La Vida del Alma

Despierto.
En aquel momento en el que mis pies pisan el teatro
Despierto
En aquel momento en el que me siento a observarlo.
Despierto.
En aquel momento en el que empieza la función
Despierto.
En el momento en que una frase me llega al corazón.
Despierto.
En el que descubro y palpo los sueños y su valor.
Despierto.
En el momento que imagino el escenario por dentro.
Despierto.
En el momento que siento que se acerca el final.

Vivo.
En el momento que mi alma toca el aire y respira.
Vivo.
En el instante en que mis ojos quieren saltar al agua.
Vivo.
En el instante en que mi sonrisa se desencaja de mis labios.
Vivo.
En el tiempo que la emoción me invade al oírme
Vivo.
En el tiempo que el sentimiento empieza a tocarme.
Vivo.
En el instante que descubro que cuanto vivo es cuanto siento.
Vivo.
En el instante que veo que el sentimiento es lo que vivo.

Grito.
Cuando mis desorbitados ojos hablan mudamente a ojos llorosos.
Grito.
Cuando mis manos revolotean salpicando trozos de alma por el suelo.
Grito.
Cuando salto de la alegría y broto de cada esmero.
Grito.
Cuando veo de mi propio ser lo que no soy y tanto deseo.
Grito.
Cuando llego de palpar la emoción que tanto espero.

Grito, vivo y despierto.
Despierto porque vivo
grito porque siento.

Dedicada a...La Vida es Sueño de Calderón de la Barca

Comentarios

Aplicación para Android

¿Quieres acceder a mis poemas y relatos en tu móvil? ¡Descárgate la aplicación de AnimaeCordis! Pincha en el símbolo para descargarla:



Saldrá "Vista previa no disponible". No importa, descárgalo y ejecuta el archivo desde tu dispositivo Android, ¡y listo!

Entradas populares de este blog

Monólogo autobiográfico

Amor de tormenta