Ir al contenido principal

La balsa o "Somos agua"

Eres una gran balsa.
Grande, pesada y redonda
como el mundo.
Una balsa que se mece sobre el agua,
sobre la vida y el tiempo,
y su quilla es irrompible.
Se pega a los tsunamis.
Pero no se hunde.
Desvía los rayos
y doma tiburones.

Sé que si me tumbo en esa balsa
nada malo puede pasarme
nada malo
nada de nada.

Te conviertes en balsa
cuando te abrazo,
y para el tiempo.
y cesan las bombas.
y todo se aplaza.
Pero, a veces, 
cuando te abrazo
temo no poder hacerlo más.

Pienso el día en que te vayas;
que atraques para dejarme
y no vuelva a verte;
que me hagas abandonar el mar
para siempre;
que deje de poder enseñarte
el rastro que dejo en la tierra
como tú en el mar lo dejaste.

Estos días pensar en lo inerte
me persigue.
Como el rayo al mar
como el tiburón al barquero
como el tiempo a ti.
El tiempo hace todo agua.
Porque somos agua.
El tiempo siempre gana.

Pero abrazarte… 
pero que seas mi balsa me hace olvidar
que somos agua.
Olvidar que las balsas no existen
porque somos agua.
Pero tú eres un milagro
(aunque seas agua):
porque eres una balsa.

Por eso, que dejaras de serlo
me atrapa.
Que existas, es la prueba
de que no somos solo agua
(aunque lo seamos).
Y algún día tú,
y yo mismo
seremos agua.
Y no quedará la madera
de ninguna balsa.
Y algo en mí se morirá.
Se romperá la quilla
pasto de los tsunamis.
Algo se hundirá
y atraerá los rayos
y vendrán tiburones.

Y la vida será menos bonita
porque estará sin ti
Porque habrá ganado el tiempo
otra vez.
El tiempo hace todo agua.
Porque somos agua.
El tiempo siempre gana.

Por eso ayer lloré al abrazarte.
No lo viste: me acariciabas,
pero te abracé muy fuerte,
porque no quiero olvidar la balsa
y sé que cuando seas agua
me acordaré.
Me acordaré de cuando navegabas.

Y si lo hago bien.
Lo suficientemente bien.
Podré abrazarte
como te abrazaba.
Podré sentirme de nuevo
en esa balsa.
Aunque no existas.
Aunque no existan.
(Porque las balsas no existen.)

Pero mientras, mama
no te vayas.
Quiero seguir navegando
y cada vez que te abrazo
se mece la balsa.
Y todo se ve
bello
desde esa balsa.
Y hay bellezas
que apartan el agua.

Imagen de rschaubhut en Pixabay

NOTA CONTEXTUAL: este poema fue un regalo para mi madre en 2020, con la pandemia ya empezada, con mi cabeza llena de muerte. Y sé que es un poema que recordaré cuando mi madre ya no esté conmigo. Nota para mi yo del futuro: no tengas motivos para decir que no disfrutaste de mamá.

 de ©Shathu Entayla

Comentarios

Popular Posts

Un abrazo

Alquitranes húmedos besan mis sketchers ya pasadas dadas de sí por miles de pasos. Unos andados, otros bailados. Otros que buscan algo. A veces, en estas noches como un pecíolo de hoja que, en otoño se resquebraja en silencio mucho antes de caer, mi ánimo, también se resquebraja. De mis ojos salen lágrimas  que son de aire porque la humedad la tienen el alquitrán y mis pasos y mi sudor y mis pasos. Y por la soledad de dentro de mis ojos no sale nadie. Muchísimas noches abrazaría el aire me devolvería el abrazo más amable el más tierno, el más gentil, y el más suave Pero es que de todo eso es demasiado el aire y se desharía entre mis manos de carne. Necesito un abrazo que sea tierno y terso y firme y sinuoso. Justo como el dibujo del resquebrajo de ese pecíolo qué está en mi ánimo. Un abrazo  que dibujara el resquebrajo pero en sentido contrario: que acabara de romper o reparase esa hoja. Un abrazo. Que me impidiera llorar o precipitara el llanto. O quizá a encontrarme o romperme con ot

La bandera

Cada vez que te abrazo, muchas cosas me pasan. Siempre mis manos a tus largos bosques se lanzan y cuando te acarician se enganchan en sus ramas. Bajo esas largas ramas siempre encuentran tu espalda. Planean en los surcos de tu piel, como emplumadas como sin peso, y aterrizan en tu piel de nácar. Y pecho y pecho. Mejilla y mejilla. Juntadas, tras del aterrizaje, como visagras. Como si en pulso y rubor se juntara el alma. y que los pulsos y rubores se contagiaran. El contagio, en un desliz voluntario, atrapa de improviso los pares de labios que, aunque escapan de la atadura del pulso y rubor, no se marchan. Y en un vaivén, los labios atados, se desatan y el aire vuela, vuela y vuela entre las visagras. Pero aunque vuela, cambia y baila, luego se apaga y solamente el silencio suena, labios en calma. Y al abrir los ojos, y reenfocar la mirada veo tu cara, el rostro precioso al que besaba. Ese rostro. Un rostro que es una bandera izada sobre el mástil de un cuerpo de una belleza franca. Un

Para la gente a la que beses

Hay gente  que necesitas besar  muchas veces  porque el fin de un beso es  siempre  el principio de otro  que aún no ha venido. Hay gente que necesitas besar  muchas veces porque cada beso es siempre como estar en casa y ser querido. Hay gente que la besas y no vuelve (pocas veces). Pero dentro de ti es siempre un recuerdo vívido de haber vivido. Hay gente que la besas y no vuelve muchas veces y duele ver, porque es siempre ver al otro yendo a otros caminos. Hay gente  que la besas, te arrepientes y así siempre, muchas, o una sola vez. Siempre, y aunque no después, besar se quiso. Hay gente que la besas y no vuelve para siempre porque el mismo tiempo es siempre quien os ha llevado  hacia el olvido. Hay gente  que la besas y sí vuelve muchas veces, y despierta algo que es siempre algo que aun dormido era cariño. Hay gente que no besas y sí vuelve muchas veces, y se queda porque es siempre amor, aun siendo otro que el del inicio. Hay gente que la besas y sí vuelve. Pero, a veces. Y lo in