Ir al contenido principal

Monólogo: "Tempus Fugit"

Hola. Soy un tipo majo en realidad. Pero he venido para quedarme. No me iré. No podéis matarme. No podéis evitar que se cumpla mi voluntad. Soy vuestro nuevo Dios. Un dios autoritario y terrorífico al que le da igual que creáis en él o no, porque igualmente ejecutará su voluntad, y juzgará en esta misma vida. Sin masallases que valgan.

Ahora mismo no hay nada por encima de mí. Ni estados, ni ejércitos, ni organizaciones internacionales. Nada. Pero para vuestro alivio primero y desgracia después, estaré solamente dos años aquí en el que ocurrirán las siguientes cosas.

Primera. Desde el día de hoy, en todos los calendarios, en todas las culturas, en todas partes, me proclamo Autoridad Suprema del mundo. Eso implica dos poderes ejecutivos sobre este mundo: el de Desmantelador Supremo y el de Pacificador Supremo

Segunda. Como Desmantelador Supremo proclamo la abolición y disolución de cualquier institución u organización empresarial o Estatal que exceda las 150 personas. Las únicas excepciones serán Internet, y las redes sociales. Esto ya ha ocurrido. No encontraréis papeles que acrediten que tales sitios u organizaciones existieron. Ahora mismo son extintas. Cualquier organización que intente ser superior a tal número, desaparecerá automáticamente. Esta ley está ya en las Leyes Supremas de todos los países.

Tercera. Como Pacificador Supremo, a partir de hoy, no quedan líderes políticos ni militares ni religiosos ni empresariales. No existen ni existirán las armas. Los objetos cortantes serán incapaces de matar a seres humanos. Cualquiera cerca de una explosión artificial será salvado de una forma u otra. Al acabar el año de mi mandato, todos estos líderes morirán sin remedio. Sabrán quiénes son porque, mientras digo esto, verán nacer en su hombro izquierdo un símbolo aleatorio. No le busquéis significado alguno, tendrá que ver con algo de vuestra vida, pero poco más. Cuando esta cicatriz desparezca, será el día de vuestra muerte. Esta ley está ya en las Leyes Supremas de todos los países.

Por último, un consejo y una advertencia. Tenéis la libertad de matarme. Si me matáis, todo esto se anulará automáticamente. Esa es la cláusula cuarta. Pero os recomiendo que no lo hagáis. No conseguiréis nada. Y creo que tendréis cosas mucho más importantes que hacer. Por si queréis encontrarme para matarme, mi ubicación estará adjunta al documento oficial que expida esta ley. Me veréis probablemente arando el campo o vendiendo tomates. Podréis reconocerme en seguida. Solo os recomiendo que, si queréis matarme, cercioraros de que soy yo, porque si falláis al intentar matarme, moriréis automáticamente.

Imagen de minhthai105 en Pixabay

NOTA CONTEXTUAL: texto escrito originalmente en julio de 2021
 de ©Shathu Entayla

Comentarios

Popular Posts

Para la gente a la que beses

Hay gente  que necesitas besar  muchas veces  porque el fin de un beso es  siempre  el principio de otro  que aún no ha venido. Hay gente que necesitas besar  muchas veces porque cada beso es siempre como estar en casa y ser querido. Hay gente que la besas y no vuelve (pocas veces). Pero dentro de ti es siempre un recuerdo vívido de haber vivido. Hay gente que la besas y no vuelve muchas veces y duele ver, porque es siempre ver al otro yendo a otros caminos. Hay gente  que la besas, te arrepientes y así siempre, muchas, o una sola vez. Siempre, y aunque no después, besar se quiso. Hay gente que la besas y no vuelve para siempre porque el mismo tiempo es siempre quien os ha llevado  hacia el olvido. Hay gente  que la besas y sí vuelve muchas veces, y despierta algo que es siempre algo que aun dormido era cariño. Hay gente que no besas y sí vuelve muchas veces, y se queda porque es siempre amor, aun siendo otro que el del inicio. Hay gente que la besas y sí vuelve. Pero, a veces. Y lo in

Valiente

Lo soy porque doy  significados raros a mis besos, porque amo raro y abrazo raro pero bello. Y algo ves en mí que te libera. Algo de esa extrañeza. Y te asombra tu comodidad, la facilidad, y mi franqueza. Y por eso me dices valiente. Me llamas valiente. Me lo llamas con ojos valerosos y me miras contagiada de esa valentía y con ganas de cambiar su propia vida. Me lo llamas con ojos hambrientos de lo que se supone que yo sé y no sabes; de lo que se supone que yo tengo y deseases. Me lo llamas con ojos fulgurantes por una chispa que doy para que tu alma te abrase y me quedo impregnado en tu piel y en toda nueva mente a la que saltes y en todas las demás pieles que toques y en todos los corazones que ames y es porque vuelvo tu alma un fénix y al renacer se hace brillante. Pero también me lo llamas con ojos vidriosos cuando esa valentía se extingue y anhelas anhelarla de nuevo. Pero ya tienes un secreto: te han surgido peros porque descubres que ser libre en verdad, te da miedo. Aún me lo

Cacatúa (poema-calambur)

¡Caca tuya, cacatúa…! Cacareas cacas, rea… ¡Cacatúa! ¡Cacarea! Carámbanos vanos, cacatúa, es lo que sale de tu cacareo. Rea de cacas tuyas eres, cacatúa. Rea de tus deseos. Sueñas cacatúa, cacas tuyas. ¡Cacarea! ¡Rea! ¡Cacarea tus deseos! ¡Carámbanos de sueños ¡Vanos anhelos! Cacas tuyas, cacatúa son tus cacareos ¡Cacatúa! ¡Caca túa! ¡Túa! ¡Caca rea son tus sueños! Imagen libre de Wikipedia Sátira poética a la vanidad de