El dolor más placentero de mi vida

Muy bien, hagamos un resumen: culpa más autoestima deficiente, más desrrealización psicológica, más alienación, más creencias falasas es igual a pérdida de felicidad -al estilo Schopenhauer-, elevado a la enésima potencia. Esto podría representar una sucesión de una variable n que tiende a infinito. A esa tendencia le llamamos "desesperanza". Sí. La verdad es que me dan bastante bien los cálculos. Bastante exactos. Horrendamente exactos. Maravillosamente y macabramente exactos.

Sí, creo que es la hora de pegarme un tiro. Así. Exacto. con la boquilla bien apretada al corazón para gozar del morbo de los minutos previos a la muerte. ¡Así! ¡Que duela! Apretarme tanto tantes de dispararme que la primera sangre venga de la mera presión premotrem de esta boquilla.

¡Sí! ¡Sí! ¡Sí! ¡Oh, sí! ¡Mi sangre ya brota de mi piel! Una gotita. Sólo una gotita por apretar mi odio contra mi piel. Mi odio a mí mismo. A n que tiende a infinito. ¡A mi existencia!

¡Dios! Nunca vi tan placentero el dolor. Esta va a ser una muerte bellísima. ¡Bellísima! ¡Déjame gritar con sangre mis dolores y que la pólvora me queme de alivio! ¡Vamos, maldito y divino revólver! ¡Vuélveme a la vida con mi muerte! Que n de verdad tienda a infinito.

Comentarios

Aplicación para Android

¿Quieres acceder a mis poemas y relatos en tu móvil? ¡Descárgate la aplicación de AnimaeCordis! Pincha en el símbolo para descargarla:



Saldrá "Vista previa no disponible". No importa, descárgalo y ejecuta el archivo desde tu dispositivo Android, ¡y listo!

Entradas populares de este blog

Monólogo autobiográfico

Deseo