Una de las veces que morí

Varios días ha durado
ha durado mi muerte.
Estrangulado por la vida
desexistió mi suerte.

Y mis venas fueron llenas
de lágrimas transparentes
limpiando el barro de mi tumba
al derramarse por el césped.

El cementerio está lleno
de litigios y de intentos,
pero todos esos muertos
ya murieron varias veces.

Todo el que ve una tumba
(que es solo del muerto postrero)
nunca observa cuantas veces
murió en vida cualquier muerto.

La vida no es más que un juego
en el que varias veces se muere
hasta que llega un único día
en el que ya no se reaparece.

Varios días ha durado
ha durado mi muerte.
Ya de morir he regresado
y al vivir ya no sé ni verme.

Al final de esos días
antes del fin de mi muerte
soñé que estaba yo mismo
mirándome de frente.

Un yo viendo el horizonte
ya sin gotas transparentes,
se gastaron por sus ojos.
Se fue por donde fue la suerte.

Varios días ha durado
ha durado mi muerte.
Y ya no sé reconocerme
desde antes de que muriese.

Comentarios

Aplicación para Android

¿Quieres acceder a mis poemas y relatos en tu móvil? ¡Descárgate la aplicación de AnimaeCordis! Pincha en el símbolo para descargarla:



Saldrá "Vista previa no disponible". No importa, descárgalo y ejecuta el archivo desde tu dispositivo Android, ¡y listo!

Entradas populares de este blog

Monólogo autobiográfico

Deseo