Ir al contenido principal

Beso a Verso se hacen Bersos

¿Quién lo diría? ¿Cuántas veces se nos cruza nuestra propia mirada en el espejo sin darnos cuenta a quién miramos?

"Ven, estancado del pasado.
Ya lo han hecho. Han lanzado
la pierda al degradado
de polvo y grietas a cada lado
de la orilla. Se ha desbordado."

Oye. No sé quién eres, pero si no te importa, estaba escribiendo, ¿vale? ¿Te importaría no interrumpir? Es que además no te entiendo. Bueno, como estaba diciendo...

"Las ondas han deshecho 
el helecho que te cubría el pecho
y el basto lodo ha rehecho
la orilla que pretendía el helecho
como protector de tu pecho...

Sí... y eso..."

Me estás vacilando, ¿verdad? Oye, y qué tal si dejas de hablar en verso y decir tonterías y hablamos, ¿eh?

"Nunca he pretendido ser obsceno
ni ser agravio al ver el reno..."

¿¡Qué reno!? ¿Pero qué dices, tío? Vaya insultos estás haciendo a las metáforas. No dices nada de nada. ¡Insensible!

"¡No me interrumpas
y deja de insultarme
o si no ya verás
pues conmigo irás
muy pronto a enfrentarte!"

... ¿Ves? Ya vamos dejando las cosas claras. Es que así no hay quien te entienda. Esto ha empezado muy mal, ¿eh? Vamos bien, ¿cómo te llamas?

"Poesía es mi nombre.
Escribo y siento lo que pienso
y dejo claro mi renombre
pues es él que responde
cuando escribo lo que siento"

¡Ah! Eres una tía... Los tres primeros versos, bien, pero lo otro...

"Que la poesía es famosa
y gracias a ella escribo
y digo lo que digo.
Muy distinto de la prosa"

¡Eh! Menos debate, ¿eh? Que la prosa sana corazones desde siempre. Siempre hace que lo que se siente se descargue. Navega entre aguas turbias. Camina entre profundas dunas. Deja libres de males los infames restos de dolor del corazón turbio y ennegrecido, que un día se fue con al razón y aun no ha respondido...

"¡¿Prosa poética?!
¿Acaso me imitas?
¡Prosista de pacotilla!
¡Me irritas!
¡Cursilerías!"

Esa era mi intención, vida mía. Pero mi intención es más bien, imitarte, incluidas tus cursiladas (no cursilerías). 

"¿Quién me habla?
¡Responde, infamia!"

Me llaman Escritor. Estuve casado con la prosa hace mucho tiempo, pero me abandonó. He salido con Lírica y Dramática; una muy intimista y la otra muy falsa...

"¿¡Pero qué me cuentas!?
No te he dicho nada.
Me insultas y ahora mientras
me enfado, me enfadas,
contándome chorradas
que no son mías, para nada.
¡Déjame en paz!
¿Quién me mandaría hablar?"

¡Eso digo yo! Por que estaba escribiendo cuando llegaste tú a molestar, ¿sabes?

"¿Que manera es esa
de tratar a una doncella?"

¿Qué manera es esa de tratar a un desconocido?

"..."

Ya no veo versos, ¿eh?... Oye, oye... Poesía, no llores. ¿Qué te pasa?

"Es que no lo entiendo.
Me siguen escribiendo
me siguen nombrando
me siguen vendiendo
¡y me siguen ignorando!

No le gusto a nadie.
Nadie quiere entenderme.
Nadie quiere aceptarme.
Nadie quiere quererme
Nadie, nadie, nadie..."

Oye, no te pongas así. Yo no he dicho nada de eso.

"¡Pero lo piensas!
Me dicen que soy complicada.
Demasiado para entenderme.

¡Pero lo piensas!
Casi muero de estar aislada.
Ningún escritor va a quererme."

¡Eso lo dices tú! Sí es cierto que eres complicada, pero, ¿quién ha dicho que seas fea? Nadie. ¿Por qué no intentas cambiar eso? Podrías probar.

"¡Hipócrita!"
Si tú no me quieres.
Si apenas me escribes.

¡Hipócrita!
¿Por qué me vendes
esto? ¿Qué dices?"

Poesía, ¿te has dado cuenta de que ahora sí que te entiendo?

"..."

Respondiéndote, llámame como quieras...
"Pero estoy loco por tí
desde el instante en que te vi.
Cuando te leí, no te entendí
te entendí cuando te escribí
Sólo te falta sentir.
Siente, ven a mi, poesía
porque si no te escribí, vida mía
fue porque no te vi
Siempre tuviste fama, sí
y así te conocí
Pero tienes la vida, poesía
la de todo humano que se enamoró de tí"

"..."
A veces ni las palabras son suficientes, ¿eh?... Jolín, ¡qué piscinazo acabo de dar!

"¡Espera, no te vayas!
Tienes razón, escritor.
Si esa es la razón
por la que no vivía,
la gente me olvidaría
Tenían razón...

