Como encerrado entre barreras de sueños...

Como un preso entre rejas.
Como un empresario en su oficina.
Como un perro con correa.
Como un tonto en su ignorancia.

Encerrado entre las rejas de una oficina ignorante con correa.
Encerrado en el mundo donde todo lo que veo se va de mi mente.
Encerrado en mi olvido por no poder recordar lo que se siente.
Encerrado entre prosas y poesía muertas sin nadie que las escriba ni posea.

Barreras de sentimiento y pensamiento
Barreras de futuro.
Barreras de de creación.

Se merma la imaginación.
Se va cuanto procuro.
Me quedo sin vocabulario cuando lo expreso.

Y no hay nada más duro
ni más doloroso
que un arte que pierde vocación.

Que pierde su futuro.
Debo volar de este reposo
en el que muere mi acción.

Aún espero una luz alrededor
que me haga sentir cuanto espero:
El poder decirme adiós
y saludar a quien me quiero.

Esto es lo único que espero.
No niego que me quede valor,
pero sin oportunidad es dolor,
aunque en mi mente me encierro.

Divago entre pésimos pensamientos.
Diserto con mi opinión.
Opinio con lo que no siento
para hacerlo todo mejor.

Soy un héroe sin poder.
Una vida por nacer.
Un sueño por soñar.
Una quimera por realizar.

Que alguien me ayude,
no quiero soledad.

Nada es un héroe
sin nadie a quien salvar.

Nada son mis sueños
si no se puede soñar.

Comentarios

Aplicación para Android

¿Quieres acceder a mis poemas y relatos en tu móvil? ¡Descárgate la aplicación de AnimaeCordis! Pincha en el símbolo para descargarla:



Saldrá "Vista previa no disponible". No importa, descárgalo y ejecuta el archivo desde tu dispositivo Android, ¡y listo!

Entradas populares de este blog

Monólogo autobiográfico

Deseo