Ir al contenido principal

Hacia la Oscuridad



Estaba en una cárcel oscura y tenebrosa, sólo amparado por un haz de luz en la luna llena. Me despierto sorprendido al ver que la puerta está abierta, y no hay nadie vigilando. Salgo sigilosamente, confiado.

Sin saberlo, alguien me persigue. No tardo en darme cuenta de su presencia. No saben realmente dónde estoy, eso me alivia. Por la espalda oigo a un guardia. No dice nada. Al darme la vuelta veo que me está señalando. El único ruido en el pasillo es el de mi mente silenciosa. 

Corro hacia el final del pasillo. Me encuentro con un foso cilíndrico. Me escondo en el los pasillos circundantes al foso, con esperanza de que no mirasen a los lados. No funciona. al verme, me cogen y me arrojan por él. En la caída voy chocando con las paredes. Sobrevivo. Me despierto de nuevo por el haz de luna que daba al fondo del foso. Mi confianza del principio se ha desvanecido. Veo otro pasillo y me vuelvo a esconder. Entro de nuevo en la oscuridad. 

Sin darme tiempo a relajarme, ya estoy oyendo de nuevo pasos. ¡Me persiguen otra vez! Esta vez oigo más pasos. Cada vez más pasos. ¡Son cientos! De entre las sombras de la luna sale una horda de soldados que  me ven, vienen andando hacia mi, sin prisa: saben que no tengo escapatoria. Desesperadamente intento huir hacia el otro lado, pero hay otra horda esperándome. Estoy perdido. Alguien me dispara un dardo. Pierdo al conciencia.

Aparezco de nuevo en un pasillo inmenso. Desde los cristales entra la luz, pero el eclipse de luna amenaza con dejarme a oscuras. Huele a putrefacción y jugos gástricos. De pronto oigo cabezas quebrarse junto con unos pasos pesados y fuertes. Esos pasos se acercan hacia mi, no se desde dónde. Me entra pánico. Intento correr. Veo de lo que estoy huyendo, es un monstruo enorme. No me fijo en él y por acto reflejo salgo huyendo. Le pierdo de vista. Algo más tranquilo estoy, pero entre tanta carrera aún no he encontrado una sola puerta, ni siquiera cerrada. El haz de luna cada vez da menos luz. La mitad del haz ahora es oscuridad.

De pronto los cristales empiezan a romperse uno por uno. Vuelvo a huir pero cada vez me entra más el pánico: algo me dice que no estoy huyendo. Los cristales se siguen rompiendo. Sin darme tiempo a pensar las manos gigantes del monstruo me tienen cogido de la cabeza. Me rompe el cuello y la hace estallar al son que se rompe el último cristal del pasillo y desaparece el último haz de luz del plenilunio.

Comentarios

Popular Posts

Hebrón (de Palestina)

Entre tus coágulos inesperados, Entre tus alambradas que, sin avisar, reptan por tus paredes y tus calles emanando un hedor a claustrofobia inevitable; hedor catalizado por aguas fecales vertidas por prometidos a una tierra sobre la paz de tus zocos,
ahí, el azul y el blanco se mezclan con verde, rojo y negro y todos ellos buscan su supremacía colapsando esa fluidez plástica que debería caracterizar a los colores y a las fronteras.
Pero entre tus calles hay sonrisas árabes astucia comercial que intimida que admira, calurosa generosidad y bienvenida. Vida que se quiere normal.
Una atmósfera de música y gritos apelativos frente al silencio de tu lado fantasma en el que solo recuerdos palestinos descansan; una atmósfera viva con fronteras que cortan, o peor, que habitan las calles; una atmósfera de paz que convive e ignora conveniente y humanamente la guerra que le acecha como una serpiente azul reptando sobre aguas blancas -aunque nunca transparentes- bajo una noche clara y una est…

El Mar Rojo

Aguas de todas partes contienes. Cuatro naciones te pueblan con distintas banderas y morales. Entre la rojez propia de la guerra tu rojez es literaria y unifica; tus corales y medusas sin tentáculos, tus espinas traicionares en la arena,  tus playas levantando las faldas del Sinaí y por el otro lado amurallando Arabia todo tú  eres paz. Una paz inhóspita. Despoblada. Agresiva.
Estás rodeado de desierto. Y tu desierto solo lo habitan comercios cerrados, pueblos pequeños y turistas cegados por la estrella de un rey. Tus aguas son verdes, moradas y azules desde la orilla. Supongo que al mezclar esos colores el alma se enrojece y de ahí tu nombre… o porque quemas con el desierto que te sitia o porque tus atardeceres sinaíes son rojos o porque las montañas que te cercan son granas (¡vaya a saber Moisés!) lo cierto es que llevas en tus golfos el rojo en sus dos caras: el del amor y el de la guerra; y en tu desierto, ambos se juntan (¡الحمد لله)
y se vuelven agua y arena.

Ovillejo del poliamor

¿Qué es si no es competición?
Compersión.
Pues compartir sin dolor
es amor,
¡y este la más vitalicia
si es Karicia!

No son fáciles delicias
amar y serlo a mil vías
pero dí, ¿tú no querrías
compersión, amor, karicias?

de ©Shathu Entayla
Dedicado a mis actuales parejas cuyos nombres juntos forman la palabra Karicia