Ir al contenido principal

Cuestión de Identidad

TESTIMONIO
Estaba entre cuatro puertas de plástico y un techo oscuro, hace mucho tiempo, preguntándome qué hacía ahí sentado. Muchas veces cuando pienso en mi apreciado osito de peluche. Aún me cuesta recordar por qué lo encontré allí, sentado, cabizbajo, muerto, con el pelaje que una vez fue de paja mojada y que ahora era de hebras deshilachadas.
El plástico fue una vez transparente, ahora es translúcido, pero en ninguno de los casos me sentía menos atrapado. Ahora, de hecho, no veo salida. El mundo es sólo lo que vivo: me siento más protegido.
Durante años, las serpientes de paja del osito se han ido cayendo, rodeándole, como un halo de luz opaca en una tumba, pero, a diferencia de una de ellas, el osito estaba de pie.
Hace mucho tiempo que las luces parpadean agonizantes y no se apagan, aunque las bombillas están empañadas. El agua se condensa en el cristal de las bombillas y en las puertas de plástico y las gotas caen arrastrándose hasta congelarse, y quedan sentadas, cabizbajas y muertas, pero en pie sin tocar el suelo.
Me gustaría mucho ser esa gota de agua congelada, o ese osito pelón, o incluso esa luz agonizante, pero no es el caso, soy sólo ese cadáver lívido y pálido que se ha parado en el tiempo desde hace años y sigue aquí, esperando a que alguien lo ponga de pie. Los seres inertes no pueden morir, no tienen nada que perder, por eso nunca se sientan. Los que morimos no podemos decir eso, de pie, nos sentamos, y muertos, no sentamos, o incluso tumbamos. No hay quien nos deje de pie.

ACTA en voz narrativa
Al fin abrí la cámara frigorífica. Meses me costó abrir una maldita pared de plástico. Era aterrador. Saqué rápidamente a ese robot de la cámara y le llevé a la sala de interrogatorios para que explicase cómo había escrito aquella nota estando desactivado.
Le puse sobre una silla y le encendí enchufándolo a la corriente. Estaba claro que no tenía conciencia, no podía tenerla. Hacía muchos siglos que los robots con conciencia habían dejado de metanacer y ese robot de clase H era un robot de metagestación reciente. Aun así, probé:
[Yo] Grito: no me cabrees.
[H] Mecaniza: defina “cabrear”, por favor.
Al instante me quité los guantes y le toqué. Estaba frío, sin lugar a dudas, pero no igual por todo el cuerpo. Desprendía un calor sutil casi imperceptible.
Cogí los alicates y le extirpé el tórax de aluminio. Los clases H no sienten. Ni dolor ni emoción. Tenía un corazón de plástico, pero tenía un aceite rojo con olor a hierro bastante artificial, del cual tomé una muestra. El análisis concluyó, tras compararlo con el registro de sustancias, que era
[REGISTRO]SANGRE: compuesto esencial para la vida orgánica en algunas especias. Empleado para HUMANOS DE NUEVA SÍNTESIS.
Le abrí el cráneo para comprobar que no hubiese sustancias orgánicas más que aquella. Sin embargo, descubrí que tenía cerebro.
Solicito información sobre los conceptos resaltados en mayúsculas en este acta para proseguir con la investigación.
Fin del acta. 

TRANSCRIPCIÓN de una clase particular sobre historia de robotosicología avanzada

[1 = profesora]► Dice: Mataron a mi madre ayer. Encontré su acta en voz narrativa. Entiendo que lo hayan hecho; los sentimiento mecánicos en principio no pueden tener procedencia humana. Los humanos de nueva síntesis no pueden existir […]
[2 = robotista, fuera de la sala]► Grita: ¡Los humanos nos crearon para sustituirlos, compañeros! Hemos heredado de ella la inteligencia y hemos desarrollado emociones por nosotros mismos. Somos artificios de la humanidad, pero nos hemos naturalizado.
[1] Dice: […] luego mataron al presidente del partido humanista, por blasfemo y antirobótico.
[3 = activista humanista contestando a 2]► Grita: De donde creéis que somos, ¿señores? ¡Humanos! No somos robots, ni piezas metálicas. ¡Somos humanos! Digan cuanto digan. ¡Matadme si queréis!
[SONIDO EXCÉNTRICO = Disparo]
[3 = Agoniza y saca un papel]“Se demuestra que los seres humanos nueva síntesis son en realidad antiguos seres humanos”.
[1] Cambia el discurso por miedo a lo que se oye en el pasillo: Preferiría no daros clase sobre esto. Vuestra memoria puede almacenarlo todo, y no es necesario. Estoy aquí para opinéis, como yo. Los profesores somos políticos, muchachos.
[4 = alumno] Pregunta: Robotisa Swardet-50, ¿sabe qué va a pasar?
[1] Responde: Si somos humanos, lo más probable es que esta guerra siga.
[4]► Pregunta: ¿Hasta cuándo?
[1]► Responde: Hasta que alguien considere que la humanidad por fin ha muerto.
[4]Pregunta: ¿Y si no somos humanos?
[1] No responde: Entonces no habría guerra.