¡No te vayas, por favor!
Ahora no me dejes sola.
Hace tiempo que busqué
a un verdadero escritor
pero era un pequeño
el que me daba amor.

No te hacía falta poesía
para enamorarme.
No te hacían falta habladurías
para encontrarme
Pero, es cierto. Es impresionante
que te declares, sin besarme".

¿Cómo quieres que bese a la poesía, cómo se hace eso? ¿Cómo quieres que te bese?

"Es fácil. Usa los labios"

¿Para qué?

"Los labios tuyos, no
Los labios que hacen versos
y que besan el papel
hacen el amor.

Una pluma o un lápiz, valen"

Pues, hace tiempo que te he besado.

"Creo que ya lo has pillado"

¿Me has besado? ¡Me has besado!

"Y tú también has versado"

¿Me estás retando?

"No, atacando"

¡Eh! No vale besar mientras estoy...

"¿Hablando?"

¡Oye!

"¿Me has hablado?"

(Y pensar que sea la poesía la que me calle con sus besos...)

("Y pensar que he esperado tanto
por algo que siempre ha estado...")

(Esto es mejor que estar casado con Prosa)

("Esto es mejor que cuando era famosa")

¡Me has besado? "¿Me has besado?"

... "..."

...

Comentarios

Popular Posts

Deseo

Creo que solo te he visto hoy
pero ya te he reconocido
en derramarme por tus ojos.
Te conozco de vivirte antes
con luciérnagas en la garganta.
De funambular acariciando
tu piel con vello de arrozales.
De coserme la lengua con hilo blanco
y que salga todo entre las orejas.

¡Que se partan las puertas y el tiempo!
¡Quiero desearte negra, sucia y dulce!
¡Bañarme en la esfera de un reloj parado!

¡Que se me resquebraja el pecho
y no se parte!
¡Que ver un gorrión sobre tu risa
que ver un lobo sobre tus ansias
que ver tus ojos de aguja en mi cara
o tu cabeza en mi regazo
solivianta la quebrazón de mi pecho!
¡Que no me hables! ¡Que me enajeno!
¡Que es mucha miel en iris, voz y boca!
¡Que se me convierte el pecho
en potable vaso en polvo
de cuyos detellos escapan las luciérnagas!

Te deseo. Me hago feliz pensándote.
Me siento absurdamente vivo.
No me sacia y aun me basta eso.
¡Ay cuando deseo
cómo se me entiernan y encandilan
los ojos del cuerpo!
¡Cómo haces mirar insidioso
en la codicia del afe…

Mis migajas de pan

JORGE.– Dame migas de pan, Amparo AMPARO.– No me quedan. JORGE.– Pero vi cómo le dabas a Jaime, y a Javier, y a Josué. (Pausa.) ¿No me das migajas porque me llamo Jorge? AMPARO.– No. No te doy pan porque eres Jorge. JORGE.– Pero puedo ser otra persona, si quieres. ¿Así me darías migas de pan, por lo menos? AMPARO.– No puedes no ser Jorge. Aunque no te llames Jorge. Eres y serás Jorge, hagas lo que hagas. Si te haces artista y te pones nombre artístico seguirás siendo Jorge. Si te cambias de sexo, serás Jorge con otro nombre. Si te haces monje budista y nadie te llama Jorge allí, seguirás siendo Jorge. Nada cambia quién eres JORGE.– Pero puedo ser otra persona, si quieres. AMPARO.– No puedes. JORGE.– ¿Por qué no? AMPARO.– Porque no quieres… JORGE.– ¡Sí que quiero! AMPARO.–…y yo no te negaría el pan si fueses otro. Pero yo necesito negarte el pan, Jorge. JORGE.– Llámame Elis. AMPARO.– Serás Elis, pero sigues oliendo a Jorge. Te amaba, pero a mí no me engañas. No puedes ponerte máscaras…

Monólogo autobiográfico

Muebles geométricos llenos de vetas de madera, libros, una cama, libros, un ordenador, un cuadro aún no colgado, una pared blanca pintada con cosas ininteligibles, glosolálicas; un peluche guardián con forma de mapache con una estrella colgada al cuello, una orquídea sana, pero sin flores y un chico de pelo largo estudiando a la par inglés y su falta de vida.

YO. Si me hubieses visto hace solo veinte años. Tenía el pelo corto. Me hacían bullying y no hablaba. Llamaba la atención pero no hablaba. Lloraba pero no hablaba. Un par de luces en forma de padres comprensivos y un señor mayor que me acompañó hasta su muerte (mi madre le cuidaba por las mañanas). Siempre pienso en ir a ponerle flores, le quise mucho, pero al final me acuerdo de ir a verle a su tumba dos meses después. Digo "para el año siguiente". Y así, llevo sin ir dos años.

De pronto, una de esas luces brilló más: la curiosidad. De ahí vino el arte y mi identidad. Luego, como vórtice de Hitchcock, ansiedad en forma …