Espera

Espera.
Pestañea.
Quita la miel de tus ojos
y ve.

Espera.
Sé que estás solo
escuchando rock de bar
baladas de amor
y de invierno.

Espera.
¡Que te equivocas!
Que la música suave
ablanda el alma.
Que los ojos cansados
cubren media realidad de sueños.
Que algunas veces, los sueños
a veces son pesadillas.

Espera.
Sólo un poco más.
Que tu mano sin brazo
está llegando al altar.
Que tus labios de arena
por fin exhalan tempestad.

Espera.
Espérame, chaval
No avances más.

Espérate.
Que aún queda camino
para aprender a andar.
Que aún tienes muñones
y no sabes volar.

Espera a llegar,
que cuando tus ojos ven el final
no has llegado.
No hasta que tus ojos
lleguen donde tus ojos miraron.

¡Espera, chaval!
Tú. Sí. El de allá.
El que no se quiere acercar.
mi mayor Yo:
el más Yo de los dos.

Espera. Espérate. Espérame.
Por favor.
No te me vayas más.
No me vayas más.

Comentarios

Aplicación para Android

¿Quieres acceder a mis poemas y relatos en tu móvil? ¡Descárgate la aplicación de AnimaeCordis! Pincha en el símbolo para descargarla:



Saldrá "Vista previa no disponible". No importa, descárgalo y ejecuta el archivo desde tu dispositivo Android, ¡y listo!

Entradas populares de este blog

Monólogo autobiográfico

Amor de tormenta