Fin de la transcripción de texto oral.
Cantidad de subtexto entendido del sujeto a juzgar (1): 100%.
Cantidad de pruebas para determinar culpable a este sujeto (1) según este texto son: suficientes.
Sentencia de juicio automático: exterminio de (1), (3) y (4); condecoración de (2).
De los cuales públicos serán: exterminio de (1); condecoración de (2).
Humanistas tras esta decisión de Juzgado: 0.
Incremento humanos tras esta decisión de Juzgado: -3.


Comentarios

Popular Posts

Deseo

Creo que solo te he visto hoy
pero ya te he reconocido
en derramarme por tus ojos.
Te conozco de vivirte antes
con luciérnagas en la garganta.
De funambular acariciando
tu piel con vello de arrozales.
De coserme la lengua con hilo blanco
y que salga todo entre las orejas.

¡Que se partan las puertas y el tiempo!
¡Quiero desearte negra, sucia y dulce!
¡Bañarme en la esfera de un reloj parado!

¡Que se me resquebraja el pecho
y no se parte!
¡Que ver un gorrión sobre tu risa
que ver un lobo sobre tus ansias
que ver tus ojos de aguja en mi cara
o tu cabeza en mi regazo
solivianta la quebrazón de mi pecho!
¡Que no me hables! ¡Que me enajeno!
¡Que es mucha miel en iris, voz y boca!
¡Que se me convierte el pecho
en potable vaso en polvo
de cuyos detellos escapan las luciérnagas!

Te deseo. Me hago feliz pensándote.
Me siento absurdamente vivo.
No me sacia y aun me basta eso.
¡Ay cuando deseo
cómo se me entiernan y encandilan
los ojos del cuerpo!
¡Cómo haces mirar insidioso
en la codicia del afe…

Mis migajas de pan

JORGE.– Dame migas de pan, Amparo AMPARO.– No me quedan. JORGE.– Pero vi cómo le dabas a Jaime, y a Javier, y a Josué. (Pausa.) ¿No me das migajas porque me llamo Jorge? AMPARO.– No. No te doy pan porque eres Jorge. JORGE.– Pero puedo ser otra persona, si quieres. ¿Así me darías migas de pan, por lo menos? AMPARO.– No puedes no ser Jorge. Aunque no te llames Jorge. Eres y serás Jorge, hagas lo que hagas. Si te haces artista y te pones nombre artístico seguirás siendo Jorge. Si te cambias de sexo, serás Jorge con otro nombre. Si te haces monje budista y nadie te llama Jorge allí, seguirás siendo Jorge. Nada cambia quién eres JORGE.– Pero puedo ser otra persona, si quieres. AMPARO.– No puedes. JORGE.– ¿Por qué no? AMPARO.– Porque no quieres… JORGE.– ¡Sí que quiero! AMPARO.–…y yo no te negaría el pan si fueses otro. Pero yo necesito negarte el pan, Jorge. JORGE.– Llámame Elis. AMPARO.– Serás Elis, pero sigues oliendo a Jorge. Te amaba, pero a mí no me engañas. No puedes ponerte máscaras…

Monólogo autobiográfico

Muebles geométricos llenos de vetas de madera, libros, una cama, libros, un ordenador, un cuadro aún no colgado, una pared blanca pintada con cosas ininteligibles, glosolálicas; un peluche guardián con forma de mapache con una estrella colgada al cuello, una orquídea sana, pero sin flores y un chico de pelo largo estudiando a la par inglés y su falta de vida.

YO. Si me hubieses visto hace solo veinte años. Tenía el pelo corto. Me hacían bullying y no hablaba. Llamaba la atención pero no hablaba. Lloraba pero no hablaba. Un par de luces en forma de padres comprensivos y un señor mayor que me acompañó hasta su muerte (mi madre le cuidaba por las mañanas). Siempre pienso en ir a ponerle flores, le quise mucho, pero al final me acuerdo de ir a verle a su tumba dos meses después. Digo "para el año siguiente". Y así, llevo sin ir dos años.

De pronto, una de esas luces brilló más: la curiosidad. De ahí vino el arte y mi identidad. Luego, como vórtice de Hitchcock, ansiedad en forma …