Reflexiones de una gota

A veces, amigo, me veo a mi mismo como la gota de una cascada. Llena de miles de otras gotas con distintos tamaños, distinto polvo y distinto brillo.
Y me noto cayendo intensamente – cómo la gravedad se cierne sobre mí.
Y me concentro en caerme cuando, simplemente, debería dejarme caer.
Y noto que soy el único que pierdo el brillo, y que muchas otras gotas me pasan por encima, y siento incluso que sólo yo pierdo agua.
Pero, ¡qué equivocado estoy!, ¿verdad? Pues todas la gotas pierden agua en la caída, todas pierden brillo al ser pasadas por otras. Porque todas caen. Porque todas encuentran una nueva cascada desde la que desvanecerse.

Comentarios

Aplicación para Android

¿Quieres acceder a mis poemas y relatos en tu móvil? ¡Descárgate la aplicación de AnimaeCordis! Pincha en el símbolo para descargarla:



Saldrá "Vista previa no disponible". No importa, descárgalo y ejecuta el archivo desde tu dispositivo Android, ¡y listo!

Entradas populares de este blog

Monólogo autobiográfico

Deseo