Ir al contenido principal

Los nombres de tu piel


Te recuerdo –y hasta siento–
en otras pieles.
Diferencio su manera de respirar
con la tuya.
Diferencio su manera de dar cabezazos
con la tuya.
Diferencio su manera de ponerse cursi
con la tuya.

Y, aunque no negaré
que me gusta ver otras formas,
–al fin y al cabo
es afecto sin coste–
Prefiero las tuyas.

En otras pieles encuentro,
cariño y amor,
pues todo humano quiere amar.
Pero tu piel es
la única piel
donde reencuentro la mía.

Quizás la novedad me seduce,
la disposición al amor me seduce;
una expresión cálida
y un cuerpo bonito
me seducen
–como un cuadro fauvista:
a pesar de mí.

Pero no es sólo lo que me seduce
lo que se queda dando vueltas
en mis cierzos y olas
toda la noche.

También tu ausencia
la tendencia de mi piel
a recordarte
aunque pasara una noche
por una esquina de carmín.

Seguramente, borracho;
cachondo, pero borracho;
melancólico y desarmado
sonreiría.

Tiraría el condón a la basura
y bandearía cada caricia
que recibí de otra piel.
Y sobre ese placer
efímero;
hermoso como una ola al romperse,
pero igualmente efímero;
erigiéndome con mi voluntad de amarte,
–¡a ti! –
como bandera
blancamente gritaría:

“¡Gracias por estar aquí
y permitir que está embriaguez
de alma enamorada
supla tu ausencia
sin adolecerla!
¡Con esperanza!
¡Gracias por el cariño
que has puesto, para mí,
en todas las pieles que abrazo,
aunque no sean las tuyas!
¡Gracias por hacerme sentir
tan libre
que me condene a jamás
poder olvidarte;
poder olvidarnos!” 

Imagen de Pexels en Pixabay

Comentarios

Popular Posts

Para la gente a la que beses

Hay gente  que necesitas besar  muchas veces  porque el fin de un beso es  siempre  el principio de otro  que aún no ha venido. Hay gente que necesitas besar  muchas veces porque cada beso es siempre como estar en casa y ser querido. Hay gente que la besas y no vuelve (pocas veces). Pero dentro de ti es siempre un recuerdo vívido de haber vivido. Hay gente que la besas y no vuelve muchas veces y duele ver, porque es siempre ver al otro yendo a otros caminos. Hay gente  que la besas, te arrepientes y así siempre, muchas, o una sola vez. Siempre, y aunque no después, besar se quiso. Hay gente que la besas y no vuelve para siempre porque el mismo tiempo es siempre quien os ha llevado  hacia el olvido. Hay gente  que la besas y sí vuelve muchas veces, y despierta algo que es siempre algo que aun dormido era cariño. Hay gente que no besas y sí vuelve muchas veces, y se queda porque es siempre amor, aun siendo otro que el del inicio. Hay gente que la besas y sí vuelve. Pero, a veces. Y lo in

Valiente

Lo soy porque doy  significados raros a mis besos, porque amo raro y abrazo raro pero bello. Y algo ves en mí que te libera. Algo de esa extrañeza. Y te asombra tu comodidad, la facilidad, y mi franqueza. Y por eso me dices valiente. Me llamas valiente. Me lo llamas con ojos valerosos y me miras contagiada de esa valentía y con ganas de cambiar su propia vida. Me lo llamas con ojos hambrientos de lo que se supone que yo sé y no sabes; de lo que se supone que yo tengo y deseases. Me lo llamas con ojos fulgurantes por una chispa que doy para que tu alma te abrase y me quedo impregnado en tu piel y en toda nueva mente a la que saltes y en todas las demás pieles que toques y en todos los corazones que ames y es porque vuelvo tu alma un fénix y al renacer se hace brillante. Pero también me lo llamas con ojos vidriosos cuando esa valentía se extingue y anhelas anhelarla de nuevo. Pero ya tienes un secreto: te han surgido peros porque descubres que ser libre en verdad, te da miedo. Aún me lo

Cacatúa (poema-calambur)

¡Caca tuya, cacatúa…! Cacareas cacas, rea… ¡Cacatúa! ¡Cacarea! Carámbanos vanos, cacatúa, es lo que sale de tu cacareo. Rea de cacas tuyas eres, cacatúa. Rea de tus deseos. Sueñas cacatúa, cacas tuyas. ¡Cacarea! ¡Rea! ¡Cacarea tus deseos! ¡Carámbanos de sueños ¡Vanos anhelos! Cacas tuyas, cacatúa son tus cacareos ¡Cacatúa! ¡Caca túa! ¡Túa! ¡Caca rea son tus sueños! Imagen libre de Wikipedia Sátira poética a la vanidad de