Dormir. Vivir. Dormir.

Hoy mis pasos te recuerdan.
Cada paso es distinto al anterior
pero se parecen mucho.
Lo que los hace distintos
es el hecho de que me desplazan.
Nos desplazamos.

Una lanza se eleva de la tierra
y nos atraviesa el pecho a los dos.
Como simples brochetas
Es un aguijón de la tierra,
de la vida.

Siento que te duermes en esa muerte
y yo, debajo,
te abrazo en cucharilla.
No morimos allí.
De hecho, no hemos muerto nunca.

Te llevo en mis pasos.
En hojas que se paran
en mi vista
y que se mueven
como el amar de tus ojos,
como el bailar de la muerte
del final, y de la suerte.

Quiero tu bien. Que estés
bien.
Duerme. Despierta pronto
pero duerme.
Que la muerte
los sueños
y las pesadillas
son senderos largos
pero son solo un tercio
de toda la vida.

Vive.
Anda conmigo.
Sobre mis pies no te caerás
mientras andes.

Anda conmigo.
Pero descansa primero.
Hay que coger suministros
del corazón
para viajar

Te llevo en mis pasos.
Te elijo
hasta que la muerte
la vida o la suerte
nos separe.




Comentarios

Aplicación para Android

¿Quieres acceder a mis poemas y relatos en tu móvil? ¡Descárgate la aplicación de AnimaeCordis! Pincha en el símbolo para descargarla:



Saldrá "Vista previa no disponible". No importa, descárgalo y ejecuta el archivo desde tu dispositivo Android, ¡y listo!

Entradas populares de este blog

Tanto y tan poco

El tiempo lo mata todo

Monólogo autobiográfico