¿Nos conectamos?

Él estaba sentado frente al ordenador. Se estaba conectando a cualquier red social, para hablar con una persona importante para él. Una gran amiga que solía encontrarse todas las noches al otro lado de la pantalla a cientos de kilómetros de allí.

Llevaban hablando un corto pero intenso tiempo. Se habían contado mil historias y se habían ayudado con otros tanto problemas. Las conversaciones solían ser divertidas, pues ella se reía siempre y él no hacía más que hacer el tonto. No había amor, pero el cariño era indudable.

De modo que se conectó al chat donde solían concertar videollamadas y sonrisas por web-cam y la buscó entre sus contactos más recientes. Iba a ver si estaba conectada también.

Mientras tanto, a cientos de kilómetros de allí, cuando el psicópata la asesinó junto con su familia en su propia casa, se tomó la libertad de ponerla como "ausente" en su estado de conexión.

Comentarios

  1. Ala..
    Me he quedado loquísima con el final.. :S
    Qué rallada Francis !

    SCLL<3

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Aplicación para Android

¿Quieres acceder a mis poemas y relatos en tu móvil? ¡Descárgate la aplicación de AnimaeCordis! Pincha en el símbolo para descargarla:



Saldrá "Vista previa no disponible". No importa, descárgalo y ejecuta el archivo desde tu dispositivo Android, ¡y listo!

Entradas populares de este blog

Monólogo autobiográfico

Amor de tormenta