y al renacer se hace brillante. Pero también me lo llamas con ojos vidriosos cuando esa valentía se extingue y anhelas anhelarla de nuevo. Pero ya tienes un secreto: te han surgido peros porque descubres que ser libre en verdad, te da miedo. Aún me lo

Cacatúa (poema-calambur)

¡Caca tuya, cacatúa…! Cacareas cacas, rea… ¡Cacatúa! ¡Cacarea! Carámbanos vanos, cacatúa, es lo que sale de tu cacareo. Rea de cacas tuyas eres, cacatúa. Rea de tus deseos. Sueñas cacatúa, cacas tuyas. ¡Cacarea! ¡Rea! ¡Cacarea tus deseos! ¡Carámbanos de sueños ¡Vanos anhelos! Cacas tuyas, cacatúa son tus cacareos ¡Cacatúa! ¡Caca túa! ¡Túa! ¡Caca rea son tus sueños! Imagen libre de Wikipedia Sátira poética a la vanidad de